Xeo­des­tino Man­za­ne­da - Tre­vin­ca

Un te­rri­to­rio con his­to­ria con mil co­sas pa­ra ha­cer

La Voz de Galicia (Ourense) - Especial1 - - Portada -

Su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca y su am­plia ofer­ta en ser­vi­cios ha­cen de O Bar­co el lu­gar per­fec­to pa­ra to­do aquel que pla­ni­fi­ca una ru­ta tu­rís­ti­ca pa­ra co­no­cer al­guno de los múl­ti­ples atrac­ti­vos de la co­mar­ca de Val­deo­rras y de otras li­mí­tro­fes, tan­to del orien­te ou­ren­sano co­mo de El Bier­zo. Pe­ro ade­más de la gas­tro­no­mía o la per­noc­ta, O Bar­co tie­ne en­can­tos más que so­bra­dos pa­ra que la pa­ra­da lo­gre con­quis­tar al vi­si­tan­te y re­te­ner­le en su te­rri­to­rio va­rios días. Des­de el pro­pio nú­cleo ca­pi­tal del mu­ni­ci­pio, has­ta cual­quie­ra de los pue­blos y pa­rro­quias que sal­pi­can su te­rri­to­rio. Cas­ca­das, vi­ñe­dos, so­tos de cas­ta­ños, pa­zos se­ño­ria­les, mo­nas­te­rios re­con­ver­ti­dos, cas­ti­llos mo­der­nos y has­ta una to­rre de for­ta­le­za me­die­val, hoy tor­na­da en mi­ra­dor pri­vi­le­gia­do de pai­sa­je mez­cla de mon­ta­ña y va­lle, con­for­man un me­nú pa­ra de­gus­tar con cal­ma; de­lei­tán­do­se en el pa­seo cal­mo que ayu­da al des­cu­bri­mien­to. Un ca­mi­nar en el que el Sil, omnipresente en es­tas tie­rras, se en­ga­la­na en­tre puen­tes y pa­sa­re­las pea­to­na­les, cés­ped y fres­ca som­bra, pa­ra acom­pa­ñar a los ve­ci­nos en el lar­go pa­seo ur­bano de O Malecón. Re­mon­tan­do su cur­so se re­co­rre las ca­lles del cas­co vie­jo, que aún con­ser­van el en­can­to de an­ta­ño, ha­cia el nú­cleo de Vi­loi­ra. Allí es­pe­ra la Ca­sa Gran­de; un se­ño­rial pa­zo de me­dia­dos del si­glo XVII, pro­pie­dad de la fa­mi­lia Qui­ro­ga (don­de vi­vió, y po­si­ble­men­te cul­ti­vó el ger­men li­te­ra­rio, la no­ve­lis­ta Elena Qui­ro­ga) hoy re­con­ver­ti­do en edi­fi­cio de uso ad­mi­nis­tra­ti­vo y so­cial a tra­vés de va­rios co­lec­ti­vos cul­tu­ra­les, pe­ro aún vi­si­ta­ble; al igual que sus jardines.

Otro pa­zo de vi­si­ta obli­ga­da es el de O Castro, en la vi­lla del mis­mo nom­bre, que fue ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de la co­mar­ca du­ran­te si­glos. El pa­zo de los Fló­rez, cons­trui­do en 1630 y hoy con­ver­ti­do en ho­tel de cua­tro es­tre­llas, ofre­ce no só­lo su sin­gu­lar en­can­to ar­qui­tec­tó­ni­co, sino un asom­bro­so mo­bi­lia­rio y de­co­ra­ción con to­do el sa­bor de sus años de es­plen­dor.

Pe­ro el pa­zo no es lo úni­co que ver en es­te sin­gu­lar en­cla­ve, mar­ca­do por una an­ti­gua for­ta­le­za me­die­val de la que se ha re­cu­pe­ra­do la to­rre del ho­me­na­je que hoy ofre­ce al vi­si­tan­te un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción de su pro­pia his­to­ria, ade­más de un pri­vi­le­gia­do mi­ra­dor so­bre el va­lle.

En el cer­cano nú­cleo de Xa­goa­za es­pe­ra el mo­nas­te­rio que per­te­ne­ció a los tem­pla­rios y a la or­den de San Juan de Je­ru­sa­lén, con la iglesia ane­xa de San Mi­guel (Si­glos XII y XIII) en la que aún se con­ser­van pin­tu­ras mu­ra­les que los ex­per­tos fe­chan en el si­glo XVI y un her­mo­so re­ta­blo ba­rro­co. Los aman­tes del patrimonio re­li­gio­so no de­ben per­der­se al­gu­nas sin­gu­la­ri­da­des de las iglesias y ca­pi­llas de las pa­rro­quias dis­per­sas por el mu­ni­ci­pio; co­mo la de San­tur­xo, que guar­da un ara ro­ma­na de­di­ca­da al dios Ba­co; la de A Pro­ba, de ori­gen ro­má­ni­co y en el que hay tam­bién mu­ra­les da­ta­dos en el XVI; o in­clu­so la de San­ta Ma­ri­ña, el nú­cleo con más co­ta del ayun­ta­mien­to (883 me­tros) con un sin­gu­lar tem­plo pa­rro­quial del XVIII. In­clu­so pe­que­ñas cons­truc­cio­nes, co­mo la er­mi­ta de la Vir­xe de Ga­lir (jun­to al pe­que­ño río del mis­mo nom­bre), en Én­to­ma, en la que, a pe­sar de su hu­mil­de pre­sen­cia, lu­ce tam­bién la cruz de Mal­ta de los Ca­ba­lle­ros Hos­pi­ta­la­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.