Ban­das or­ga­ni­za­das ac­túan cer­ca de las ofi­ci­nas ban­ca­rias de la ciu­dad

Los gru­pos cri­mi­na­les in­ter­na­cio­na­les fue­ron iden­ti­fi­ca­dos por la Po­li­cía Na­cio­nal

La Voz de Galicia (Ourense) - Especial1 - - PORTADA - C. AN­DA­LUZ OU­REN­SE / CIU­DAD

La ciu­dad de Ou­ren­se no se li­bra de las ban­das iti­ne­ran­tes que re­co­rren to­da Es­pa­ña pa­ra co­me­ter sus de­li­tos. Úl­ti­ma­men­te se han de­tec­ta­do va­rios ca­sos re­la­cio­na­dos con ro­bos que se co­me­ten a per­so­nas que acu­den a las en­ti­da­des ban­ca­rias.

Uno de esos gru­pos cri­mi­na­les or­ga­ni­za­dos de ca­rác­ter internacional, com­pues­to por cin­co per­so­nas, ac­tuó a fi­na­les del pa­sa­do mes en una ofi­ci­na ban­ca­ria, si­tua­da en una cén­tri­ca ca­lle de Ou­ren­se. Es­pe­ra­ron en la zo­na has­ta que com­pro­ba­ron có­mo una mu­jer re­ti­ra­ba a las tres de la tar­de 3.500 eu­ros. Aquí co­men­zó su in­ten­to de ti­mo. La si­guie­ron has­ta su cen­tro de tra­ba­jo y mi­nu­tos des­pués, cuan­do sa­lió a la ca­lle, le pre­gun­ta­ron so­bre el alquiler de un pi­so. Cuan­do se di­ri­gía al ga­ra­je a re­co­ger su vehícu­lo, la víc- ti­ma se dio cuen­ta de que una de las rue­das de su coche es­ta­ba pin­cha­da. En ese mo­men­to vio co­mo las mis­mas per­so­nas que la abor­da­ron en la ca­lle, se en­con­tra­ban den­tro del ga­ra­je. La mu­jer des­con­fió y de­ci­dió sa­lir a la ca­lle aun con el coche pin­cha­do. Pe­ro el ti­mo pro­se­guía. Ya fue­ra, una per­so­na que no ha­bía vis­to con an­te­rio­ri­dad, aun­que for­ma­ba par­te de la ban­da, se ofre­ció a cam­biar la rue­da. Cuan­do iba a ini­ciar la mar­cha, la víc­ti­ma vio co­mo a una mu­jer se le caía di­ne­ro en la ca­lle cer­ca de su coche. Sa­lió pa­ra ayu­dar­la, pe­ro ya des­con­fia­ba de la si­tua­ción, por lo que de­ci­dió no aban­do­nar el bol­so en don­de te­nía los 3.500 eu­ros. En es­te ca­so no tu­vie­ron éxi­to. Pe­ro re­gre­sa­ron al día si­guien­te a la mis­ma ofi­ci­na ban­ca­ria. Se apo­de­ra­ron de un so­bre que con­te­nía 1.500 eu­ros, que el ca­je­ro es­ta­ba pen­dien­te de en­tre­gar a un clien­te. El pro­ce­di­mien­to uti­li­za­do en es­te ca­so fue el del caos y la con­fu­sión; rea­li­zan­do de for­ma si­mul­tá­nea to­dos los com­po­nen­tes del gru­po pe­ti­cio­nes im­pe­ra­ti­vas tan­to a los em­plea­dos del ban­co co­mo al clien­te que es­pe­ra­ba. Me­ses an­tes, en mar­zo, otra ban­da di­fe­ren­te ac­tuó en la ciu­dad. En es­te ca­so su ob­je­ti­vo fue una per­so­na ma­yor que sa­ca­ba di­ne­ro del ca­je­ro. An­tes de re­co­ger la tar­je­ta, uno de ellos la en­tre­tu­vo mien­tras otro se apo­de­ra­ba de ella. El res­to fin­gió ayu­dar al hom­bre ase­gu­rán­do­le que la má­qui­na se ha­bía que­da­do con la tar­je­ta. No so­lo re­ti­ra­ron di­ne­ro sino que hi­cie­ron trans­fe­ren­cias a otra cuen­ta re­gis­tra­da en Cór­do­ba. En am­bos ca­sos los la­dro­nes, que ya ha­bían co­me­ti­do de­li­tos en otras ciu­da­des, fue­ron iden­ti­fi­ca­dos por la Po­li­cía Na­cio­nal de Ou­ren­se y es­tá pen­dien­te su de­ten­ción.

MI­GUEL VILLAR

Eli­gen a sus víc­ti­mas cer­ca de las en­ti­da­des ban­ca­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.