«A ve­ces el ori­gen del aco­so es­tá en un pro­fe­sor»

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por Elisa Ál­va­rez fo­to Xoán A. So­ler

El Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo Cam­pus Ste­llae or­ga­ni­za des­de ha­ce más de un de­ce­nio un más­ter so­bre aco­so es­co­lar. Su di­rec­to­ra, Nu­ria Pe­rei­ra, es muy ta­jan­te cuan­do afir­ma que «no se pue­de de­cir que son co­sas de ni­ños» o «si hay aco­so es por­que el en­torno lo con­sien­te». —¿Fa­mi­lias y cen­tros tien­den a mi­ni­mi­zar el aco­so es­co­lar? —Lo cier­to es que quie­nes más se preo­cu­pan son los que lo su­fren, las fa­mi­lias. Mu­chos miem­bros del claus­tro, sal­vo gru­pos con­ta­dos, tien­den a fi­char y se van. No es al­go en lo que se ha­yan for­ma­do en las fa­cul­ta­des, pe­ro tam­po­co se pue­de vol­car to­do el pe­so del bull­ying en el pro­fe­so­ra­do. De­be­ría ha­ber una asig­na­tu­ra so­bre in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y un de­par­ta­men­to, como el de otras ma­te­rias, for­ma­do por psi­có­lo­gos, so­ció­lo­gos y pe­da­go­gos. —¿Qué sín­to­mas pue­de ver el pro­fe­sor en el au­la? —Hay gen­te más per­cep­ti­va que otra, pe­ro cuan­do no­tas un ba­jo ren­di­mien­to, ves que ex­pli­cas y el ni­ño no atien­de, en­fer­ma con cier­ta fre­cuen­cia, no va a cla­se... La gen­te se cen­tra en que el bull­ying es de me­nor a me­nor, pe­ro pue­de ha­ber in­ter­ac­ción en­tre ni­ños más gran­des e in­clu­so con pro­fe­so­res. El bull­ying no es so­lo el aco­sa­dor, sino el con­flic­to que se desa­rro­lla en el co­le­gio y pue­de ser in­fli­gi­do tan­to por com­pa­ñe­ros de la mis­ma cla­se, ma­yo­res, o in­clu­so miem­bros del claus­tro. Hay co­le­gios con una al­ta in­ci­den­cia. —¿Por qué ca­si siem­pre se tras­la­da a la víc­ti­ma de cen­tro? —Por­que a ve­ces es di­fí­cil de­tec­tar el ori­gen del aco­so, en oca­sio­nes es un pro­fe­sor o pro­fe­so­ra que es­tá ha­cien­do bur­la o de­ja en evi­den­cia al alumno. Y si no hay res­pues­ta es­co­lar los pa­dres de­ci­den en­ton­ces cor­tar de cua­jo. —¿Tan di­fí­cil es de­tec­tar el ori­gen? —Cuan­do hay una víc­ti­ma es que hay más de un agre­sor. Un so­lo agre­sor, en un en­torno en el que no se con­sien­te la vio­len­cia y el mal­tra­to, des­apa­re­ce. Cuan­do se ejer­ce mal­tra­to más de una vez, es por­que el en­torno lo con­sien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.