«Hitler aca­bó sien­do un yon­qui con sín­dro­me de abs­ti­nen­cia»

LOS SOL­DA­DOS ALE­MA­NES SE CO­LO­CA­BAN CON ME­TAN­FE­TA­MI­NA DE FOR­MA MA­SI­VA DU­RAN­TE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL. ES­TA DRO­GA FUE DE­CI­SI­VA PA­RA LAS VIC­TO­RIAS NA­ZIS EN LA GUE­RRA RE­LÁM­PA­GO. SON AL­GU­NAS DE LAS RE­VE­LA­CIO­NES QUE HA­CE NOR­MAN OH­LER EN UN LI­BRO QUE DA UNA V

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LETRAS -

EN­RI­QUE CLE­MEN­TE | Pa­re­cía que to­do es­ta­ba ya di­cho so­bre el na­zis­mo. Pe­ro en El gran de­li­rio. Hitler, dro­gas y el III Reich,

Nor­man Oh­ler (Zwei­brüc­ken, 1970) da una vi­sión di­fe­ren­te de la ac­tua­ción en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial de las fuer­zas ar­ma­das ale­ma­nas, que se­gún el autor «re­ci­bie­ron in­gen­tes pro­vi­sio­nes de me­tan­fe­ta­mi­na, el es­ti­mu­lan­te hoy co­no­ci­do co­mo crys­tal meth o me­ta ». His­to­ria­do­res tan re­le­van­tes co­mo Ian Kers­haw, An­tony Bee­vor o Hans Momm­sen han ala­ba­do la pri­me­ra obra de no fic­ción de es­te no­ve­lis­ta, guio­nis­ta y pe­rio­dis­ta. —¿Has­ta dón­de lle­gó el uso de me­tan­fe­ta­mi­na en la so­cie­dad y el ejér­ci­to ale­ma­nes? —El Per­vi­tin, que te­nía co­mo com­po­nen­te la me­tan­fe­ta­mi­na, se con­vir­tió en un pro­duc­to muy po­pu­lar en la so­cie­dad ci­vil a par­tir de 1938, se uti­li­za­ba en to­dos los ám­bi­tos, des­de tra­ba­ja­do­res de las fá­bri­cas, hom­bres de ne­go­cios, con­duc­to­res de tre­nes, se­cre­ta­rias a es­cri­to­res. La per­vi­ti­na se con­se­guía fá­cil­men­te, yo la lla­mo la dro­ga del pue­blo. El fi­sió­lo­go Ot­to F. Ran­ke, que era el res­pon­sa­ble del au­men­to de ren­di­mien­to en el ejér­ci­to, le­yó in­for­mes de uni­ver­si­da­des ale­ma­nas que de­cían que la per­vi­ti­na era efec­ti­va pa­ra com­ba­tir la fa­ti­ga y ven­cer el sue­ño, que era el enemi­go a ba­tir en el ejér­ci­to. Hi­zo prue­bas que le de­mos­tra­ron que los que la to­ma­ban po­dían per­ma­ne­cer más tiem­po des­pier­tos. —Pe­ro los na­zis prohi­bie­ron las dro­gas cuan­do lle­ga­ron al po­der en 1933 y cri­mi­na­li­za­ron a los que la to­ma­ban. —Esa es la iro­nía de es­ta his­to­ria. Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que la per­vi­ti­na no es­ta­ba con­si­de­ra­ba co­mo una dro­ga, se po­día com­prar en cual­quier far­ma­cia, ni si­quie­ra ha­cía fal­ta ir al médico a que la re­ce­ta­ra. Eso cam­bió

cuan­do Leo Con­ti, se­cre­ta­rio de Es­ta­do en­car­ga­do de la sa­lud pú­bli­ca, se dio cuen­ta de que era una dro­ga y con­tra­de­cía la ideo­lo­gía na­zi y or­de­nó en no­viem­bre de 1939 que se dis­pen­sa­ra ex­clu­si­va­men­te con re­ce­ta mé­di­ca. Y es cier­to, con­tra­de­cía ese con­cep­to del ario lim­pio y pu­ro, del superhombre na­zi. —Sos­tie­ne que el uso de me­tan­fe­ta­mi­na fue de­ci­si­vo en las vic­to­rias ale­ma­nas en la gue­rra re­lám­pa­go. —En la in­va­sión de Po­lo­nia su uso no era ofi­cial, pe­ro mu­chos sol­da­dos la uti­li­za­ban. Ran­ke pi­dió in­for­mes a to­dos los ofi­cia­les mé­di­cos so­bre los efec­tos del uso de la per­vi­ti­na, que de­cían que era muy bue­na a la ho­ra de ha­cer el tra­ba­jo, lo que que­ría de­cir pa­ra ma­tar a los enemi­gos. Los con­duc­to­res de los tan­ques po­dían con­du­cir más tiem­po, los sol­da­dos per­dían el mie­do. Por ello, Ran­ke qui­so que se uti­li­za­ra en la in­va­sión de Fran­cia. Al prin­ci­pio no se le dio mu­cha im­por­tan­cia, pe­ro en fe­bre­ro de 1940 eso cam­bió cuan­do tres ge­ne­ra­les, Rom­mel, Gu­de­rian y Von Brau­chitsch man­tu­vie­ron un desa­yuno de tra­ba­jo con Hitler y le di­je­ron que ha­bía que cam­biar de tác­ti­ca pa­ra atra­ve­sar las Ar­de­nas. A Hitler le en­can­tó la idea. Pe­ro te­nía un pro­ble­ma, que so­lo fun­cio­na­ría si se eje­cu­ta­ba de ma­ne­ra muy rá­pi­da y sin pa­rar. El 17 de abril de 1940 se emi­tió el de­cre­to de sus­tan­cias des­per­ta­do­ras, el pri­mer do­cu­men­to mi­li­tar de la his­to­ria que or­de­na el uso ma­si­vo y sis­te­má­ti­co de una dro­ga quí­mi­ca, la per­vi­ti­na, pa­ra ven­cer el sue­ño y su­pe­rar el can­san­cio. La Wehr­macht se con­vir­tió en la pri­me­ra fuer­za ar­ma­da del mun­do que apos­ta­ba por el uso ma­si­vo de una dro­ga quí­mi­ca. La me­tan­fe­ta­mi­na se in­cor­po­ra así a la es­tra­te­gia pa­ra atra­ve­sar las Ar­de­nas. Se dis­tri­bu­ye­ron 35 mi­llo­nes de pas­ti­llas de per­vi­ti­na. —¿Hitler sa­bía que se es­ta­ba su­mi­nis­tran­do esa dro­ga ma­si­va­men­te a los sol­da­dos? —No lo he po­di­do ave­ri­guar. Lo que es un he­cho es que el de­cre­to de sus­tan­cias des­per­ta­do­ras es­tá fir­ma­do por Von Brau­chitsch, que era el co­man­dan­te en je­fe del ejér- ci­to y lo que fir­ma­ba siem­pre pa­sa­ba por la me­sa de Hitler. —¿Cuán­tas pas­ti­llas to­ma­ban al día los sol­da­dos? —Se dis­tri­bu­ye­ron, co­mo he di­cho, 35 mi­llo­nes an­tes del ata­que a Fran­cia. No se dis­tri­buían por igual. Los tan­quis­tas re­ci­bían la ma­yor par­te, por­que eran la avan­za­di­lla. La do­sis en ge­ne­ral era una pas­ti­lla por el día, por la no­che dos más se­gui­das y, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, una o dos más ca­da tres o cua­tro ho­ras. Pe­ro en el caos que era la cam­pa­ña no se sa­be cuán­tas to­ma­rían, por­que los sol­da­dos que­rían se­guir sin pa­rar. Gu­de­rian les di­jo que les ha­bía pe­di­do que es­tu­vie­ran des­pier­tos tres días y tres no­ches y que ha­bían con­se­gui­do es­tar 17. Creo que exa­ge­ra­ba. —¿La me­tan­fe­ta­mi­na que to­ma­ban era si­mi­lar al cris­tal

LAS FUER­ZAS AR­MA­DAS NA­ZIS USA­BAN ME­TAN­FE­TA­MI­NA DE FOR­MA MA­SI­VA»

que co­ci­na Wal­ter Whi­te en «Brea­king Bad»? —Es el mis­mo com­po­nen­te, me­tan­fe­ta­mi­na. Hay di­fe­ren­tes ma­ne­ras de co­ci­nar­la. Whi­te alu­ci­na­ría con la pu­re­za del pro­duc­to ale­mán, por­que lo ha­cían en la­bo­ra­to­rios far­ma­co­ló­gi­cos en per­fec­tas con­di­cio­nes y él siem­pre tu­vo que es­con­der­se. Brea

king Bad se pue­de tra­du­cir co­mo cam­biar de re­pen­te y ha­cer el mal, que pue­de ser­vir pa­ra de­fi­nir lo que fue el ré­gi­men na­zi. —Al fi­nal de la gue­rra, cuan­do los na­zis eran cons­cien­tes de que ha­bían per­di­do, in­ten­ta­ron crear una su­per­dro­ga que re­vir­tie­ra la si­tua­ción. —Hi­cie­ron prue­bas con 10 com­po­si­cio­nes di­fe­ren­tes, pe­ro no fun­cio­nó por­que la que eli­gie­ron era de­ma­sia­do fuer­te y crea­ba con­fu­sión a quie­nes la to­ma­ban. —En su li­bro apa­re­ce un Hitler to­tal­men­te de­pen­dien­te de las dro­gas. —Hitler ha­bla­ba de lo ma­lo que era fu­mar, no to­ma­ba al­cohol, elo­gia­ba la ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na y ha­cía apo­lo­gía de la vi­da sa­na, pe­ro se con­vir­tió en un po­li­to­xi­có­mano. Po­de­mos de­cir que se hi­zo de­pen­dien­te de las dro­gas des­pués del in­ten­to de ma­tar­le de Stauf­fen­berg el 20 de ju­lio de 1944. Co­mien­za a to­mar opiá­ceos, Eu­ko­dal y co­caí­na, Pe­ro an­tes de eso el doc­tor Theo­dor Mo­rell, su médico per­so­nal, le po­nía in­yec­cio­nes dia­ria­men­te, al prin­ci­pio de vi­ta­mi­nas y glu­co­sa, pe­ro a par­tir del oto­ño de 1941 con­tie­nen tam­bién hor­mo­nas ani­ma­les, que po­de­mos ca­li­fi­car de es­te­roi­des. Eran sus­tan­cias que le da­ban un subidón mo­men­tá­neo, co­mo a los de­por­tis­tas an­tes de una com­pe­ti­ción. Las dro­gas le pro­por­cio­na­ban una apa­rien­cia sa­lu­da­ble de for­ta­le­za, pe­ro le fue­ron mi­nan­do. Su sa­lud se fue de­te­rio­ran­do rá­pi­da­men­te en los úl­ti­mos años has­ta con­ver­tir­se en un desecho hu­mano. —En sus úl­ti­mos días en el bún­ker de Ber­lín su­fría sín­dro­me de abs­ti­nen­cia. —Eso es lo que ha de­mos­tra­do mi in­ves­ti­ga­ción. An­tes de en­trar en el bún­ker to­ma­ba 20 mi­li­gra­mos ca­da dos días de Eu­ko­dal, una dro­ga con un efec­to in­me­dia­to su­pe­rior a la he­roí­na, lo que le ha­cía to­tal­men­te de­pen­dien­te de es­ta dro­ga. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en que no se po­día en­con­trar en Ber­lín y Mo­rell ya no se la po­día ad­mi­nis­trar. Al fi­nal aca­bó sien­do un yon­qui de­pen­dien­te de la dro­ga que pa­de­cía sín­dro­me de abs­ti­nen­cia. —¿Esa de­pen­den­cia in­flu­yó en sus de­ci­sio­nes? —Le per­mi­tió no cam­biar su ma­ne­ra de to­mar de­ci­sio­nes. Si hu­bie­ra ac­tua­do co­mo un lí­der ra­cio­nal y res­pon­sa­ble ha­bría te­ni­do que cam­biar sus tác­ti­cas, pe­ro no lo hi­zo. Las dro­gas le ayu­da­ron a man­te­ner­se en un es­ta­do de­li­ran­te e irra­cio­nal y con­tri­bu­ye­ron a que so­bre­va­lo­ra­ra su pro­pio po­der y el de la Wehr­macht. Le man­tu­vie­ron en el ca­mino del mal y potenciaron su de­li­rio, pe­ro era res­pon­sa­ble de sus ac­tos. Era muy di­fí­cil pa­ra sus ge­ne­ra­les ha­blar con él de for­ma ra­cio­nal. Es­ta­ba ab­sor­to en su pro­pio mun­do, ajeno a la reali­dad, lo que lle­vó a la ca­tás­tro­fe fi­nal. —¿Por qué los his­to­ria­do­res han da­do me­nos im­por­tan­cia al doc­tor Mo­rell, que in­flu­yó de­ci­si­va­men­te en su ma­ne­ra de ac­tuar, que a otros per­so­na­jes del ré­gi­men? —Es muy ex­tra­ño que lo ha­yan pa­sa­do por al­to, por­que tu­vo una in­fluen­cia di­rec­ta so­bre Hitler, es­ta­ba to­do el día con él. Es un ca­so apa­re­ci­do al de Eva Braun, que, se­gún una nue­va bio­gra­fía, tam­bién tu­vo bas­tan­te in­fluen­cia en el Füh­rer, no so­lo era una ru­bia ton­ta. —¿Los ejércitos alia­dos tam­bién to­ma­ban al­gu­na cla­se de dro­ga pa­ra su ren­di­mien­to? —Los bri­tá­ni­cos des­cu­brie­ron que los ale­ma­nes es­ta­ban to­man­do lo que lla­ma­ban «pas­ti­llas de la vic­to­ria». Las en­con­tra­ron en los avio­nes que de­rri­ba­ban. Se plan­tea­ron si ellos de­bían to­mar tam­bién me­tan­fe­ta­mi­na o an­fe­ta­mi­na. Hi­cie­ron prue­bas con los pi­lo­tos bri­tá­ni­cos y op­ta­ron por su pro­pia an­fe­ta­mi­na, la ben­ze­dri­na, que no es tan fuer­te pe­ro tam­bién te man­tie­ne des­pier­to. Em­pe­za­ron a uti­li­zar­la al fi­nal de la gue­rra, al igual que los ame­ri­ca­nos. Des­pués es­tos la to­ma­ron en las gue­rras de Co­rea y Viet­nam y más tar­de en Irak y Af­ga­nis­tán. Los fran­ce­ses to­ma­ban vino tin­to, que creían que les ha­bía ayu­da­do a ga­nar la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, pe­ro lo que pro­du­cía era sue­ño. Los so­vié­ti­cos te­nían el vod­ka pa­ra ani­mar­se. —¿Al­gún otro ge­ri­fal­te na­zi era adic­to a las dro­gas? —Gö­ring era mor­fi­nó­mano. Al­gu­nos al­tos man­dos co­mo Goeb­bels eran pa­cien­tes de Mo­rell, que le su­mi­nis­tra­ba mor­fi­na. El ge­ne­ral Von Kleist usa­ba Eu­ko­dal. Gö­ring apo­dó a Mo­rell co­mo el «Maes­tro de las Je­rin­gui­llas del Reich». Mu­chos al­tos man­dos to­ma­ban dro­gas pa­ra su­pe­rar el es­trés y sus con­flic­tos de con­cien­cia, so­bre to­do a me­di­da que se iba co­no­cien­do más so­bre el Ho­lo­caus­to. —¿En la ac­tua­li­dad los ejércitos to­man tam­bién es­te ti­po de sus­tan­cias? —Un ofi­cial médico de al­to ran­go del ejér­ci­to ale­mán me di­jo que las fuer­zas es­pe­cia­les en Af­ga­nis­tán to­ma­ban mo­da­fi­nil, una dro­ga nue­va que au­men­ta el ren­di­mien­to. Pue­de es­tar se­gu­ro de que to­dos los ejércitos del mun­do es­tán cons­tan­te­men­te in­ves­ti­gan­do qué dro­ga pue­de mejorar su ca­pa­ci­dad pa­ra com­ba­tir. —¿Qué apor­ta al co­no­ci­mien­to del ré­gi­men na­zi su no­ve­do­sa vi­sión? —De­cons­tru­yo al­gu­nos de los mi­tos so­bre el que es­tá cons­trui­do el ré­gi­men na­zi. Mues­tro la hi­po­cre­sía del sis­te­ma. Pon­go de ma­ni­fies­to que no hay que pa­sar por al­to el pa­pel de las dro­gas en los pro­ce­sos his­tó­ri­cos, es bueno te­ner­lo en cuen­ta al ana­li­zar las gue­rras mo­der­nas y en­ten­der lo que pa­sa. Nos pue­de dar una idea más de­ta­lla­da de lo que su­ce­dió en la II Gue­rra Mun­dial.

LAS DRO­GAS POTENCIARON EL DE­LI­RIO DE HITLER, PE­RO ERA RES­PON­SA­BLE DE SUS AC­TOS»

EL GRAN DE­LI­RIO. HITLER, DRO­GAS Y EL III REICH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.