Tú tam­bién eres la jau­ría

La Voz de Galicia (Monforte) - - OPINIÓN - FER­NAN­DO ÓNE­GA

Una de las he­ren­cias dia­léc­ti­cas que nos de­ja Mà­xim Huer­ta es «la jau­ría». Él se con­si­de­ra «una víc­ti­ma inocen­te de la jau­ría». Y aña­dió: «Me voy pa­ra no per­mi­tir que el rui­do de es­ta jau­ría par­ta el pro­yec­to de Sán­chez, que ha ilu­sio­na­do a tan­tas per­so­nas». ¿Y qué es la jau­ría? La Real Aca­de­mia la de­fi­ne así, en su se­gun­da acep­ción: «Con­jun­to de quie­nes per­si­guen con sa­ña a una per­so­na o un gru­po». En la vi­da po­lí­ti­ca, un al­to car­go so­bre quien se ce­ban las crí­ti­cas se con­si­de­ra a sí mis­mo un per­se­gui­do por ese «con­jun­to de pe­rros man­da­dos por el mis­mo pe­rre­ro», se­gún de­fi­ne tam­bién el dic­cio­na­rio. Si, por el con­tra­rio, es­tá en la opo­si­ción, las crí­ti­cas, aco­sos y exi­gen­cias de di­mi­sión se­rían, sen­ci­lla­men­te, la opi­nión pú­bli­ca.

Co­mo mu­cho, la opi­nión pu­bli­ca­da, su­til ma­tiz que es­ta­ble­ció un día Fe­li­pe González, cuan­do tam­bién se con­si­de­ra­ba víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción me­diá­ti­ca. Dis­tin­guir, por tan­to, en­tre la ma­na­da pe­rru­na y los es­ta­dos de opi­nión de la so­cie­dad o sus lí­de­res po­dría ser un buen ejer­ci­cio in­te­lec­tual, pe­ro es­tá cla­ro que so­lo de­pen­de de que el afec­ta­do sea per­se­gui­do o per­se­gui­dor. El PP, por ejem­plo, se con­si­de­ra mar­ti­ri­za­do por un ba­ru­llo de ex­tre­mis­tas e in­de­pen­den­tis­tas ca­pi­ta­nea­dos por el pe­rre­ro Sán­chez, que lo hi­cie­ron sa­lir de las pol­tro­nas de sus ma­dri­gue­ras en una ca­ce­ría que lla­man mo­ción de cen­su­ra.

Los so­be­ra­nis­tas ca­ta­la­nes ba­san su ideo­lo­gía en agru­par­se con­tra los pe­rros es­pa­ño­les que los hu­mi­llan, los ro­ban y los me­ten en la cár­cel por­que ta­les pe­rros tie­nen men­ta­li­dad fran­quis­ta.

Del otro la­do, se pue­de de­cir que to­dos mis com­pa­ñe­ros de pá­gi­nas en es­te dia­rio, en cuan­to des­cu­bren al­gún fa­llo en el go­ber­nan­te, se pue­den con­si­de­rar miem­bros de la jau­ría. Y no di­ga­mos el edi­tor del pe­rió­di­co cuan­do se po­ne a es­cri­bir. Que se se­pa, no los manda nin­gún pe­rre­ro, sino sus pro­pias ideas, pe­ro for­man par­te de la ma­na­da.

Y son te­mi­bles, por­que pue­den de­nun­ciar con ar­gu­men­tos, pue­den tam­bién de­rri­bar mi­nis­tros y ban­que­ros y lo más es­can­da­lo­so: pue­den de­cir la ver­dad. Con­se­jo a go­ber­nan­tes: no cai­gáis en la ten­ta­ción de pen­sar que la opi­nión pú­bli­ca es la jau­ría o su pa­rien­te más pró­xi­mo, la cons­pi­ra­ción.

Al PSOE le de­be es­tar fal­tan­do un te­le­dia­rio pa­ra caer. Y cae cuan­do se pien­sa que lo de Mà­xim Huer­ta pue­de ser una fil­tra­ción de Mon­to­ro por ven­gan­za o que se ha or­ga­ni­za­do una nue­va ca­ce­ría del nue­vo mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra.

Pa­ra evi­tar que los pe­rros se or­ga­ni­cen, lo im­por­tan­te es ele­gir bien los equi­pos y que los ele­gi­dos con­fie­sen pre­via­men­te sus pun­tos ne­gros.

Lla­mar jau­ría a un es­ta­do de opi­nión es el pri­mer sín­to­ma de pér­di­da de sen­si­bi­li­dad so­cial. Al­gu­na ex­pe­rien­cia les pue­de con­tar el se­ñor Ra­joy.

Dis­tin­guir en­tre la ma­na­da pe­rru­na y los es­ta­dos de opi­nión de la so­cie­dad o sus lí­de­res po­dría ser un buen ejer­ci­cio in­te­lec­tual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.