SE CUM­PLEN 50 AÑOS DE «SGT. PEP­PER’S» DE THE BEATLES

Icono de­fi­ni­ti­vo de la cul­tu­ra del si­glo XX, “Sgt. Pep­per’s Lo­nely Hearts Club Band” cum­ple 50 años el pró­xi­mo 1 de ju­nio. Pa­ra ce­le­brar­lo vuel­ve en una edi­ción re­vi­sa­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Pu­do ha­ber si­do aún más gran­de. En una de­ci­sión que el pro­pio pro­duc­tor Geor­ge Mar­tin ca­li­fi­có co­mo el «ma­yor error de mi vi­da pro­fe­sio­nal», dos diamantes co­mo Straw­berry Fields Fo­re­ver y Penny La­ne se que­da­ron fue­ra de Sgt. Pep­per’s Lo­nely Hearts Club Band. Gra­ba­das a fi­na­les de 1966, se edi­ta­ron en sin­gle en fe­bre­ro de 1967. Pa­lia­ban así lo que se con­si­de­ra­ba un «enor­me va­cío». Se tra­ta, ojo, de los diez me­ses que iban a trans­cu­rrir en­tre la edi­ción del ma­gis­tral Re­vol­ver (1966), que ha­bía re­vo­lu­cio­na­do to­tal­men­te la mú­si­ca po­pu­lar y su su­ce­sor, que as­pi­ra­ba a vol­ver a po­ner­lo to­do pa­tas arri­ba.

Hoy, cuan­do la cul­tu­ra pop se en­cuen­tra a años luz de un es­ta­do de gra­cia re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do y se cum­plen 50 años del alum­bra­mien­to, la se­cuen­cia de­ja sin ha­bla. Co­mo se­ña­la­ba Ian Mac­Do­nald en Re­vo­lu­ción en la men­te, en­ton­ces «un so­lea­do op­ti­mis­mo lo im­preg­na­ba to­do y las po­si­bi­li­da­des pa­re­cían ili­mi­ta­das». Se tra­ta­ba de un mo­men­to en el que los Beatles se veían co­mo «ár­bi­tros de una nue­va era po­si­ti­va en la que las cos­tum­bres muer­tas de la ge­ne­ra­ción de los ma­yo­res iban a ser re­fri­ge­ra­das y rehe­chas por la ener­gía crea­ti­va de los jó­ve­nes sin cla­se». La nue­va fi­cha de ese em­pu­je so­cio­cul­tu­ral po­seía la mez­cla de ocu­rren­cia, ge­nio, chis­te y re­ve­la­ción tí­pi­ca de The Beatles. Tal y co­mo re­cuer­dan las no­tas pro­mo­cio­na­les del lan­za­mien­to, el chis­pa­zo sur­gió cuan­do Mal Evans, uno de los roa­dies del gru­po, le pi­dió a Paul Mc­Cart­ney que le pa­sa­ra la sal y la pi­mien­ta (salt and pep­per ) en una co­mi­da. El mú­si­co en­ten­dió que le pe­día Sgt. Pep­per, un con­cep­to que se que­dó en su men­te co­mo la se­mi­lla de la que iba a bro­tar pos­te­rior­men­te la obra más am­bi­cio­sa de la ban­da. El enfoque de ban­da mi­li­tar de la era Eduar­dia­na, la crea­ción de

una suer­te de tea­tral ál­ter ego (cla­ro pre­ce­den­te del

glam-rock) y la in­ten­ción cla­ra de em­bar­car al oyen­te en una fan­ta­sía mu­si­cal, re­ga­da de mil y una ca­sua­li­da­des, ven­drían lue­go. Se irían desa­rro­llan­do en pa­ra­le­lo a un fér­til cri­sol mu­si­cal inau­gu­ra­do en el dis­co con la ho­mó­ni­ma Sgt. Pep­per’s Lo­nely

Hearts Club Band, que sa­lu­da en­tre lo cir­cen­se y el pro­to-heavy, con la ba­te­ría al ra­len­tí. Lo con­clu­ye A Day In

A Li­fe, pa­ra mu­chos la ci­ma ar­tís­ti­ca de su ca­rre­ra: una sin­fo­nía de bol­si­llo que lle­vó a la mú­si­ca pop a un ni­vel inima­gi­na­ble cuan­do Little Ri­chard atro­na­ba con el pri­mi­ge­nio au­lli­do de a-uam-ba-bu­lu­ba-ba­lam-bam­bu. El pa­seo por el dis­co re­sul­ta de so­bra co­no­ci­do pa­ra los afi­cio­na­dos. Pa­ra­das en la psi­co­de­lia a do­ble ve­lo­ci­dad de Lucy In The Sky With Dia­monds, en los gui­ta­rra­zos cua­si si­mé­tri­cos cor­tan­do las me­lo­días de Get­ting Bet­ter o en la de­sola­ción so­bre cuer­das de She’s Lea­ving Ho­me. Tam­bién vi­si­tas a la In­dia de la mano de Geor­ge Ha­rri­son en Wit­hin You Wit­hin You, los aro­mas de mu­sic-hall de When

I’m Sixty Four o el pop lu­mi­no­so y de­li­cio­sa­men­te ton­to­rrón de Good Mor­ning Good Mor­ning. En to­do ello, los ha­llaz­gos so­no­ros se su­ce­den. Las so­lu­cio­nes apor­ta­das asom­bran. Y aún hoy, me­dio si­glo des­pués, los es­tu­dio­sos si­guen bus­can­do la ma­gia de sus so­lu­cio­nes téc­ni­cas. No es el me­jor dis­co de The Beatles, pe­ro sí qui­zá el más ana­li­za­do y so­bre­ana­li­za­do

NUE­VA VER­SIÓN

Lo que lle­ga­rá a las tien­das del pró­xi­mo 26 de ma­yo su­po­ne el enési­mo mo­vi­mien­to de la in­dus­tria pa­ra ex­pri­mir el ca­tá­lo­go beatle. Pe­se a que en los úl­ti­mos años se re­vi­só to­da la dis­co­gra­fía del gru­po (en el 2009 en ce­dé y en el 2012 en vi­ni­lo), el aniver­sa­rio del dis­co ha ser­vi­do de ex­cu­sa pa­ra re­vi­si­tar es­te tí­tu­lo. Se en­car­ga­ron de ello el pro­duc­tor Gi­les Mar­tin (hi­jo de Geor­ge) y el in­ge­nie­ro Sam Okell. Am­bos han vuel­to a re­mez­clar el ál­bum en es­té­reo y con au­dio 5.1 su­rround. La pa­re­ja y su equi­po tra­ba­jó en los es­tu­dios Ab­bey Road.

Es­te re­mo­za­do ál­bum se sa­ca­rá en ce­dé sim­ple, do­ble ce­dé, vi­ni­lo y su­per de­lu­xe. Eso sí, nin­gu­na de ellas in­cor­po­ra­rá al ál­bum las des­car­ta­das

Straw­berry Fields Fo­re­ver y Penny La­ne, co­mo se es­pe­cu­ló ini­cial­men­te. Quién sa­be si de aquí a unos años esa se­rá la pi­rue­ta es­co­gi­da pa­ra vol­ver a ha­cer pa­sar a los fans por ca­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.