El cán­ta­bro que en­con­tró sus can­cio­nes en mi­tad de una ca­ba­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - [ MÚSICA ] - VIGO 􀁳􀀀 􀀴􀁅􀁁􀁔􀁒􀁏􀀀􀀡􀁆􀁕􀁎􀁄􀁁􀁃􀁉􀃘􀁎􀀀􀁳􀀀􀀳􀃉􀁂􀁁􀁄􀁏􀀀􀀒􀀗􀀀􀁄􀁅􀀀􀁍􀁁􀁙􀁏􀀀􀁳􀀀􀀒􀀑􀀎􀀓􀀐􀀀􀁈􀁏􀁒􀁁􀁓􀁳􀀀􀀡􀁎􀁔􀁉􀁃􀁉􀁐􀁁􀁄􀁁􀀀􀀑􀀘􀀀􀁅􀁕􀁒􀁏􀁓􀀀􀀏􀀀􀀴􀁁􀁑􀁕􀁉􀁌􀁌􀁁􀀀􀀒􀀓

C. PE­REI­RO | Qui­que Gon­zá­lez apren­dió ha­ce tiem­po a es­qui­var los dis­pa­ros en for­ma de opi­nio­nes re­la­ti­vas a sus tra­ba­jos. De ma­ne­ra sa­bia, el cán­ta­bro es­co­gió el ca­mino co­rrec­to, el de la au­to­su­fi­cien­cia y el tra­ba­jo pre­pa­ra­do a fue­go len­to, dán­do­se de bru­ces con su me­jor ver­sión.

En la mon­ta­ña, re­clui­do en su ca­ba­ña de la co­mar­ca del Pas-Mie­ra, se ori­gi­nó bue­na par­te de su úl­ti­mo tra­ba­jo, Me ma­ta si me ne­ce­si­tas, pu­bli­ca­do en mar­zo de es­te año. En­tre ro­bles, con aro­ma a ta­ba­co y fotos de Neil Young, el cán­ta­bro fue ca­paz de crear, muy pro­ba­ble­men- te, su me­jor obra has­ta la fe­cha, aun­que la nos­tal­gia nos quie­ra re­cor­dar y ha­cer ta­ra­rear sus him­nos. El tiem­po di­rá, aun­que es­ta­mos an­te ese Qui­que des­nu­do y es­pe­ra­do, que no lle­gó a apa­re­cer en su an­te­rior obra, De­lan­te­ra Mí­ti­ca. Sea co­mo sea, La ca­sa de mis pa­dres es tan des­ga­rra­do­ra y ne­ce­sa­ria, que si­mu­la un cie­rre ines­pe­ra­do, co­mo si un dis­co no pu­die­ra ter­mi­nar así, dan­do don­de due­le.

Con­ver­ti­do ya en can­tau­tor de una ge­ne­ra­ción, Qui­que re­co­ge lle­nos en tea­tros, co­mo si eso de la cri­sis mu­si­cal so­lo hu­bie­ra si­do un mal sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.