Do­mi­nar otros idio­mas co­mo el ma­terno

Me­jo­rar el cu­rrícu­lo o las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio em­pu­ja a los ou­ren­sa­nos a las aca­de­mias

La Voz de Galicia (Ourense) - Especial1 - - Portada - FINA ULLOA

El ini­cio del nue­vo cur­so no se ci­ñe a co­le­gios, ins­ti­tu­tos o las au­las uni­ver­si­ta­rias. Las aca­de­mias de idio­mas son otros pun­tos de des­tino en es­te mes tan­to pa­ra ni­ños y jó­ve­nes co­mo pa­ra ca­da vez más adul­tos. Los pri­me­ros, em­pu­ja­dos por la idea de sus pro­ge­ni­to­res —o por su pro­pio con­ven­ci­mien­to en el ca­so de los uni­ver­si­ta­rios— de que el do­mi­nio de len­guas ex­tran­je­ras puede me­jo­rar no­ta­ble­men­te su cu­rrícu­lo for­ma­ti­vo y abrir­les puer­tas en el futuro. Los se­gun­dos, in­ten­tan­do no per­der com­ba en un mun­do la­bo­ral o em­pre­sa­rial ca­da vez más glo­ba­li­za­do y donde «en­ten­der­se» con clien­tes, pro­vee­do­res o je­fes ins­ta­la­dos fue­ra de las fron­te­ras es ca­da vez más una ne­ce­si­dad del día a día.

Las cla­ses de in­glés, por aque­llo de ser el idio­ma de los ne­go­cios y la tec­no­lo­gía, son las que más de­man­da tie­nen. Sin em­bar­go, la len­gua de Sha­kes­pea­re si­gue sien­do pa­ra la ma­yo­ría una asig­na­tu­ra siem­pre pen­dien­te. No es un pro­ble­ma de Ou­ren­se; ocu­rre en­tre los es­pa­ño­les en ge­ne­ral. Es­te es el ter­cer país eu­ro­peo con me­nor do­mi­nio de esa len­gua. Se­gún los úl­ti­mos da­tos del INE un 35,5% co­no­cen al­go del idio­ma pe­ro so­lo el 22% son ca­pa­ces de de­fen­der­se en una con­ver­sa­ción bá­si­ca —el co­no­ci­mien­to avan­za­do se re­du­ce al 5%—, bas­tan­te me­nos que en Por­tu­gal, y muy le­jos de los fran­ce­ses o ita­lia­nos.

¿Qué nos pa­sa con el in­glés? En la Aca­de­mia Cla­ra Sil­va-Jen- sen, con cer­ca de cin­co dé­ca­das de ex­pe­rien­cia, dan una pis­ta: «Se nos atra­gan­ta por­que se apren­de teó­ri­ca­men­te, se me­mo­ri­za vo­ca­bu­la­rio, se apren­den es­truc­tu­ras gra­ma­ti­ca­les pe­ro no se prac­ti­ca», se­ña­la Cla­ra Jen­sen, su di­rec­to­ra.

Es­te cen­tro ou­ren­sano apli­ca pre­ci­sa­men­te un mé­to­do pro­pio con una es­truc­tu­ra to­tal­men­te di­fe­ren­te. «Nos ba­sa­mos en las pau­tas na­tu­ra­les, las del apren­di­za­je de la len­gua ma­ter­na. Se­gui­mos es­te or­den ló­gi­co: pri­me­ro es­cu­char, después ha­blar, pos­te­rior­men­te leer y fi­nal­men­te es­cri­bir. Nues­tra me­to­do­lo­gía po­ne el én­fa­sis en la ha­bi­li­dad prác­ti­ca y co­mu­ni­ca­ti­va de la len­gua más que en su co­no­ci­mien­to teó­ri­co», pun­tua­li­za. La in­tro­duc­ción de re­cur­sos ame­nos co­mo el tea­tro o la mú­si­ca, pa­ra fa­ci­li­tar la in­ter­ac­tua­ción del alumno es otra de las claves, se­gún apun­ta la di­rec­to­ra del equi­po pe­da­gó­gi­co de es­ta escuela. Cla­ra Jen­sen se­ña­la que la pro­fe­sio­na­li­za­ción de los do­cen­tes es otra cla­ve del éxi­to. En es­ta aca­de­mia, por ejem­plo, ofre­cen va­rios idio­mas ex­tran­je­ros — en­tre otros, fran­cés, ale­mán, italiano y por­tu­gués, ade­más del in­glés— y en ca­da equi­po hay siem­pre pro­fe­so­res na­ti­vos. «Los gru­pos es­tán di­ri­gi­dos por tres o cua­tro pro­fe­so­res dis­tin­tos, con di­fe­ren­tes fun­cio­nes; el pro­fe­sor na­ti­vo se en­car­ga de la pro­nun­cia­ción, en­to­na­ción, lec­tu­ra y com­pren­sión, otro se en­car­ga de la par­te gra­ma­ti­cal, siem­pre en in­glés, y un ter­ce­ro de la es­cri­tu­ra, car­tas, ejer­ci­cios..., ade­más de los me­dios au­dio­vi­sua­les», re­la­ta. De to­das for­mas otra cla­ve pa­ra el éxi­to es que el alumno com­par­ta el au­la con los de su mis­mo ni­vel y edad —en es­te cen­tro los hay des­de un año y sin lí­mi­te de edad—, lo que per­mi­te adap­tar la en­se­ñan­za pa­ra que se sien­ta có­mo­do por­que «de­be ha­blar el idio­ma que es­tá apren­dien­do des­de el mi­nu­to uno», acla­ra Jen­sen.

En es­ta aca­de­mia los in­tere­sa­dos pueden ob­te­ner por ejem­plo los di­plo­mas ex­pe­di­dos por el Tri­nity Co­lle­ge, ad­qui­rir los cer­ti­fi­ca­dos de los dis­tin­tos ni­ve­les ofi­cia­les, o in­clu­so pre­pa­rar los exá­me­nes de Cam­brid­ge, Toelf, la Escuela Ofi­cial de Idio­mas o el DE­LE es­pa­ñol pa­ra los ex­tran­je­ros; pe­ro eso no afecta al fun­cio­na­mien­to ni al rit­mo de los alum­nos que no deseen rea­li­zar esas prue­bas o exá­me­nes.

FO­TO MI­GUEL VI­LLAR

Cla­ra Jen­sen di­ce que pa­ra do­mi­nar un idio­ma de­be apren­der­se igual que el ma­terno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.