DES­TINO: OVIE­DO. Cul­tu­ra y gas­tro­no­mía a un ti­ro de pie­dra de Ga­li­cia

OVIE­DO REDESCUBRE SU CON­DI­CIÓN DE PUN­TO DE PAR­TI­DA DE LOS ITI­NE­RA­RIOS JACOBEOS. PARA EL TU­RIS­TA GA­LLE­GO, LA CER­CA­NÍA Y LA GRAN OFER­TA CUL­TU­RAL Y GAS­TRO­NÓ­MI­CA SON LOS PRIN­CI­PA­LES ATRAC­TI­VOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

MI­GUEL BA­RRE­RO | To­dos los ca­mi­nos na­cie­ron en Ovie­do. O, si no to­dos, al menos sí los que con­du­cen a San­tia­go. Así lo re­cuer­da una pla­ca que en el sue­lo, an­te las puer­tas de la ca­te­dral, ex­pli­ca que de ese lu­gar sa­lió el rey Al­fon­so II en la que se con­si­de­ra la pri­me­ra pe­re­gri­na­ción a Com­pos­te­la. Es un hi­to de so­bra co­no­ci­do y abor­da­do en una bue­na can­ti­dad de es­tu­dios his­to­rio­grá­fi­cos, pe­ro que, por di­ver­sas ra­zo­nes, no ha­bía lle­ga­do a ca­lar en el sub­cons­cien­te co­lec­ti­vo de la ciu­dad. Has­ta aho­ra. La de­cla­ra­ción de la ru­ta que si­guió aquel re­mo­to mo­nar­ca as­tu­riano, el lla­ma­do Ca­mino Pri­mi­ti­vo, co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por par­te de la Unes­co ha pro­pi­cia­do que Ovie­do vi­va ac­tual­men­te un go­zo­so re­en­cuen­tro con su con­di­ción de pun­to de par­ti­da ja­co­beo. To­do arran­có, co­mo se sa­be, cuan­do un er­mi­ta­ño lla­ma­do Paio des­cu­brió en un bos­que de la Ga­llae­cia un se­pul­cro que el obis­po Teo­do­mi­ro, pre­la­do de Iria Fla­via, iden­ti­fi­có co­mo per­te­ne­cien­te al após­tol San­tia­go. Co­mu­ni­ca­da la no­ti­cia a la cor­te, que en­ton­ces se en­con­tra­ba en Ovie­do, el rey qui­so acu­dir allí a con­tem­plar con sus pro­pios ojos el ha­llaz­go. No ha que­da­do cons­tan­cia del iti­ne­ra­rio con­cre­to, pe­ro la ló­gi­ca dic­ta que tu­vo que des­pla­zar­se por la cal­za­da ro­ma­na que co­mu­ni­ca­ba Lu­cus As­tu­rum (Lu­go de Lla­ne­ra) con Lu­cus Au­gus­ti (Lu­go) y que una vez allí hu­bo de to­mar la que lle­va­ba has­ta Bra­ca­ra Au­gus­ta (Bra­ga) pa­san­do por Iria Fla­via (Pa­drón). Lo que sí es­ta con­sig­na­do es que or­de­nó le­van­tar una igle­sia so­bre los res­tos apos­tó­li­cos y que, tras su muer­te, co­men­za­ron a apa­re­cer tes­ti­mo­nios de via­je­ros que se ha­bían de­ci­di­do a se­guir sus pa­sos en lo que fue el pri­mer Ca­mino de San­tia­go de los mu­chos que se irían di­bu­jan­do a lo lar­go de los si­glos si­guien­tes.

Las co­sas han cam­bia­do

Fue pre­ci­sa­men­te el uso de es­tas vías menos ar­duas, en tan­to que dis­cu­rrían por te­rri­to­rios mu­cho más ase­qui­bles, y en es­pe­cial el au­ge ex­pe­ri­men­ta­do des­de el si­glo XIII por el lla­ma­do Ca­mino Fran­cés, lo que hi­zo que el Ca­mino Pri­mi­ti­vo fue­se que­dan­do re­le­ga­do en las pre­fe­ren­cias de los ca­mi­nan­tes. Tam­bién en la me­mo­ria de los te­rri­to­rios por los que dis­cu­rría su tra­za­do. Pe­se a que de vez en cuan­do al­gún que otro pe­re­grino se ani­ma­ba a em­pren­der la aven­tu­ra por su cuen­ta, pue­de de­cir­se que As­tu­rias dio la es­pal­da a una tra­di­ción ja­co­bea que, ex­tra­ña­men­te, em­pe­zó a re­sul­tar­le aje­na.

Las co­sas han cam­bia­do, pe­se a que las evi­den­cias nun­ca de­ja­ron de es­tar ahí. En Ovie­do si­gue en pie la ca­te­dral del Sal­va­dor, con la her­mo­sa Cá­ma­ra San­ta en cu­yo apos­to­la­do mu­chos ven la mano de un dis­cí­pu­lo del maes­tro Mateo, y los ove­ten­ses siem­pre han te­ni­do a ga­la aque­llo de que «quien va a San­tia­go y no va a San Sal­va­dor, vi­si­ta al cria­do y de­ja al Se­ñor». El pa­sa­do ve­rano, un sim­po­sio ce­le­bra­do ba­jo el tí­tu­lo Los re­yes de As­tu­rias y los orí­ge­nes del cul­to a la tum­ba del após­tol San­tia­go ini­ció una de las sen­das, la de la con­cien­cia­ción aca­dé­mi­ca y so­cial, por las que la ciu­dad quie­re ca­mi­nar en ese re­des­cu­bri­mien­to del Ca­mino Pri­mi­ti­vo. Coor­di­na­do por los his­to­ria­do­res Ra­quel Alon­so y Javier Fer­nán­dez Con­de, tra­ta­ba de arro­jar luz so­bre la primitiva vin­cu­la­ción en­tre los mo­nar­cas as­tu­ria­nos y la se­pul­tu­ra ja­co­bea, «un pro­ble­ma con­tro­ver­ti­do que se jus­ti­fi­ca me­dian­te res­tos do­cu­men­ta­les, cro­nís­ti­cos y ma­te­ria­les de fia­bi­li­dad di­ver­sa». La in­ten­ción úl­ti­ma, ex­pli­can sus res­pon­sa­bles, es «cons­truir un cor­pus ac­tua­li­za­do y crí­ti­co que sir­va de ba­se a los es­tu­dios pos­te­rio­res so­bre es­te te­ma». La ciu­dad, mien­tras tan­to, vi­ve un tan­to per­ple­ja la cre­cien­te pre­sen­cia de pe­re­gri­nos en sus ca­lles. No es un he­cho ais­la­do: to­das las po­bla­cio­nes dis­per­sas a lo lar­go del Ca­mino Pri­mi­ti­vo ha­blan de un au­ge que es­tá muy le­jos de ha­ber to­ca­do te­cho, aun­que na­die quie­re caer en el ries­go de la so­bre­ex­plo­ta­ción.

Sin ex­ce­sos tu­rís­ti­cos

Los ca­mi­nan­tes más ave­za­dos ex­pli­can que es­te éxi­to ines­pe­ra­do se de­be, pri­me­ro, a la be­lle­za de la ru­ta y, des­pués, al he­cho que de to­dos los iti­ne­ra­rios jacobeos his­tó­ri­cos sea el úni­co que se pue­de re­co­rrer com­ple­to (del prin­ci­pio al fin, del al­fa al ome­ga) en un tiem­po apro­xi­ma­do de quin­ce días. Hay una ter­ce­ra ra­zón: el ca­rác­ter vir­gen del pai­sa­je y de la pro­pia pe­re­gri­na­ción, mu­cho menos ma­si­fi­ca­da que otras y, por tan­to, apar­ta­da de los ex­ce­sos tu­rís­ti­cos.

Hay quien di­ce que la gran vir­tud del Ca­mino Pri­mi­ti­vo ra­di­ca en man­te­ner casi in­tac­to lo que de­bió de ser el es­pí­ri­tu pri­mi­ge­nio de las pri­me­ras ca­mi­na­tas ha­cia la tum­ba com­pos­te­la­na. Esas que tu­vie­ron en Ovie­do su ki­ló­me­tro ce­ro y ter­mi­na­ron con­for­man­do uno de los gran­des fe­nó­me­nos cul­tu­ra­les de la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.