Nues­tro alie­ní­ge­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - AL LORO -

LUÍS POU­SA | Re­cor­da­mos El hom­bre que ca­yó en la Tie­rra en pri­mer lu­gar por la pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­zó en 1976 David Bo­wie, en­fun­dán­do­se en la piel de un ex­tra­te­rres­tre lle­ga­do del es­pa­cio ex­te­rior pa­ra sal­var su pla­ne­ta y, de pa­so, sal­var a la hu­ma­ni­dad de sí mis­ma. Pe­ro El hom­bre que ca­yó en la Tie­rra es, so­bre to­do, la in­men­sa no­ve­la pu­bli­ca­da por Wal­ter Te­vis en 1963, que aho­ra re­edi­ta en es­pa­ñol Con­tra. Fa­lle­ci­do en 1984, Te­vis no pu­do com­pro­bar cuán­to de an­ti­ci­pa­ción ha­bía en el año 1988 que di­bu­ja­ba en es­ta ex­tra­or­di­na­ria na­rra­ción. Pe­ro lo que sin du­da lo­gró con su no­ve­la fue des­tro­zar los tó­pi­cos y pre­jui­cios que pe­sa­ban so­bre un gé­ne­ro que, a fin de cuen­tas, es lo de me­nos en un texto que ha­bla de lo que ha­blan los gran­des clá­si­cos: la irre­me­dia­ble so­le­dad del ser hu­mano, aun­que sea a tra­vés de los ojos de un alie­ní­ge­na. O tal vez pre­ci­sa­men­te por eso.

Tho­mas Je­ro­me New­ton, su­pues­ta­men­te na­ci­do en Idd­le Creek, Ken­tucky, en 1903, es en reali­dad un ser lle­ga­do del le­jano pla­ne­ta Ant­hea. Le gus­ta leer poe­sía y beber gi­ne­bra se­ca (vi­cio que ad­qui­rió de su in­se­pa­ra­ble ayu­dan­te, Betty Jo). Apren­dió to­do lo que sa­be de los te­rres­tres vien­do la te­le­vi­sión y lle­ga a nues­tro pla­ne­ta con la idea de cons­truir una gran na­ve es­pa­cial con la que trans­por­tar a los po­cos cien­tos de ant­hea­nos que han so­bre­vi­vi­do a las gue­rras lo­ca­les. Por eso, an­te la cre­cien­te ame­na­za de las ar­mas nu­clea­res, New­ton se con­vier­te en un po­de­ro­so in­dus­trial dis­pues­to a co­lo­car a sus con­gé­ne­res en los pues­tos de de­ci­sión ade­cua­dos pa­ra que con­tro­len a la hu­ma­ni­dad y evi­ten así la in­mi­nen­te he­ca­tom­be ató­mi­ca.

Te­vis uti­li­za es­ta tra­ma, don­de con­flu­yen la li­te­ra­tu­ra so­bre ex­tra­te­rres­tres y la cien­cia fic­ción, pa­ra in­da­gar en su pro­pia exis­ten­cia y en la de to­dos no­so­tros, a tra­vés de las mi­ra­das cru­za­das de New­ton, Betty Jo y Nat­han Bry­ce, un in­ge­nie­ro quí­mi­co al que con­fe­sa­rá sus pla­nes una no­che de in­som­nio y al­cohol en un ho­tel de Chica­go. Por eso hay que acer­car­se a es­ta pro­di­gio­sa no­ve­la de alie­ní­ge­nas: pa­ra en­ten­der que los gé­ne­ros no im­por­tan (o no exis­ten) y que la ta­xo­no­mía li­te­ra­ria es­tá pa­ra di­na­mi­tar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.