PIM­PI­NE­LA.

«No­so­tros es­pia­mos la in­ti­mi­dad de la pa­re­ja»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - PIM­PI­NE­LA

JA­VIER BE­CE­RRA | Pe­se a su po­pu­la­ri­dad y ape­go por Ga­li­cia, Pim­pi­ne­la no ha­bía ac­tua­do nun­ca en A Coruña o Vi­go . «Allí no voy des­de que era pe­que­ño y via­já­ba­mos en bar­co a Es­pa­ña», di­ce Joa­quín Ga­lán, mi­tad del dúo que com­ple­ta su her­ma­na Lucía. Lle­gan agre­si­vos, con nue­vo dis­co y can­cio­nes con tí­tu­los co­mo Bas­tar­do. «Es fuer­te, por­que ahí ha­bla­mos de la in­fi­de­li­dad de un hom­bre, te­nien­do co­mo aman­te a la her­ma­na de su mu­jer. Es una his­to­ria real», aña­de. —¿Lo su­yo es tea­tro mu­si­ca­do o mú­si­ca tea­tra­li­za­da?

—Di­ría más mú­si­ca tea­tra­li­za­da, por­que la me­lo­día es cla­ve. Le da el en­vol­to­rio jus­to pa­ra que to­me fuer­za. Al tea­tro le qui­tas la mú­si­ca y si­gue sien­do tea­tro, pe­ro la mú­si­ca es el vehícu­lo cla­ve. —¿Y pop «te­le­no­ve­les­co»?

—Pue­de ser. La te­le­no­ve­la es un gé­ne­ro un po­co más dra­ma­ti­za­do que lo nues­tro. La di­fe­ren­cia es que lo que ellos ha­cen en 100 ca­pí­tu­los, no­so­tros lo me­te­mos en una can­ción. Pe­ro sí, son his­to­rias y a no­so­tros nos gus­ta con­tar his­to­rias más allá de de­cir «te quie­ro, có­mo te ex­tra­ño». — His­to­rias en­ten­di­bles. ¿Rehú­yen las me­tá­fo­ras?

—Nues­tro len­gua­je es di­rec­to. Me en­can­tan las can­cio­nes con me­tá­fo­ras, pe­ro en ca­sa no ha­bla­mos con me­tá­fo­ras. No­so­tros lo que ha­ce­mos es es­piar la in­ti­mi­dad de una pa­re­ja y usa­mos el len­gua­je co­mún de to­dos los días. La idea es mos­trar la reali­dad, no con­ver­tir­la en poe­sía. —¿Hay te­mas de amor sin des­pe­cho en su re­per­to­rio? —Sí, Vi­vir sin ti no pue­do de los ochen­ta. Amor de her­ma

nos, que es­tá en el nue­vo dis­co. De­jar vi­vir, una can­ción en ho­me­na­je al amor igua­li­ta­rio que se apro­bó por ley en Ar­gen­ti­na, sien­do el pri­mer país de Amé­ri­ca. Pe­ro a la gen­te le que­dan las his­to­rias fuer­tes. — ¿Te­nían un re­fe­ren­te cuan­do em­pe­za­ron?

—No, so­lo mi in­ten­ción de ha­cer al­go di­fe­ren­te. Vien­do a Lucía, que ha­cía tea­tro, un día apa­re­cí con la can­ción de Ol­ví­da­me y pe­ga la vuel­ta. Nos em­pe­za­mos a di­ver­tir. Nues­tros ami­gos, tam­bién. Em­pe­zó co­mo un jue­go. —A lo gran­de, con su himno.

—Sí, fue co­mo el Yo soy aquel de Raphael. —¿Con­ti­núa sien­do el te­ma más es­pe­ra­do?

—Sí, has­ta ha­ce po­co me de­cían que era la can­ción nú­me­ro uno en los ka­rao­kes. Pa­dres e hi­jos, pa­re­jas, ami­gos y ami­gas se subían a can­tar­la. —En Es­pa­ña cues­ta for­mar go­bierno y se lee: «Pa­re­cen Pim­pi­ne­la». ¿Qué le pa­re­ce? —Nos sen­ti­mos co­mo si nos ho­me­na­jea­sen. En cier­to mo­do so­mos co­mo una mar­ca re­gis­tra­da, cuan­do quie­ren de­fi­nir una si­tua­ción así a ve­ces acu­den a nues­tro nom­bre en los ti­tu­la­res pa­ra que la no­ti­cia ten­ga más re­per­cu­sión. Eso nos lle­na de or­gu­llo. Uno no pre­ten­de gus­tar­le a to­do el mun­do, pe­ro es bueno que te con­vier­tan en re­fe­ren­te. —Gus­tos apar­te, Pim­pi­ne­la caen bien a to­dos. ¿Por qué?

—Creo que hi­ci­mos un ca­mino pa­ra­le­lo a to­do. In­ten­ta­mos no ser una mo­da y ha­cer una ca­rre­ra de fon­do. No mo­les­ta por­que no com­pi­te con na­da. Cuan­do apa­re­cían Án- ge­la Ca­rras­co y Ca­mi­lo Ses­to can­tan­do y mi­rán­do­se de­cían: «¡Ah mi­ra, co­mo Pim­pi­ne­la!». —¿Es Pim­pi­ne­la un gru­po fe­mi­nis­ta? —Yo lo veo así. Cuan­do em­pe­za­mos, en los ochen­ta, Amé­ri­ca La­ti­na era un cria­de­ro de ma­chis­tas. Lucía se con­vir­tió en la he­roí­na de esas mu­je­res que ha­bían si­do su­mi­sas. In­clu­so en Es­pa­ña. No era nor­mal en­ton­ces ver a una mu­jer di­cién­do­le «¡Bas­ta!» al ma­chis­mo, a la men­ti­ra y la in­fi­de­li­dad, asu­mien­do que po­día vi­vir so­la sin él. —¿Y có­mo ha cam­bia­do el hom­bre? —Es­ta­mos des­orien­ta­dos [ri­sas]. En el dis­co del 2011 ha­bía una can­ción, Pre

fie­ro es­tar so­la, en la que ella di­ce que no quie­re al hom­bre si no pue­de es­tar de igual a igual con él. Eso es así y nues­tras can­cio­nes re­fle­jan esa reali­dad.

LUCÍA SE CON­VIR­TIÓ EN UNA HE­ROÍ­NA DE ESAS MU­JE­RES QUE HA­BÍAN SI­DO SU­MI­SAS»

DRA­MAS DE PA­RE­JA Lucía y Joa­quín Ga­lán han pues­to ban­da so­no­ra a va­rias ge­ne­ra­cio­nes con su pop tea­tra­li­za­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.