Li­te­ra­tu­ra pa­ra ca­ní­ba­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - AL LORO -

LUÍS POU­SA | A Ra­fael Reig hay que leer­lo por­que pa­ra es­cri­bir so­bre el as­cen­so de Fran­ces­co Pe­trar­ca, el 26 de abril de 1336, al Mont Ven­to­ux pri­me­ro se da un ro­deo —un ma­ra­vi­llo­so ro­deo: qué se­ría de la vi­da sin ro­deos— por el ca­pí­tu­lo 31 de Huc­kle­berry Finn, cuando Huck asu­me su pro­pio des­tino y que es­tá dispuesto a ir al in­fierno con su ami­go Tom Saw­yer, y por la eta­pa del Tour de Fran­cia que en ju­lio de 1967 ter­mi­nó en ese Mont Ven­to­ux. Aquel día mu­rió so­bre la bi­ci­cle­ta el gre­ga­rio Tom Sim­pson, des­pués de me­ter­se me­dia bo­te­lla de co­ñac Rémy Mar­tin y dos tu­bos de an­fe­ta­mi­nas co­mo com­bus­ti­ble pa­ra su­bir al puer­to. ¿Por qué Huck Finn? ¿Por qué el Tour? Por­que ese día de 1336, sos­tie­ne Ra­fael Reig en Se­ña­les de humo, mu­rió de for­ma an­ti­ci­pa­da la Edad Me­dia y sur­gió el Re­na­ci­mien­to con la crea­ción de la fi­gu­ra del in­te­lec­tual. To­do ello des­en­ca­de­nó, nos cuen­ta Reig, la «gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca del pe­trar­quis­mo bu­bó­ni­co» que to­da­vía hoy pa­de­ce­mos.

Se­ña­les de humo (Tus­quets) es la pre­cue­la de su ce­le­bra­do Ma­nual de li­te­ra­tu­ra pa­ra ca­ní­ba­les, don­de ras­trea­ba des­de el si­glo XIX has­ta la ac­tua­li­dad. Aho­ra Reig re­mon­ta las aguas has­ta las jar­chas mo­zá­ra­bes pa­ra desem­bo­car lue­go en Lo­pe de Ve­ga y Cer­van­tes, los dos maes­tros de la in­te­li­gen­cia li­te­ra­ria con­ce­bi­da co­mo hu­mor y com­pa­sión que com­ba­tie­ron la mal­di­ción de la «al­ta cul­tu­ra» en nues­tras le­tras.

Pa­ra Reig, el ca­mino se tor­ció al sal­tar de los ju­gla­res al mes­ter de cle­re­cía, cuando los po­de­ro­sos de­ci­die­ron que tam­bién te­nían que in­va­dir «la ima­gi­na­ción de los so­me­ti­dos». El pe­trar­quis­mo in­te­lec­tua­loi­de hi­zo el res­to. Y así lle­ga­mos, por otros de­rro­te­ros, a la la­pi­da­ción de Bob Dy­lan por su he­te­ro­do­xo No­bel. Pa­ra cu­rar­se de pe­dan­te­rías y os­cu­ri­da­des, hay que se­guir al demente pro­fe­sor de li­te­ra­tu­ra Mar­tín Belinchón en sus via­jes por el tiem­po a lo lar­go de es­ta no­ve­la trans­ge­né­ri­ca. Apren­de­mos así a leer de nue­vo al Ar­ci­pres­te de Hi­ta, el Can­tar del Mío Cid, La Ce­les­ti­na, El La­za­ri­llo de Tor­mes y, por su­pues­to, a Cer­van­tes y Lo­pe, que se in­ven­ta­ron a sí mis­mos, in­ven­ta­ron sus lec­to­res e in­ven­ta­ron una tra­di­ción li­te­ra­ria de la que nun­ca de­bi­mos ale­jar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.