Can­nes y la ro­sa púr­pu­ra de Isa­be­lle Hup­pert

EN LA NU­BE DEL FES­TI­VAL RE­CIÉN CLAU­SU­RA­DO PERVIVIRÁN MO­MEN­TOS DE CAR­CA­JA­DA RUGIENTE CO­MO EL QUE NOS LE­GÓ EL OJO CANIBALIZADO EN EL BAN­QUE­TE DE TOP-MO­DELS DE «THE NEON DE­MON»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - [ CINE ] -

JO­SÉ LUIS LO­SA | Ce­ná­ba­mos un gru­po de ami­gos con Al­bert Se­rra, la no­che pre­via al pa­se de La mort de Louis XIV, en la te­rra­za de La Brouet­te de Grand Mè­re, en la Rue d’Oran. No ha­ce fal­ta des­pla­zar­se a al­gu­na de las fies­tas ex­clu­si­vas de An­ti­bes o del Su­pe­rCan­nes acuar­te­la­do pa­ra que el acon­te­ci­mien­to fue­ra de la pan­ta­lla te asal­te du­ran­te el fes­ti­val en el lu­gar me­nos pre­vi­si­ble. Pri­me­ro apa­re­ció un perro ex­tra­ño, enor­me, co­mo de di­se­ño. Y se apo­sen­tó jun­to a una es­qui­na de la me­sa, con to­do el as­pec­to sa­bio y cal­mo del que sa­be que, si es­pe­ra, ter­mi­na­rá ca­tan­do un bo­ca­do de boeuf al vino de Al­sa­cia. No exis­ten pe­rros así en la vi­da real. Y, en efec­to, aquel no era un ani­mal cual­quie­ra, sino un cá­ni­do ac­tor de una pe­lí­cu­la co­rea­na de au­tor. Por­que al po­co co­men­za­ron a ins­ta­lar­se en la te­rra­za del res­tau­ran­te de al la­do to­do un gru­po nu­tri­do de fil­ma­ción ma­de in Co­rea. Al­guien en nues­tra me­sa co­men­tó ha­ber leí­do que Hong Sang-soo es­ta­ría ro­dan­do du­ran­te el fes­ti­val una pe­lí­cu­la en Can­nes. Y, tal cual, pron­to uno de los más avi­sa­dos se fi­jó en que el re­gis­ta lle­va­ba la in­con­fun­di­ble chapela del di­rec­tor que siem­pre ha­bla de cine den­tro del cine, de his­to­rias so­bre críticos o au­to­res que vi­si­tan un fes­ti­val y se enamo­ran tres ve­ces en una no­che. Era, en efec­to, el res­pon­sa­ble de Aho­ra sí, an­tes no, que se es­tre­nó en Es­pa­ña es­tos días. Tam­bién se ha­bía di­cho que Hong-Sang-soo es­ta­ría ro­dan­do con Isa­be­lle Hup­pert quien, a su vez, pre­sen­ta­ba en la Croi­set­te Elle, de Paul Ver­hoe­ven. Et, voi­là, apa­re­ció Hup­pert, en­fun­da­da en un ves­ti­do blan­co y so­por­tan­do una no­che que ton­tea­ba con la llu­via. Así, vi­mos has­ta cin­co to­mas de la ac­triz, lle­gan­do de la dis­tan­cia y en­tran­do en el res­tau­ran­te. Un au­xi­liar de pro­duc­ción co­reano nos ro­ga­ba si­len­cio pe­ro al­gu­na con­ver­sa­ción en cas­te­llano o ca­ta­lán tu­vo que fil­trar­se en el sound­track si es que uti­li­za­ron so­ni­do di­rec­to. Unos mi­nu­tos an­tes, por de­lan­te de nues­tra me­sa ha­bían pa­sa­do Car­los Bo­ye­ro y Oti Rodríguez Marchante, críticos de dia­rios ma­dri­le­ños. Si Bo­ye­ro lle­ga a en­te­rar­se de que es­tu­vo a se­gun­dos de en­trar en el gran an­gu­lar de una pe­lí­cu­la co­rea­na, de esas de las que se jac­ta de no en­ten­der na­da —co­mo si en­ten­der­la nos hi­cie­se más ton­tos— hu­bie­se apu­ra­do el pa­so aún más de lo que lo hi­zo cuan­do vio a Al­bert Se­rra en la me­sa de La Brouet­te. Y si al­guien hu­bie­se in­di­ca­do a Hong-Sang-soo que tan so­lo unos me­tros a su de­re­cha te­nía a un ci­neas­ta ca­ta­lán de van­guar­dia, a quien Can­nes ado­ra, y al crí­ti­co más re­pre­sen­ta­ti­vo de la ca­ver­na, que de­tes­ta ca­si a su som­bra, tal vez no se hu­bie­ra re­sis­ti­do a fil­mar uno de esos tran­ches de vie de fes­ti­val que son el so­lo­mi­llo de su cine. Quién sa­be. A ver si al­guien se hu­bie­se atre­vi­do a ha­cer pa­sar más frío a Isa­be­lle Hup­pert, que afron­ta­ba con pro­fe­sio­na­li­dad inata­ca­ble las in­cle­men­cias de la no­che. Pa­ra que en­ci­ma le co­la­sen en un plano a Bo­ye­ro.

Can­nes es, en efec­to, me­ta­fic­ción en es­ta­do pu­ro. Ca­da uno y to­dos los ex­tras que suben las es­ca­le­ras del Pa­lais du Fes­ti­val van con­for­man­do una pe­lí­cu­la pa­ra­le­la a las que ven. Y ese fil­me co­ral que ha si­do Can­nes 2016 reúne adi­ta- men­tos de to­dos los gé­ne­ros. Hay psi­co­dra­mas fa­mi­lia­res, co­mo el que per­si­gue a Woody Allen, con las acu­sa­cio­nes por abu­sos, ca­da vez que se mue­ve de New York (con ra­zón afir­ma que su cu­rio­si­dad de tu­ris­ta es nu­la y que de­tes­ta via­jar). Tam­bién exis­ten fan­tas­mas de la ópe­ra en la era del what­sapp, co­mo el que le va­lió tan­tos abu­cheos a Olivier As­sa­yas y a Kris­ten Ste­wart, aun­que su Per­so­nal Shop­per se hi­cie­se lue­go con el pre­mio a la me­jor di­rec­ción. Si al­go so­bran en Can­nes en esos on­ce días son per­so­nal shop­pers. Se acon­se­ja com­prar y ven­der no ya nue­vos looks o es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción di­se­ña­das en el Ma­jes­tic o en el Mar­ti­nez, sino al­mas, así en­te­ras, al pe­so, a cam­bio de un mor­dis­co a la glo­ria de la Pal­ma o de una ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal pa­ra una pe­lí­cu­la que ri­di­cu­li­za de mo­do gro­se­ro a Pa­blo Ne­ru­da u otra en la que Al­mo­dó­var ha­bla del fes­ti­val de mú­si­ca sa­cra de Fez.

Por la me­ta-fic­ción de Can­nes pu­lu­lan en esos on­ce días no so­lo es­pec­tros co­mo el de Ni­co­las Ca­ge, que se vino con Dog Eat Dog, una pro­tei­ca gam­be­rra­da de Paul Schra­der. O co­mo los mias­mas de los Pa­na­ma pa­pers, que si­guie­ron has­ta aquí a Al­mo­dó­var, cu­ya pe­lí­cu­la no gus­tó na­da en el fes­ti­val pe­ro ya hi­zo ca­ja en su pri­mer fin de se­ma­na de es­treno en Fran­cia. Tam­bién se pro­du­cen re­su­rrec­cio­nes en es­te Can­nes vir­tual: la de So­nia Bra­ga, a la que ha­cía­mos con­fi­na­da ad eter­num en cu­le­bro­nes de Glo­bo TV y, de pron­to, sur­ge re­na­ci­da en Aqua­rius, la pe­lí­cu­la de Kle­ber Men­do­nça Fil­ho por la que to­dos le da­ban el pre­mio de in­ter­pre­ta­ción a ojos ce­rra­dos, has­ta que lle­gó la ma­dre-ca­me­llo fi­li­pi­na de la pe­lí­cu­la de Bri­llan­te Men­do­za pa­ra ases­tar­nos un pu­ñe­ta­zo de reali­dad. Eso mis­mo de­bió de pen­sar el ju­ra­do pre­si­di­do por Geor­ge Mi­ller cuan­do tu­vo la ocu­rren­cia re­tar­da­ta­ria de en­tre­gar la Pal­ma de Oro, o de sí­lex, a Ken Loach. Pen­sa­rán to­da­vía que el pa­leo-obre­ris­mo mal mo­mi­fi­ca­do de Loach es una gol­pi­za de ci­né­ma-vé­ri­té, cuan­do el mun­do es ya otra co­sa bien dis­tin­ta. Ken Loach no sa­be quié­nes son Do­nald Trump, Ma­ri­ne Le Pen, el TTIP o el ISIS. Sus pe­lí­cu­las tam­po­co y así son de ma­las y de ale­ja­das de su tiem­po. Reac­cio­na­rias.

En el me­ta-Can­nes don­de pu­lu­la­mos los zom­bies que ba­ja­mos Le Su­quet a las 7.30 a.m. tam­bién hay es­per­pen­tos: con­tri­bu­yen mu­cho a ani­mar los ba­jo­nes de sue­ño que no su­pe­ras ni con un ris­tret­to in­ten­si­dad 14, ni los de ener­gía que no arre­gla un mi­ni cho­ri­pán de la fies­ta del pa­be­llón ar­gen­tino. Es­te 2016 tu­vo dos ci­mas de gran car­ca­ja­da, de ri­dícu­lo rugiente: uno de ellos lo pro­ta­go­ni­zó ese mo­men­to de The Neon De­mon (en la fo­to), en el cual una de las tres top-mo­del que han canibalizado, por en­vi­dia de su be­lle­za, a una as­pi­ran­te, re­gur­gi­ta un ojo de la de­vo­ra­da, así, co­mo una acei­tu­ni­lla al­ti­va. Qué go­za­da. El otro, in­su­pe­ra­ble, son las dos ho­ras de fies­ta de la ri­sa non-stop que Sean Penn pro­po­ne en su oda a Mé­di­cos Sin Fron­te­ras de The Last Fa­ce. De en­tre ellas, la his­to­ria de amor en­tre Char­li­ze The­ron y Ja­vier Bar­dem tie­ne mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra per­vi­vir en la nu­be de Can­nes. Vol­ve­re­mos en ma­yo del año pró­xi­mo y to­da­vía es­ta­rán ahí arri­ba, aca­ri­cián­do­nos, las du­das de The­ron so­bre si Bar­dem es o no «un play-boy». Y la de­fi­ni­ción tan poé­ti­ca del per­so­na­je idea­lis­ta que en­car­na el es­pa­ñol, y que Sean Penn tra­za co­mo «un huér­fano de la tran­si­ción». ¡Olé!

KEN LOACH NO SA­BE QUIÉ­NES SON DO­NALD TRUMP, MA­RI­NE LE PEN, EL TTIP O EL ISIS. SUS FIL­MES, TAM­PO­CO

INSUPERABLES LAS DOS HO­RAS DE FIES­TA DE LA RI­SA ‘NON-STOP’ QUE SEAN PENN PRO­PO­NE EN SU ODA A MSF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.