Jo­sé Luis Gó­mez lee­rá el pre­gón hoy

El mí­ti­co en­tre­na­dor de ba­lon­ces­to se­rá es­ta tar­de el en­car­ga­do de dar el pre­gón de las pa­tro­na­les de es­te año. La ci­ta se­rá a las 20.30 ho­ras en la pra­za Maior, en el cas­co vie­jo

La Voz de Galicia (Ourense) - Especial1 - - PORTADA - M. V.

Jo­sé Luis Gó­mez Álvarez, Vic­to­ria, es un per­so­na­je co­no­ci­do y que­ri­do en O Bar­co. Pro­fe­sor y en­tre­na­dor, lle­va to­da la vi­da trans­mi­tien­do a los jó­ve­nes la pa­sión y los va­lo­res del de­por­te de ba­se. Es­ta tar­de, el hom­bre que ha­ce ca­si cua­tro dé­ca­das fun­dó el equi­po de ba­lon­ces­to Mue­bles Vic­to­ria, se­rá el en­car­ga­do de pro­nun­ciar el pre­gón que da­rá ini­cio a las Fes­tas do Cris­to.

— ¿Qué su­po­ne para us­ted ha­ber si­do ele­gi­do para es­te momento?

—Qué voy a de­cir, la verdad es que es un or­gu­llo que ha­yan pen­sa­do en mi, ha si­do al­go ines­pe­ra­do; cuan­do me lo di­je­ron me que­dé un po­co sorprendido, pe­ro a la vez ha­la­ga­do. In­ten­ta­ré agra­de­cer ese ges­to y con­ta­ré al­go de mi biografía, los años de de­di­ca­ción al de­por­te, que tan­tas sa­tis­fac­cio­nes me han apor­ta­do, y mis mu­chos años de vi­ven­cia en O Bar­co, una lo­ca­li­dad a la que es­toy tan uni­do. In­ten­ta­ré lle­var­lo pre­pa­ra­do por­que la verdad es que como ora­dor no me con­si­de­ro un pro­fe­sio­nal... (ríe). Yo don­de me de­fien­do bien es en la cancha, allí los ten­go do­mi­na­dos, pe­ro ha­blar an­te el pú­bli­co no es lo mis­mo. Y ade­más soy muy sen­ti­men­tal... es­pe­ro no emo­cio­nar­me de­ma­sia­do.

— ¿Có­mo re­cuer­da las fies­tas en su in­fan­cia y ado­les­cen­cia?

—Ten­go mu­chos recuerdos. Todos los años deseá­ba­mos la lle­me ga­da de las fies­tas, hasta que lle­gué a una edad y mis pa­dres me man­da­ron a es­tu­diar a León. El cur­so allí em­pe­za­ba jus­to cuan­do se ce­le­bra­ba O Cris­to y yo mu­chas ve­ces me las per­día. Eso me da­ba mu­cha ra­bia. Me fui acos­tum­bran­do pe­ro siem­pre me sen­tí muy iden­ti­fi­ca­do con las fies­tas, con el Cris­to y con O Bar­co. Des­pués de León me mar­che para se­guir es­tu­dian­do en San­tia­go, pe­ro yo siem­pre que po­día me es­ca­pa­ba y ve­nía para mi pue­blo, por­que para mi no hay nin­gún sitio como O Bar­co, eso es­tá cla­ro. Yo a to­do el mundo le di­go que te­ne­mos el Bar­co más gran­de del mundo.

—Gra­cias al equi­po y a sus triun­fos ha po­di­do lle­var el nombre de la vi­lla a mu­chas lo­ca­li­da­des...

—Pues sí. Ya ca­si son 37 años me­ti­do en es­te lío y la verdad es que he­mos re­co­rri­do todos los rincones de Ga­li­cia, ciu­da­des gran­des y pueblos pe­que­ños, en los que he- mos ido ha­cien­do mu­chos ami­gos. Siem­pre he­mos te­ni­do las puer­tas abier­tas en todos los la­dos y si tu­vie­ra que ani­mar a todos ellos a ve­nir a las fies­tas se­gu­ro que lo ha­rían con agra­do, es­ta­rían con no­so­tros arro­pán­do­nos. Esa es una de las gran­des sa­tis­fac­cio­nes que tie­ne el de­por­te. Vas vien­do cre­cer ni­ñas y ni­ños —al­gu­nos ya tie­nen los cua­ren­ta años lar­gos— y el día que te ven siem­pre sa­lu­dan, te re­cuer­dan. Se­gui­mos in­ten­tan­do lu­char con es­ta ju­ven­tud, con es­tos pe­que­ños te­so­ros, como yo di­jo, que son los ni­ños desde los cin­co años, y eso es lo me­jor. Con los ma­yo­res tam­bién va­mos a em­pe­zar pron­to la li­ga, pe­ro con los que más sa­tis­fe­cho me sien­to desde siem­pre es con los más pe­que­ños, por­que son los que te le­van­tan la mo­ral para con­ti­nuar.

— ¿Tie­nen bue­na sa­lud las fies­tas de O Bar­co?

—Las fies­tas se in­ten­tan ha­cer lo me­jor po­si­ble, se­gu­ra­men­te ca­da uno ten­drá su opi­nión so­bre el pro­gra­ma o las or­ques­tas, pe­ro yo creo que en lo que todos de­be­mos pen­sar es en que, so­bre to­do, son una reunión anual que te per­mi­te es­tar con mu­cha gen­te a la que lle­vas años sin ver, por­que todos los que vi­ven fue­ra siem­pre que pue­den se acer­can a dis­fru­tar­las. La fies­ta es re­cor­dar, dis­fru­tar, ha­cer el pa­seo por el Ma­le­cón, pa­rán­do­se a ha­blar con to­do... pien­so que todos las va­mos a dis­fru­tar todos mu­cho.

«Cuan­do es­tu­dia­ba fue­ra, siem­pre in­ten­ta­ba ve­nir a los fes­te­jos»

«Es­tos días son so­bre to­do un momento para los re­en­cuen­tros»

FO­TO L. VÁZ­QUEZ

Jo­sé Luis Gó­mez ase­gu­ra que las fies­tas son so­bre to­do un momento de re­en­cuen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.