Be­yon­cé son­ríe a los Grammy

La 59.ª edi­ción de los pre­mios de la in­dus­tria mu­si­cal plan­tea un due­lo en­tre las dos gran­des di­vas del mo­men­to: Ade­le y Be­yon­cé. Am­bas com­pi­ten en las tres ca­te­go­rías cla­ve de los ga­lar­do­nes: me­jor dis­co, me­jor gra­ba­ción y me­jor can­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

En el 2015 Be­yon­cé iba de fa­vo­ri­ta y fra­ca­só

TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA l pró­xi­mo do­min­go ten­drá lu­gar un due­lo en el Sta­ples Cen­ter de Los Án­ge­les. Las dos di­vas pop más gran­des del úl­ti­mo lus­tro com­pe­ti­rán a ver quién tie­ne más luz. Por un la­do, Ade­le Blue (Tot­ten­ham, 1988). Por otro, Be­yon­cé Know­les (Te­xas, 1981). Am­bas es­tán no­mi­na­das a las tres ca­te­go­rías cla­ve de los Grammy: la de ál­bum del año, gra­ba­ción del año y can­ción del año. Si al­gu­na de las dos se ha­ce con esos tres gra­mó­fo­nos, al ins­tan­te su ima­gen em­pe­za­rá a cir­cu­lar por todo el pla­ne­ta con el ti­tu­lar: «Ella es la reina del pop». Si hay re­par­to de ga­lar­do­nes, se­gui­rá el de­ba­te.

Sea co­mo sea, hoy por hoy no exis­te nin­gu­na otra ar­tis­ta pop más gran­de —en ven­tas, en se­gui­do­res, en om­ni­pre­sen­cia—. Por ello el plan­tea­mien­to de los pre­mios de Aca­de­mia Na­cio­nal de Ar­tes y Cien­cias de la Gra­ba­ción res­pon­de ple­na­men­te a la reali­dad. Se en­cuen­tra por ahí tam­bién Rihan­na, no­mi­na­da en ocho ca­te­go­rías me­no­res. Tam­bién Dra­ke y Kay­ne West. Pe­se a su ca­li­dad, es­te do­min­go ejer­ce­rán de ac­to­res se­cun­da­rios en los en la 59.ª edi­ción de los Grammy.

¿Quién ga­na­rá? Co­mo fa­vo­ri­ta par­te Be­yon­cé, que jun­to a las ci­ta- das op­ta a seis no­mi­na­cio­nes más. Va­rios as­pec­tos ha­cen que el vien­to so­ple a su favor. Se en­cuen­tra en un mo­men­to de ple­ni­tud to­tal, tras la edi­ción de Le­mo­na­de (2016), un dis­co exu­be­ran­te y arro­lla­dor. La crí­ti­ca se pu­so a sus pies, sien­do el ál­bum del año pa­ra pu­bli­ca­cio­nes co­mo Ro­lling Sto­ne, The Guar­dian o

Con­se­cuen­ce Of Sound, y que­dan­do en los pri­me­ros pues­tos de otras co­mo Mo­jo, Picth­fork o Rock­de­lux. Ade­más de sub­ra­yar una ar­dien­te mez­cla de rock, soul, blues y elec­tró­ni­ca que la pre­sen­ta co­mo la Ti­na Tur­ner del si­glo XXI, des­ta­ca en él un men­sa­je de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino.

To­da esa fu­ria re­fle­ja­ba en el dis­co sur­gió, en teo­ría, de la su­pues­ta in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do Jay -Z. Aun­que no se sa­be cuán­to hay de már­ke­ting pa­ra agi­tar a los me­dios. Es­tos ya han des­ta­ca­do que a la ga­la acu­di­rá em­ba­ra­za­da de ge­me­los. La cir­cuns­tan­cia di­bu­ja un es­ce­na­rio más dul­ce que el del 2015, cuan­do iba a re­ci­bir la co­ro­na del pop y ter­mi­nó todo en una gran de­cep­ción.

En aque­lla oca­sión pa­ti­nó en to­das las ca­te­go­rías gran­des a las que op­ta­ba con el no­ta­ble Be­yon­cé (2013). El pre­mio del dis­co del año re­ca­yó en el Mor­ning Pha­se de Beck. Cuan­do es­te re­co­gió el pre­mio, el reali- za­dor op­tó por po­ner el plano de Be­yon­cé en pan­ta­lla. Su ros­tro des­an­ge­la­do se con­vir­tió en una de las imá­ge­nes de la no­che. In­clu­so su in­ter­pre­ta­ción fi­nal de Pre­cious Lord,

Ta­ke My Hand estuvo muy por de­ba­jo de lo que una ar­tis­ta co­mo ella sue­le ofre­cer. Un bluff to­tal que se podría com­pen­sar en es­ta edi­ción.

ADE­LE YA TRIUN­FÓ

En el ca­so de Ade­le no exis­te ese ha­lo de re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca. En el 2012 triun­fó. Fue pre­mia­da en las seis ca­te­go­rías a las que as­pi­ra­ba, in­clu­yen­do me­jor ál­bum por

21 (2011) y gra­ba­ción y can­ción del año por Ro­lling In The Deep. Sim­bo­li­zó su con­sa­gra­ción co­mer­cial. Ha­bía igua­la­do un récord que os­ten­ta­ba Be­yon­cé, cuan­do en el 2010 se con­vir­tió en la pri­me­ra mujer con seis gra­mó­fo­nos en la mis­ma no­che. Pero en el ca­so de Ade­le exis­tía una di­fe­ren­cia. Be­yon­cé ha­bía ga­na­do a la me­jor can­ción del año por Sin­gle La­dies, a la in­ter­pre­ta­ción fe­me­ni­na y cua­tro ca­te­go­rías es­pe­cí­fi­cas de r&b. Ade­le ha­bía arra­sa­do en las tres prin­ci­pa­les.

El dis­co con el que lle­ga, 25 (2015), ha te­ni­do un éxi­to arro­lla­dor. La ar­tis­ta se ne­gó a col­gar­lo en In­ter­net, ven­dién­do­lo so­lo en for­ma­to fí­si­co. Des­pa­chó fi­nal­men­te 20 mi­llo­nes de co­pias, de­jan­do bo­quia­bier­ta a la in­dus­tria. En él se mues­tra ma­du­ra y reivin­di­ca la can­tan­te de la vie­ja es­cue­la, de voz gran­dio­sa, va­cia­do in­ter­pre­ta­ti­vo y au­to­ra de la ban­da so­no­ra de to­da una ge­ne­ra­ción. Ha­brá que ver si lo re­don­dea todo, eclip­san­do a Be­yon­cé con otra re­me­sa de Grammys a su nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.