La di­va pop que un buen día qui­so sa­bo­rear un po­co de rock

GUI­TA­RRAS RUGIENTES, IN­TER­PRE­TA­CIÓN DESAFIAN­TE Y ARO­MA DE CLUB. ASÍ APA­RE­CE LA NUE­VA LADY GA­GA EN EL SIN­GLE «A-YO». ¿SE HA TRANS­FOR­MA­DO LA AR­TIS­TA QUE ARRA­SÓ EN LAS PIS­TAS DE BAI­LE? LA CON­TES­TA­CIÓN TIE­NE UN SÍ Y UN NO. EN «JOAN­NE» HAY GA­NAS DE CAM­BIO, PER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EN PORTADA -

JA­VIER BE­CE­RRA | Ca­ma­leó­ni­ca. Ya es­tá. Di­cho. Pro­vo­ca­do­ra. Tam­bién. La par­ti­cu­lar nu­be de tags (re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de los vo­ca­blos claves de un texto) de lo es­cri­to so­bre Lady Ga­ga mues­tra esas dos pa­la­bras con ca­rac­te­res grue­sos y afán de pro­ta­go­nis­mo. Se­gu­ra­men­te, un po­qui­to más pe­que­ña pe­ro so­bre­sa­lien­do en la in­fi­ni­dad de vo­ca­blos, se pue­de ver otro: pop-star.

Sí, Lady Ga­ga fue la gran es­tre­lla blan­ca del pop en­tre 2008 y 2012. Apar­ta­da Ky­lie Mi­no­gue del fo­co prin­ci­pal, con Ka­te Perry ha­cien­do bue­nos sin­gles pe­ro sin lle­gar a re­ven­tar del to­do y Tay­lor Swift ocu­pan­do el pues­to ama­ble, Stefani Joan­ne An­ge­li­na Ger­ma­not­ta (así fi­gu­ra en su pa­sa­por­te) pu­do en­car­nar en ese pe­rio­do lo más pa­re­ci­do a lo que fue Ma­don­na en los años ochen­ta y no­ven­ta: can­cio­nes uni­ver­sa­les, con­tro­ver­sia, ti­tu­la­res y sen­sa­ción de ser om­ni­pre­sen­te.

Lo lo­gró, en lo mu­si­cal, ti­ran­do de pop elec­tró­ni­co, es­tri­bi­llos ad­he­si­vos y rit­mos ma­cha­co­nes. Pie­zas co­mo Po­ker Fa­ce, Just Dan­ce, Bad Ro­man­ce o Ap­plau­se con­for­man par­te de la ban­da so­no­ra del cam­bio de la dé­ca­da sin nom­bre a los, lla­mé­mos­les así, años diez. Carecen de la en­ti­dad aque­llos In­to The Groo­ve,

Ma­te­rial Girl o Li­ke a Vir­gin, pe­ro ca­la­ron. Los ves­ti­dos de car­ne cru­da, sus en­fren­ta­mien­tos con or­ga­ni­za­cio­nes re­li­gio­sas o esa co­lo­nia que se lan­zó alu­dien­do a que ole­ría «a san­gre y se­men» se en­car­ga­ron de po­ner el res­to.

Ex­per­ta en la mer­ca­do­tec­nia de la mú­si­ca po­pu­lar y el ma­ne­jo del per­so­na­je más allá del ar­tis­ta, lo qui­so su­bli­mar to­do con su ter­cer dis­co. Lo ti­tu­ló, con to­da la in­ten­ción del mun­do, Art­pop (2013). Pe­ro no sa­lió del to­do bien co­mer­cial­men­te. Y, ade­más, ya ha­bía apa­re­ci­do por ahí Mi­ley Ci­rus dan­do mues­tras de su ha­bi­li­dad pa­ra ma­ne­jar la es­can­da­le­ra me­diá­ti­ca. To­ca­ba cam­biar. Has­ta en­ton­ces, sus mu­ta­cio­nes re­sul­ta­ban re­la­ti­vas. La di­va un día se te­ñía el pe­lo de ru­bio y otro de ver­de, ofre­cien­do un sor­pren­den­te cro­ma­tis­mo en to­das sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. Pe­ro, a ni­vel so­no­ro, no pro­ta­go­ni­za­ba gran­des gi­ros en sus dis­cos co­mo pa­ra esos (exa­ge­ra­dos siem­pre) pa­ra­le­lis­mos que al­gu­nos pro­po­nían con David Bo­wie o trans­for­mis­tas mu­si­ca­les si­mi­la­res. El re­la­ti­vo fra­ca­so de Art­pop la lle­vó a res­ca­tar aque­lla in­só­li­ta alian­za que tren­zó en 2013 con el clá­si­co can­tan­te croo­ner Tony Ben­nett pa­ra un due­to. Y ter­mi­na­ron lan­zan- do un dis­co, Cheek To Cheek (2014), del que am­bos sa­ca­ron ju­go­sos ré­di­tos. Clá­si­co de los pies a la ca­be­za, en él la voz de Lady Ga­ga dia­lo­ga ra­dian­te con la de Ben­nett, el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te vi­vo de la era do­ra­da de los croo­ners. El colchón lo dan un pu­ña­do de stan­dars de ayer, hoy y siem­pre: des­de el ce­le­bé­rri­mo Anyt­hing Goes de Co­le Por­ter al pro­pio Cheek To Cheek de Ir­ving Ber­lin, pa­san­do por el Sop­his­ti­ca­ted Lady de Du­ke Elling­ton.

En la por­ta­da Ga­ga se pre- sen­ta con una vo­lu­mi­no­sa per­ma­nen­te a lo Cher. Den­tro, ofre­ce exac­ta­men­te lo que anun­cia: mú­si­ca de big band, can­cio­nes de es­mo­king y len­te­jue­las y me­lo­días de esas que apa­re­cen en los cue­llos de la ca­mi­sa co­mo man­chas de car­mín. Con él la pa­re­ja ga­nó un Grammy en el 2005 y su ac­tua­ción en la ga­la fue la más des­ta­ca­da de la no­che.

¿Y aho­ra qué?

Eso es lo que se de­bió pre­gun­tar Lady Ga­ga res­pec­to a su ca­rre­ra tras el pa­rén­te­sis de

su aven­tu­ra ol­die. Ha­bía dos ca­mi­nos: in­ten­tar re­ver­de­cer vie­jos lau­re­les en los flas­hes dis­co­te­que­ros o abrir un nue­vo ca­mino. En Joan­ne (2016), el dis­co que aca­ba de ver la luz, pa­re­ce in­cli­nar­se por la se­gun­da op­ción, aun­que sin sol­tar de to­do la cuerda de su so­ni­do más fa­mi­liar. Ex­pli­qué­mo­nos. Si Per­fect Illu­sion, el sin­gle lan­za­do en sep­tiem­bre usa­ba el len­gua­je re­co­no­ci­ble de la ar­tis­ta, A-YO, el se­gun­do ade­lan­to ape­la­ba a otras co­sas: riffs mar­ca­dos, voz des­ga­rra­da in­ter­mi­ten­te y ga­nas de abo­fe­tear al oyen­te con gui­ta­rras. Los vi­deos de las ac­tua­cio­nes que se pu­sie­ron en cir­cu­la­ción en Youtu­be, con am­bien­te de club, lo ter­mi­na­ban de re­don­dear». Em­pu­ja­ban a es­cri­bir «El dis­co rock de Lady Ga­ga» en el ti­tu­lar. Y en­ja­bo­na­ban la idea de la rein­ven­ción cons­tan­te de la ar­tis­ta que tan bien ven­de.

No re­sul­ta tan ra­di­cal co­mo pu­die­ra pa­re­cer en un prin­ci­pio. Pe­ro la nó­mi­na de co­la­bo­ra­do­res ha­bla por sí so­la: Josh Hom­me de Queen of the Sto­ne Age, Beck, Florence Welch y Jeff Bhas­ker. To­do ello con Mark Ron­son, coau­tor de los te­mas con Ga­ga y di­rec­tor de or­ques­ta. El re­sul­ta­do es un pa­so en lo que se po­dría lla­mar la vía au­tén­ti­ca. La ar­tis­ta pre­su­me de la au­sen­cia de au­to­tu­ne en su voz y se abra­za a la idea de un dis­co real, sin gran­des mas­ca­ra­das de es­tu­dio.

En­tre dos mun­dos

Hay de­va­neos ro­que­ros. Al mar­gen de la ci­ta­da A-YO, John Way­ne ti­ra de elás­ti­cas gui­ta­rras blues-rock. Tam­bién exis­te un cá­li­do acer­ca­mien­to al country, en la ti­tu­lar Joan­ne, ho­me­na­je a su tía fa­lle­ci­da a los 19 años y de lo me­jor del dis­co. Igual­men­te, se de­be men­cio­nar la es­tu­pen­da Co­me To Ma­ma y Sin­ner’s Pra­yer, co­man­da­das am­bas al piano y re­zu­man­do aro­ma a pa­sa­do. Pe­ro, en cuan­to avan­za el dis­co, esa apa­rien­cia or­gá­ni­ca y de­ri­va en al­go más sin­té­ti­co. Ahí se en­cuen­tra Dan­cin’ In Cir­cles, que bien po­dría ha­ber en­ca­ja­do en el re­per­to­rio de Ma­don­na dé­ca­das atrás; Hey Girl, me­dio tiem­po de pop dia­man­tino; o los ba­la­do­nes Mi­llion Rea­sons y An­gel Down, don­de Ga­ga lu­ce po­de­río vo­cal y se pre­sen­tan co­mo ca­ra­me­los pa­ra el lu­ci­mien­to en di­rec­to.

Así las co­sas, el mun­do Lady Ga­ga con­ti­núa gi­ran­do ya con su quin­to tra­ba­jo. Sin gran­des sin­gles y le­jos aún de una rup­tu­ra to­tal res­pec­to sus orí­ge­nes, au­gu­ra un su­ma y si­gue muy le­jano al ca­ta­clis­mo que pro­vo­có con su irrup­ción. No se bus­ca­ba eso. Tam­po­co se ha en­con­tra­do. La ma­du­rez de Lady Ga­ga ya es un he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.