“Aún no he lo­gra­do ha­cer una can­ción que me sa­tis­fa­ga”

A pun­to de cum­plir 75 años re­pre­sen­ta la ele­gan­cia per­so­ni­fi­ca­da. Fi­na es­tam­pa, se­duc­ción ab­so­lu­ta. De su voz y sus ma­nos sur­gió ese tró­pi­co utó­pi­co al que mu­si­cal­men­te na­die ha apor­ta­do tan­ta be­lle­za

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EN­TRE­VIS­TA - TEX­TO: CAR­LOS CRES­PO

os acor­des y un boa noi­te es to­do lo que ne­ce­si­ta Cae­tano Ve­lo­so pa­ra cau­ti­var a un au­di­to­rio. To­do lo que acon­tez­ca a con­ti­nua­ción —que acon­te­ce­rá— es pu­ra ma­gia. Sen­ci­lla, blan­ca, dul­ce, co­mo ese su­su­rro en el que en­vuel­ve sus can­cio­nes, aho­ra des­nu­das. Pe­ro no siem­pre han si­do así. Cae­tano Ve­lo­so lle­va to­da su vi­da mi­li­tan­do en la van­guar­dia. Su­yas son al­gu­nas de las re­for­mu­la­cio­nes estéticas más re­le­van­tes de la mú­si­ca po­pu­lar bra­si­le­ña de los úl­ti­mos 50 años, co­mo el tro­pi­ca­lis­mo. Y en su ha­ber fi­gu­ra tam­bién la aper­tu­ra de nue­vos ho­ri­zon­tes mu­si­ca­les que po­si­bi­li­ta­ron a los mú­si­cos de su país tran­si­tar con inau­di­ta na­tu­ra­li­dad y sin per­der su esen­cia por gé­ne­ros tan dis­pa­res co­mo el rock, la elec­tró­ni­ca o el hip hop.

Por­que de­trás de esa me­dia son­ri­sa que de­rri­ba to­da guar­dia y de su au­reo­la de eterno se­duc­tor es­tá el Cae­tano po­lié­dri­co, el que un día can­ta a Jo­bim y al si­guien­te ver­sio­na a Nir­va­na, el que re­in­ter­pre­ta a Mi­chael Jack­son o bor­da el Ve­te de mí. El mú­si­co bahiano re­gre­sa aho­ra a Ga­li­cia pe­ro no lo ha­ce so­zin­ho. Es­ta vez lle­ga acom­pa­ña­do por Te­re­sa, la can­to­ra ca­rio­ca que en el 2016 enamo­ró a Bra­sil can­tan­do el re­per­to­rio de sam­bas del mí­ti­co Car­to­la. —¿Qué le ha fas­ci­na­do de Te­re­sa co­mo pa­ra in­vi­tar­la a rea­li­zar una gi­ra jun­tos por me­dio mun­do? —Te­re­sa es la ma­ni­fes­ta­ción más ele­gan­te y com­ple­ta de la tra­di­ción de sam­ba ca­rio­ca. Es una ma­ra­vi­lla oír los sam­bas clá­si­cos de Car­to­la en su voz acom­pa­ña­da por la gui­ta­rra de Car­lin­hos [Se­te Cor­das]. Aun­que es muy co­no­ci­da en el am­bien­te de sam­ba de Río, Te­re­sa no es un fe­nó­meno de ma­sas ni de ven­tas. Pa­ra mí re­pre­sen­ta la li­ga­zón per­fec­ta en­tre lo más mo­des­to y co­ti­diano con lo su­bli­me. —En una oca­sión di­jo que nin­gu­na can­ción su­ya se acer­ca a la per­fec­ción. ¿Al­can­zar­la es aún una me­ta o ya ha desis­ti­do del em­pe­ño? —No, con­se­guir ha­cer una can­ción que me de­je sa­tis­fe­cho aún si­gue sien­do una me­ta. En cuan­to a la per­fec­ción, eso es al­go que ni si­quie­ra ha pa­sa­do por mi ca­be­za. Aun­que de­bo con­fe­sar que aho­ra mis­mo mis can­cio­nes son más agra­da­bles a mis oí­dos que nun­ca. —De to­das las can­cio­nes que ha com­pues­to ¿cuál es la que es­tá más cer­ca de la per­fec­ción? —No creo que ha­ya nin­gu­na que es­té cer­ca de la per­fec­ción. Pe­ro Tá com­bi­na­do tie­ne al­go bien re­suel­to. —¿Qué can­ción, en­ton­ces, con­si­de­ra per­fec­ta? —Quem vem pra a bei­ra do mar de Do­ri­val Caym­mi, Lo­ve for Sa­le de Co­le Por­ter, Dont Think Twi­ce, It’s All Right de Bob Dy­lan, Es­tra­da Bran­ca de Tom Jo­bim y Vi­ni­cius de Mo­raes o Ca­pu­lli­to

de Ale­lí de Ra­fael Her­nán­dez. —«Ca­pu­lli­to de Ale­lí» es pre­ci­sa­men­te una de las can­cio­nes que in­clu­yó en «Fi­na es­tam­pa». ¿Por qué gra­bó ese dis­co y qué le ha re­por­ta­do?

—Fi­na Es­tam­pa es un dis­co muy per­so­nal. Mi com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca acos­tum­bra­ba a pu­bli­car ver­sio­nes de los ál­bu­mes de sus ar­tis­tas más im­por­tan­tes con sus can­cio­nes tra­du­ci­das al es­pa­ñol con el ob­je­ti­vo de lle­gar al pú­bli­co his­pa­noa­me­ri­cano. Cuan­do me pi­die­ron que yo lo hi­cie­ra, les di­je que no, que si iba a gra­bar en es­pa­ñol, gra­ba­ría las can­cio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca que me for­ma­ron, las que son par­te de mi bio­gra­fía, de mi vi­da. Y así lo hi­ce. Fi­na Es­tam­pa es qui­zá el úni­co dis­co mío que me gus­ta oír. Des­de lue­go que hay co­sas en él que yo ha­ría más co­rrec­tas, pe­ro en ge­ne­ral, des­de los arre­glos a la elec­ción del re­per­to­rio, to­do es bo­ni­to allí. No me ha­ce sen­tir­me in­có­mo­do co­mo mis otros dis­cos. —¿Por qué pre­fie­re can­tar can­cio­nes de otros au­to­res a las su­yas pro­pias? — Can­tar es más pla­cen­te­ro que com­po­ner. Cuan­do can­to can­cio­nes de otros, es­toy sim­ple­men­te can­tan­do. Cuan­do can­to las mías, to­da­vía me es­toy pe­lean­do con las pa­la­bras y las no­tas. Es tra­ba­jo to­da­vía. —En los años 60 y 70 la mú­si­ca bra­si­le­ña su­frió un pro­ce­so de re­for­mu­la­ción que la si­tuó en la ór­bi­ta de las van­guar­dias en to­do el mun­do. ¿Qué ha­ría fal­ta en es­tos mo­men­tos pa­ra que al­go pa­re­ci­do vol­vie­se a su­ce­der? —La mú­si­ca bra­si­le­ña se si­tuó en la ór­bi­ta de las van­guar­dias de to­do el mun­do con la bos­sa no­va. Con João Gil­ber­to y Tom Jo­bim lle­ga­mos a un pun­to de res­pon­sa­bi­li­dad mun­dial que se con­fir­mó con la lle­ga­da de Mil­ton Nas­ci­men­to y que se re­afir­mó con el in­te­rés que el tro­pi­ca­lis­mo ge­ne­ró años des­pués. ¿Qué ha­ría fal­ta aho­ra? No lo sé. Pe­ro creo que hay ener­gía su­fi­cien­te en el mun­do mu­si­cal bra­si­le­ño co­mo pa­ra que al­go ocu­rrie­ra. Sin em­bar­go, y aun­que pa­rez­ca lo con­tra­rio, In­ter­net ha­ce hoy más di­fí­cil la di­fu­sión mun­dial de nues­tra mú­si­ca. Hay mu­cha más aten­ción a la pro­duc­ción de ha­bla in­gle­sa. —Con la pers­pec­ti­va de me­dio si­glo, ¿qué fue lo más im­por­tan­te que apor­tó el tro­pi­ca­lis­mo? —La li­be­ra­ción en nues­tras ca­be­zas de los pre­jui­cios que nos en­ca­de­na­ban. —¿En qué se ad­vier­te hoy la he­ren­cia de aquel mo­vi­mien­to? —El tro­pi­ca­lis­mo ge­ne­ró más con­se­cuen­cias que in­fluen­cias. Pe­ro aún pue­do ver­las en au­to­res co­mo Thia­go Amud, Ar­nal­do An­tu­nes, Car­lin­hos Brown o Chi­co Scien­ce. —A al­guien tan aten­to co­mo us­ted a

las nue­vas ten­den­cias, ¿qué le in­tere­sa de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mú­si­cos bra­si­le­ños? —Me in­tere­sa la ins­pi­ra­ción de un D’An­ge­lo, la ima­gi­na­ción de un Da­vid Longs­treth, la gra­cia de un Li­ni­ker, la ca­pa­ci­dad for­mal de un Thia­go Amud, las ma­ne­ras de un Frank Ocean, la ter­nu­ra de un MC Bei­jin­ho, la se­gu­ri­dad de Anit­ta, la afi­na­ción de Car­min­ho... Mu­chas co­sas. —¿Y qué le re­sul­ta im­po­si­ble de so­por­tar de ellos? —A ve­ces oi­go al­gu­na co­sa en la ra­dio y pien­so que no la pue­do so­por­tar. Pe­ro nun­ca aca­bo de des­cu­brir quién era [se ríe]. —¿Se pier­de va­len­tía con los años? —No creo. Se pier­de elas­ti­ci­dad, re­sis­ten­cia, equi­li­brio, me­mo­ria... Pe­ro va­len­tía, no. —¿Qué mú­si­ca cree que es­ta­ría ha­cien­do si aho­ra tu­vie­se 25 años? —Es­ta­ría ha­cien­do mú­si­ca elec­tró­ni­ca. —Ni si­quie­ra en los años más di­fí­ci­les le tem­bló la voz a la ho­ra de ma­ni­fes­tar­se po­lí­ti­ca­men­te. ¿No le ha ten­ta­do nun­ca im­pli­car­se en la po­lí­ti­ca ac­ti­va co­mo lo hi­zo su ami­go Gil­ber­to Gil? —No. La po­lí­ti­ca ofi­cial no es pa­ra mí. Cuan­do Gil­ber­to Gil me di­jo que Lu­la le ha­bía pro­pues­to ser mi­nis­tro de Cul­tu­ra, le pe­dí que no acep­ta­ra. Pe­ro él lo que­ría. Y al fi­nal le sa­lió bien. Hoy ten­go más or­gu­llo que que­jas de su pa­so por el mi­nis­te­rio. En cuan­to a mí, ten­go cla­ro que no. Si yo tu­vie­ra que con­vi­vir en aquel am­bien­te con to­da aque­lla gen­te y es­cu­char cier­tas co­sas, es­toy se­gu­ro de que en po­co tiem­po es­ta­ría pe­leán­do­me y sal­dría de allí gri­tan­do pa­la­bras no de­ma­sia­do bo­ni­tas. —¿Es la mú­si­ca un bál­sa­mo o un ca­ta­li­za­dor pa­ra las per­so­nas de su país? —Aun­que pue­da pa­re­cer con­tra­dic­to­rio, creo que la mú­si­ca en Bra­sil cum­ple esas dos fun­cio­nes a la vez. —¿Mi­ra a su al­re­de­dor y ve ra­zo­nes pa­ra man­te­ner o pa­ra con­ta­giar el op­ti­mis­mo? —Des­de lue­go no pa­re­ce la ac­tual una épo­ca pa­ra con­ta­giar op­ti­mis­mo. Pe­ro yo man­ten­go un op­ti­mis­mo esen­cial, ca­si que por obli­ga­ción mo­ral, que no pue­do aban­do­nar. —Vie­ne a Ga­li­cia, un lu­gar con el que com­par­te al­go más que un idio­ma her­mano. ¿Qué co­no­ce o que le in­tere­sa de la reali­dad ac­tual de Ga­li­cia y de su cul­tu­ra? —Ado­ro las ven­ta­nas y las ga­le­rías de A Co­ru­ña y en­cuen­tro San­tia­go de Com­pos­te­la co­mo un lu­gar de enor­me be­lle­za. Por su­pues­to me ha­ce muy fe­liz que la gen­te en­tien­da to­do lo que de­ci­mos no­so­tros en nues­tro por­tu­gués bra­si­le­ño. La in­mi­gra­ción ga­lle­ga fue la más gran­de de Bahía. In­clu­so en San­to Ama­ro [su lo­ca­li­dad na­tal] te­nía­mos una fa­mi­lia ga­lle­ga, la de Je­sús, quien por cier­to te­nía un bar muy apre­cia­do.

JA­LES VAL­QUER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.