«Es­ta­mos más uni­dos que nun­ca»

Ser­gio Ra­mos ape­la a la for­ta­le­za del ves­tua­rio pa­ra el de­but de España an­te Por­tu­gal

La Voz de Galicia (Monforte) - - PORTADA - 45 a 53

Si pu­do Ita­lia... Ha­brá me­jo­res es­pe­jos en que mi­rar­se, pe­ro nin­guno de­vuel­ve una ima­gen tan ní­ti­da de có­mo su­pe­rar un re­vés a po­cos días del de­but. Lo con­si­guió la az­zu­rra ha­ce do­ce años y no so­lo es­tre­nó mundial con vic­to­ria fren­te a Gha­na, sino que man­tu­vo el ni­vel (me­dio­cre) has­ta eli­mi­nar al an­fi­trión (Ale­ma­nia) y de­jar sin tí­tu­lo a la Fran­cia de Zi­da­ne. Lo hi­zo con cin­co fut­bo­lis­tas de un club re­cién des­tro­na­do en un des­pa­cho y con­de­na­do a per­der la ca­te­go­ría, y con un es­cán­da­lo abier­to que po­nía en du­da la com­pe­ti­ción na­cio­nal. España, con mu­cho más ta­len­to y re­cur­sos, no ha per­di­do más que a su se­lec­cio­na­dor, in­vic­to, pe­ro aún iné­di­to en tor­neos de al­cur­nia.

La he­ri­da se ha ce­rra­do con lo que ha­bía a mano. Un Fer­nan­do Hie­rro tan ex­pe­ri­men­ta­do en la ges­tión de re­cur­sos pa­trios —to­mó par­te en la ha­za­ña de Su­dá­fri­ca— co­mo bi­so­ño en la di­rec­ción de equi­pos de al­to ni­vel. Le irá en el nue­vo car­go re­sol­ver las du­das que la si­tua­ción del plan­tel de­ja­ba a Lopetegui. De­ci­dir quién su­plan­ta­rá me­jor a Car­va­jal en el cos­ta­do de­re­cho. Si se­rá el mul­ti­usos Na­cho o el es­pe­cia­lis­ta Odrio­zo­la. El ni­vel del ad­ver­sa­rio, ri­val con más em­pa­que del gru­po, pa­re­ce dar cier­ta ven­ta­ja al fut­bo­lis­ta del Madrid, es­pe­cia­lis­ta en cues­tio­nes de­fen­si­vas. Por de­lan­te, se­rá Ko­ke o se­rá Thia­go. Uno de dos pa­ra acom­pa­ñar a Bus­quets y sos­te­ner el cen­tro del cam­po, zo­na es­pe­cial­men­te sen­si­ble en el com­bi­na­do na­cio­nal. Y en pun­ta, es ca­si se­gu­ro Die­go Cos­ta pa­ra lo del gol. Asun­to ma­yor to­da­vía por re­sol­ver en España, que ha en­con­tra­do fi­jos pa­ra to­das las po­si­cio­nes me­nos la que de­ci­de par­ti­dos y cam­peo­na­tos de for­ma­to bre­ve.

Un trío de in­su­pe­ra­ble ta­len­to

Si el re­le­vo en el ban­qui­llo le cues­ta de in­me­dia­to el pues­to al de La­gar­to, el ries­go de per­der­lo pa­ra el res­to de Mundial se­ría al­tí­si­mo. Que­da­rá por eso en la re­cá­ma­ra la op­ción de As­pas, el de­lan­te­ro que me­jor ha de­mos­tra­do en­ten­der­se con la po­de­ro­sí­si­ma se­gun­da lí­nea es­pa­ño­la y un se­gu­ro tor­men­to por mo­vi­li­dad y des­bor­de pa­ra el pun­to dé­bil del opo­nen­te: la en­de­ble za­ga por­tu­gue­sa pa­ga el ex­ce­so de años y la fal­ta de pier­nas. Te­rreno fér­til pa­ra Inies­ta, Is­co y Sil­va; un trío de ca­pa­ci­dad aso­cia­ti­va fue­ra de concurso, muy por en­ci­ma de cual­quier com­bi­na­ción po­si­ble no so­lo en la se­lec­ción, sino en­tre los pre­sen­tes en la ci­ta.

Ahí, a es­pal­das de Cos­ta, de­be­rían mar­car los de Hie­rro las di­fe­ren­cias con la cam­peo­na de Eu­ro­pa, más fia­da a un des­te­llo in­di­vi­dual que al ta­len­to co­lec­ti­vo. En España las fun­cio­nes es­tán bien de­fi­ni­das, mé­ri­to ob­vio de quien ya no fi­gu­ra al fren­te, pe­ro que ex­ce­de a Lopetegui. Los fias­cos del Mundial de Bra­sil y la Eu­ro­co­pa de Fran­cia ha­bían que­da­do su­pe­ra­dos, si se atien­de a la im­po­lu­ta fa­se cla­si­fi­ca­to­ria o a los amis­to­sos de cier­ta en­ver­ga­du­ra, co­mo el con­clui­do con em­pa­te en Ale­ma­nia o pa­seo so­bre Argentina. So­lo las tur­bu­len­tas ho­ras pre­vias han de­vuel­to cier­ta du­da al en­torno de los 23 ele­gi­dos, bre­ga­dos de so­bra en si­tua­cio­nes ten­sas tan­to a ni­vel de club co­mo de com­bi­na­do.

El gol­pe re­ci­bi­do por el trai­cio­ne­ro arre­ba­to de Flo­ren­tino Pé­rez, pa­ra quien lo de Ru­sia es una in­te­rrup­ción inopor­tu­na al pro­ta­go­nis­mo ob­te­ni­do en Kiev por el equi­po que pre­si­de, ha des­via­do la aten­ción en un mo­men­to crí­ti­co. La reac­ción, acer­ta­da o no, fue in­me­dia­ta, y la res­pon­sa­bi­li­dad del de­but re­cae ya en Hie­rro. El téc­ni­co ma­la­gue­ño ha­bía afir­ma­do no ima­gi­nar­se si­quie­ra en el pa­pel de se­lec­cio­na­dor so­lo 48 ho­ras an­tes de acep­tar el car­go. El jue­ves apos­ta­ba por «no to­car en dos días el tra­ba­jo de dos años» y ayer reite­ra­ba que es­ta tar­de en So­chi se ve­rá «a la España de siem­pre». La de an­tes del re­vés; la que ha de­ja­do sin Mundial a Ita­lia, ese feo y prác­ti­co es­pe­jo en el que mi­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.