Lla­re­na de­ja en ma­nos del Go­bierno acer­car a los in­de­pen­den­tis­tas pre­sos

In­te­rior se mos­tró fa­vo­ra­ble a tras­la­dar a Cataluña a los re­clu­sos sí lo acor­da­ba el juez

La Voz de Galicia (Monforte) - - ESPAÑA - MELCHOR SAIZ-PARDO

Po­lé­mi­ca pú­bli­ca en­tre el nue­vo mi­nis­tro del In­te­rior y el juez del pro­cés a cuen­ta de la po­si­bi­li­dad de que los po­lí­ti­cos pre­sos ca­ta­la­nes pue­dan ser tras­la­da­dos a cár­ce­les de esa co­mu­ni­dad. Y an­te to­do so­bre quién se­ría, si el Go­bierno (a tra­vés de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias) o el ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo, el en­car­ga­do de to­mar esa con­tro­ver­ti­da de­ci­sión, que sin du­da le­van­ta­ría una pol­va­re­da po­lí­ti­ca. Que ni el Eje­cu­ti­vo ni el Su­pre­mo quie­ren pa­ra sí la res­pon­sa­bi­li­dad de esa pa­ta­ta ca­lien­te que­dó ayer me­ri­dia­na­men­te cla­ro. La con­tro­ver­sia pú­bli­ca en­tre el ti­tu­lar de In­te­rior y el juez Pablo Lla­re­na co­men­zó a pri­me­ra ho­ra del día cuan­do Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka se mos­tró, en prin­ci­pio, fa­vo­ra­ble a acer­car a Cataluña a los nue­ve pre­sos pre­ven­ti­vos del pro­cés acu­sa­dos de re­be­lión o se­di­ción y mal­ver­sa­ción: Oriol Jun­que­ras, Jordi Sàn­chez, Jordi Cui­xart, Joaquim Forn, Jo­sep Rull y Raül Ro­me­va, Jordi Tu­rull, Do­lors Bas­sa y Car­me For­ca­dell.

«Si en cin­co o seis me­ses esa per­so­na no va a ser re­que­ri­da, y siem­pre que ha­ya au­to­ri­za­ción del juez, se pue­de eva­luar un tras­la­do que ayu­de a una vi­da per­so­nal y fa­mi­liar más fá­cil», afir­mó el ti­tu­lar de In­te­rior, que sor­pren­dió a sus com­pa­ñe­ros ju­ris­tas y ma­gis­tra­dos al afir­mar con ro­tun­di­dad que Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias so­lo de­ci­de di­rec­ta­men­te so­bre el tras­la­do de pre­sos cuan­do hay sen­ten­cia. «Cuan­do son pre­sos pro­vi­sio­na­les, es­tán a dis­po­si­ción del ór­gano ju­di­cial, por eso es­tán en cár­ce­les pró­xi­mas a don­de es­tá el ór­gano ju­di­cial, por­que ma­ña­na los pue­den ci­tar a de­cla­rar, pa­ra no­ti­fi­car­les al­go per­so­nal­men­te, y no se pue­den ha­cer tras­la­dos de un día pa­ra otro», apun- tó el mi­nis­tro en On­da Ce­ro. In­sis­tió ade­más en que «se po­dría y se de­be­ría eva­luar» un tras­la­do a cár­ce­les ca­ta­la­nas de los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas en pri­sión pro­vi­sio­nal pa­ra fa­ci­li­tar su vi­da fa­mi­liar, pe­ro siem­pre que el juez ha­ga cons­tar que «no hay in­con­ve­nien­te».

Pablo Lla­re­na con­tes­tó al mi­nis­tro ape­nas unas ho­ras des­pués, lo que tar­dó en re­dac­tar el au­to en el que reite­ra­ba su re­cha­zo a la nue­va pe­ti­ción de li­ber­tad de For­ca­dell, Jun­que­ras y Ro­me­va, in­sis­tien­do en que per­sis­te el ries­go de fu­ga y de reite­ra­ción de­lic­ti­va.

Ra­pa­pol­vo

El juez apro­ve­chó esa re­so­lu­ción, que na­da te­nía que ver con el acer­ca­mien­to o no a cár­ce­les ca­ta­la­nas, pa­ra des­pa­char­se a gus­to con Gran­de-Mar­las­ka de ma­ne­ra pú­bli­ca y de­jar­le cla­ro que «no tie­ne com­pe­ten­cia pa­ra de­fi­nir el con­cre­to cen­tro pe­ni­ten­cia­rio en el que de­ben per­ma­ne­cer» los re­clu­sos, por muy pre­ven­ti­vos que es­tos sean.

El ins­truc­tor del Su­pre­mo, apo­yán­do­se en la ley, el re­gla­men­to pe­ni­ten­cia­rio y la ju­ris­pru­den­cia del Su­pre­mo y del Cons­ti­tu­cio­nal, se la­va las ma­nos de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad so­bre la de­ci­sión del tras­la­do de los nue­ve lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas. Re­cuer­da, en pri­mer tér­mino, que el ar­tícu­lo 31 del re­gla­men­to es­ta­ble­ce que el «cen­tro di­rec­ti­vo tie­ne com­pe­ten­cia ex­clu­si­va pa­ra de­ci­dir, con ca­rác­ter or­di­na­rio o ex­tra­or­di­na­rio, la cla­si­fi­ca­ción y des­tino de los re­clu­sos en los dis­tin­tos es­ta­ble­ci­mien­tos pe­ni­ten­cia­rios», sin per­jui­cio de las atri­bu­cio­nes de los jue­ces de vi­gi­lan­cia «en ma­te­ria de cla­si­fi­ca­ción por vía de re­cur­so». Lla­re­na re­cuer­da los pre­cep­tos le­ga­les que fi­jan que se­rá el cen­tro el que or­de­ne los tras­la­dos en ba­se a las pro­pues­tas de las jun­tas de tra­ta­mien­to o, en su ca­so, del di­rec­tor o el con­se­jo de di­rec­ción, así co­mo los des­pla­za­mien­tos de los de­te­ni­dos y pre­sos que sean re­que­ri­dos por otras au­to­ri­da­des. Y que es­tos tras­la­dos se­rán no­ti­fi­ca­dos al juez de vi­gi­lan­cia, en el ca­so de pe­na­dos, y «a las au­to­ri­da­des a cu­ya dis­po­si­ción se en­cuen­tren» si son de­te­ni­dos.

La po­lé­mi­ca en­tre el juez y el mi­nis­tro lle­gó a tal pun­to que In­te­rior, que aca­bó re­co­no­cien­do que tie­ne com­pe­ten­cia tam­bién so­bre los pre­sos pre­ven­ti­vos, anun­ció que no tie­ne in­ten­ción de mo­ver a los nue­ve in­de­pen­den­tis­tas.

EFE

El je­fe de los Mos­sos, des­ti­tui­do por co­la­bo­ra­cio­nis­ta. Fe­rran Ló­pez, en la fo­to sa­lu­dan­do a Lla­re­na en un ac­to en Bar­ce­lo­na, ce­só ayer co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble de los Mos­sos. Su sa­li­da fi­gu­ra­ba en to­das las qui­nie­las tras la to­ma de posesión del con­se­je­ro de In­te­rior, Mi­quel Buch, pues el se­ce­sio­nis­mo lo con­si­de­ra­ba una es­pe­cie de co­la­bo­ra­cio­nis­ta, tras ser ele­gi­do por el 155.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.