Al fin el ca­tá­lo­go ra­zo­na­do de la obra de Jor­ge Otei­za

LA CUA­DRA­TU­RA DEL CÍRCU­LO. ESO ES LO QUE HA LO­GRA­DO TXOMIN BA­DIO­LA: OR­DE­NAR LA OBRA DE JOR­GE OTEI­ZA, ES­CUL­TOR COM­PLE­JO POR AN­TO­NO­MA­SIA Y UNA DE LAS GRAN­DES FI­GU­RAS DEL AR­TE DEL SI­GLO XX. QUIEN QUIE­RA CO­NO­CER LA CREA­CIÓN DE OTEI­ZA YA TIE­NE LA HE­RRA­MIEN­TA,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

PA­RA OTEI­ZA, LO IM­POR­TAN­TE ES LO QUE LAS ES­CUL­TU­RAS SON CA­PA­CES DE PRO­DU­CIR, MÁS QUE EL OB­JE­TO EN SÍ. DE HE­CHO, SON CO­MO PO­BRES, NO RES­PON­DEN A CRI­TE­RIOS DE BE­LLE­ZA»

HÉC­TOR J. POR­TO | Ya es­tá. Más de un de­ce­nio des­pués de su muer­te, lo más pa­re­ci­do a la cla­si­fi­ca­ción de lo in­cla­si­fi­ca­ble se ha lo­gra­do. El es­cul­tor bil­baíno Txomin Ba­dio­la con­clu­yó el ca­tá­lo­go ra­zo­na­do de la obra de Jor­ge Otei­za (Orio, 1908-San Se­bas­tián, 2003), gigante del ar­te del si­glo XX. Des­de ha­ce me­ses es­tá en ma­nos del mu­seo Otei­za, en Al­zu­za (Na­va­rra), res­pon­sa­ble de sus po­si­bles ac­tua­li­za­cio­nes, y a dis­po­si­ción del afi­cio­na­do y los es­tu­dio­sos. Ba­dio­la se des­vin­cu­la por fin del uni­ver­so otei­ciano, que tan­to es­fuer­zo y tiem­po le ha ocu­pa­do. Ese des­ga­ja­mien­to de ca­mi­nos era pa­ra él una acu­cian­te ne­ce­si­dad vi­tal pa­ra afron­tar sus pro­pios em­pren­di­mien­tos ar­tís­ti­cos. El tem­pe­ra­men­to bí­bli­co de Otei­za, sus con­tra­dic­cio­nes, su tor­men­to­sa con­vi­ven­cia con el fra­ca­so —«en esa frus­tra­ción ha­bía co­mo un pla­cer, un re­go­deo», re­cuer­da Ba­dio­la— re­sul­ta­ban ago­ta­do­res pa­ra su en­torno. «Yo lo he co­no­ci­do muy ín­ti­ma­men­te. He vis­to lo que su­fría real­men­te. Sus in­se­gu­ri­da­des eran te­rri­bles, pe­ro su ex­pre­sión era de una es­pe­cie de fu­ror que en na­da apa­ren­ta­ba in­se­gu­ri­dad. Y la ra­zón de ser de ese fu­ror era la ab­so­lu­ta in­se­gu­ri­dad. Me he que­da­do en su ca­sa cuan­do tra­ba­ja­ba en su ex­po­si­ción y he vis­to có­mo su­fría lo in­de­ci­ble pen­san­do en que si esa ex­po­si­ción se rea­li­za­ba lo úni­co que ha­ría era po­ner en evi­den­cia to­das sus in­ca­pa­ci­da­des, sus de­bi­li­da­des. Pe­ro al mis­mo tiem­po te­nía una se­cre­ta fe en su tra­ba­jo que le de­cía: ‘No, yo soy quien soy’. Esa co­sa tan con­tra­dic­to­ria era tre­men­da pa­ra él, pe­ro pa­ra los que lo ro­dea­ban era una au­tén­ti­ca tor­tu­ra. La gen­te que se preo­cu­pa­ba y le que­ría era muy di­fí­cil que pu­die­ra aguan­tar mu­cho tiem­po. La úni­ca fue su mu­jer, It­ziar Ca­rre­ño, que aguan­tó has­ta el fi­nal, y que te­nía to­do el mé­ri­to del mun­do y era un ser ex­tra­or­di­na­rio». Ba­dio­la no fue una ex­cep­ción. Aca­bó ex­haus­to.

Aún lo re­crea en su men­te co­mo «una es­pe­cie de Za­ra­tus­tra, esos que ba­jan del mon­te y se po­nen a lan­zar im­pre­ca­cio­nes al mun­do». Sí, un Za­ra­tus­tra en las la­de­ras del San­tua­rio de Aran­tza­zu, un mo­nu­men­to del ar­te y la van­guar­dia que de no ser por esa fe de Otei­za, por su te­són, di­fí­cil­men­te hu­bie­se sa­li­do ade­lan­te, ya que la Igle­sia con­si­de­ró inapro­pia­dos sus plan­tea­mien­tos es­té­ti­cos y sus após­to­les des­tri­pa­dos, po­co me­nos que sa­crí­le­gos.

La or­den de los fran­cis­ca­nos im­pul­sa el pro­yec­to. Se ini­cia (en Oña­ti, Gui­púz­coa) en el año 50, y ha­cia 1954 un obis­po de San Se­bas­tián lo clau­su­ró. Otei­za ya te­nía ta­lla­dos tres o cua­tro após­to­les. En el 68, tras el Con­ci­lio Va­ti­cano II, se pu­do re­to­mar, gra­cias al to­zu­do em­pe­ño de Otei­za. En­con­tró, ade­más de ata­ques fu­ri­bun­dos, un sor­pren­den­te res­pal­do ciu­da­dano (y en la pren­sa). Aran­tza­zu es un san­tua­rio de de­vo­ción po­pu­lar ubi­ca­do en un lu­gar que ya era sa­gra­do mu­cho an­tes del cris­tia­nis­mo. «Por al­gu­na ra­zón —ano­ta Ba­dio­la—, la gen­te en­ten­dió que aque­llas co­sas que en prin­ci­pio de­bían pa­re­cer muy mo­der­nas tam­bién te­nían una co­sa an­ces­tral, una ex­pre­sión de es­pi­ri­tua­li­dad pre­cris­tia­na» que sí co­nec­ta­ba con una sen­si­bi­li­dad re­li­gio­sa. «Es un pro­yec­to cla­ve, pe­ro no so­lo pa­ra él. Aran­tza­zu es fun­da­men­tal pa­ra el ar­te vas­co en ese mo­men­to. Su­pu­so la con­fluen­cia de ar­tis­tas que van a ser des­pués real­men­te im­por­tan­tes. Y fue una pi­ca en Flan­des en lo que re­pre­sen­ta­ba co­mo ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa, ya que en los años cin­cuen­ta el na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo te­nía un pe­so de­mo­le­dor», re­cuer­da Ba­dio­la.

Allí coin­ci­dió con Chi­lli­da. Otei­za tra­ba­ja­ba en los após­to­les pa­ra el fri­so de la fa­cha­da (que fue ve­ta­do y que­dó ti­ra­do en el sue­lo) y Chi­lli­da, en las puer­tas del tem­plo, abs­trac­tas y por tan­to me­nos pro­ble­má­ti­cas. Ca­da uno por su la­do eje­cu­tó su par­te. Otei­za sí que com­par­tía esa idea co­mo de pro­yec­to en co­mún con los ar­qui­tec­tos (Sáenz de Oi­za y Luis Laor­ga) y el pin­tor Nés­tor Bas­te­rret­xea. La apor­ta­ción de Chi­lli­da se hi­zo de mo­do más in­de­pen­dien­te.

Am­bos aca­ba­rían sien­do gran­des fi­gu­ras de la es­cul­tu­ra del si­glo XX, pe­ro en­se­gui­da se dis­tan­cia­ron. A Otei­za le que­da to­da­vía mu­cho te­rreno por con­quis­tar, en cuan­to a

re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, que pron­to le son­rió a Chi­lli­da. Con­tras­te que Ba­dio­la com­pren­de: «Chi­lli­da es un gran ar­tis­ta, pe­ro lo es por­que sus obras son ob­je­tos de ad­mi­ra­ción ab­so­lu­ta. Res­pon­de a una idea del ar­te más clá­si­ca, más per­ma­nen­te, más eter­na. Otei­za es un van­guar­dis­ta. Sus es­cul­tu­ras es­tán des­ti­na­das a fun­cio­nar, a po­ner en mar­cha a la gen­te, a ha­cer­te pro­duc­ti­vo, que te pon­gas a tra­ba­jar. Él se re­fe­ría a sus es­cul­tu­ras co­mo esas la­tas va­cías que aban­do­nas cuan­do ya les has sa­ca­do el ali­men­to. Pa­ra Otei­za lo im­por­tan­te es lo que las es­cul­tu­ras son ca­pa­ces de pro­du­cir, más que el ob­je­to en sí mis­mo. De he­cho, sus es­cul­tu­ras son co­mo po­bres, no res­pon­den a cri­te­rios de be­lle­za. Hay ar­tis­tas jó­ve­nes ex­tran­je­ros que vie­nen a Bil­bao, y pue­den ad­mi­rar a Chi­lli­da pe­ro si al­guien les pue­de des­co­lo­car y lle­var­los a una si­tua­ción más ac­ti­va es Otei­za. Chi­lli­da ape­la a una idea de la eter­ni­dad del ar­te, mien­tras Otei­za ape­la más a la co­sa ca­si evan­gé­li­ca de que pa­ra que la se­mi­lla dé fru­tos de­be mo­rir, es de­cir, la es­cul­tu­ra de­be sa­cri­fi­car­se pa­ra ge­ne­rar al­go. Y al fi­nal, pa­ra­do­jas, Chi­lli­da con to­do lo gran­dí­si­mo ar­tis­ta que es, tie­ne su fun­da­ción ce­rra­da, y la de Otei­za ahí es­tá, sa­can­do li­bros y po­nien­do en mar­cha pro­yec­tos», sub­ra­ya.

Es ex­tra­or­di­na­rio que en un ra­dio tan pe­que­ño coin­ci­dan en el tiem­po dos obras tan im­por­tan­tes co­mo la de Chi­lli­da y Otei­za. Pe­ro con­vi­vie­ron muy mal. «Se lle­va­ban fa­tal. Se tra­ta­ron y coin­ci­die­ron en el gru­po Gaur, que re­no­vó en los 60 el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co. Pe­ro siem­pre se lle­va­ron mal, por­que res­pon­den a dos ideas del ar­te ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes. Y ade­más es­tá el he­cho de que Chi­lli­da fue­se el ar­tis­ta de éxi­to por an­to­no­ma­sia y Otei­za, el ar­tis­ta del fra­ca­so por an­to­no­ma­sia. Ca­da uno es­ta­ba más o me­nos có­mo­do en su si­tua­ción —evo­ca Ba­dio­la—, pe­ro en la re­la­ción de am­bos re­sul­ta­ba un as­pec­to irre­con­ci­lia­ble. Por­que lo que po­día uno ad­mi­rar del otro lo po­nía en cues­tión a sí mis­mo. El éxi­to de Chi­lli­da po­nía en cues­tión el fra­ca­so de Otei­za y la pro­duc­ti­vi­dad del fra­ca­so de Otei­za po­nía en cues­tión el éxi­to de Chi­lli­da».

El éxi­to a Otei­za le lle­gó tras la ex­po­si­ción de 1988 que pre­pa­ró Ba­dio­la y aque­llo su­pu­so tam­bién «un des­ca­la­bro con­si­de­ra­ble en su vi­da», la de una per­so­na que so­lo ven­día una es­cul­tu­ra cuan­do ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro, que vi­vía muy aus­te­ra­men­te. «Lo úni­co que le gus­ta­ba era pe­gar­se co­mi­lo­nas. Te­nía un Ci­troën Dya­ne 6, que aún se con­ser­va. Ade­más, cuan­do te­nía di­ne­ro lo re­par­tía de la ma­ne­ra más ar­bi­tra­ria ima­gi­na­ble. Ve­nía al­guien a pe­dir­le y le sol­ta­ba che­ques im­pre­sio­nan­tes».

Ba­dio­la ex­pli­ca que, «de­fi­ni­da a lo bes­tia», Otei­za te­nía una men­ta­li­dad un po­co es­ta­li­nis­ta en el sen­ti­do que pen­sa­ba que pa­ra im­ple­men­tar to­dos sus pro­yec­tos es­té­ti­cos ne­ce­si­ta­ba del po­der po­lí­ti­co. Sus ins­ti­tu­tos de es­té­ti­ca com­pa­ra­da, sus pro­yec­tos pe­da­gó­gi­cos, de an­tro­po­lo­gía, sus cen­tros de in­ves­ti­ga­cio­nes lin­güís­ti­cas… Ahí na­ció otro de sus gran­des di­vor­cios. «Que­ría ha­cer reali­dad sus ideas. Y to­da su ilu­sión es­ta­ba pues­ta en la cons­ti­tu­ción del pri­mer Go­bierno vas­co a ini­cios de los 80. Lo nom­bra­rían con­se­je­ro de Cultura e iba a po­ner en mar­cha to­do su pro­yec­to». Na­da más le­jos de la reali­dad. Lo que tie­nen los pro­yec­tos utó­pi­cos es que son utó­pi­cos. Lo que hi­cie­ron ade­más fue po­ner a su ami­go más ín­ti­mo de ase­sor: Nés­tor Bas­te­rret­xea, un hom­bre del par­ti­do, del PNV. Y Otei­za con­si­de­ró aque­llo una trai­ción.

Es­cri­bía ar­tícu­los con­tra el Go­bierno vas­co. Es­ta­ba ca- brea­do. Y a ini­cios de los 90, el es­cul­tor de Orio, tan na­cio­na­lis­ta, se hi­zo ami­go del presidente de Na­va­rra, Juan Cruz Alli (de UPN), con un ta­lan­te muy abier­to. Ha­lló com­pren­sión, em­pa­tía y aten­ción en Na­va­rra y fue así que de­ci­dió que de­ja­ba su obra a la co­mu­ni­dad fo­ral pa­ra ins­ta­lar­la en Al­zu­za, una al­dea pe­que­ña en la que te­nía ca­sa y vi­vía por tem­po­ra­das —cuan­do de­ja­ba Za­rautz— des­de fi­na­les de los 70. Y en Al­zu­za es­tá su fla­man­te mu­seo. «No hu­bo una de­ci­sión del ti­po: es­toy vi­vien­do en Eus­ka­di, me ca­breo y me voy», des­mien­te Ba­dio­la.

«OTEI­ZA. CA­TÁ­LO­GO RAZONADODE ES­CUL­TU­RA» 􀁳􀀀 􀀡􀁕􀁔􀁏􀁒􀀚􀀀􀀴􀁘􀁏􀁍􀁉􀁎􀀀􀀢􀁁􀁄􀁉􀁏􀁌􀁁􀀀􀁳􀀀􀀥􀁄􀁉 - ta­do por la Fun­da­ción Mu­seo Jor­ge Otei­za

􀁙􀀀􀁌􀁁􀀀􀀥􀁄􀁉􀁔􀁏􀁒􀁉􀁁􀁌􀀀􀀮􀁅􀁒􀁅􀁁􀀌􀀀􀁃􀁏􀁎􀀀􀁌􀁁􀀀􀁃􀁏􀁌􀁁􀁂􀁏􀁒􀁁􀁃􀁉􀃘􀁎􀀀􀁄􀁅􀀀 􀀧􀁏􀁂􀁉􀁅􀁒􀁎􀁏􀀀􀁄􀁅􀀀􀀮􀁁􀁖􀁁􀁒􀁒􀁁􀀀􀁳􀀀􀀤􀁏􀁓􀀀􀁔􀁏􀁍􀁏􀁓􀀀􀁅􀁎􀀀􀁃􀁁􀁊􀁁􀀀 􀀈􀀙􀀕􀀒􀀀􀁐􀃉􀁇􀁉􀁎􀁁􀁓􀀉􀀀􀁳􀀀􀀑􀀒􀀐􀀀􀁅􀁕􀁒􀁏􀁓

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.