ANA­LI­ZA­MOS LAS CLA­VES DEL ÉXI­TO DEL ÚL­TI­MO DIS­CO DE SHA­KI­RA

Con el lan­za­mien­to del úl­ti­mo dis­co, «El do­ra­do», la can­tan­te con­si­guió el nú­me­ro uno en so­lo dos ho­ras en 34 paí­ses. Ana­li­za­mos el por­qué de es­te exi­ta­zo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: JAVIER BE­CE­RRA

En las gran­des li­gas co­mer­cia­les del pop na­da se ha­ce al azar. Un mo­vi­mien­to co­mo el dis­co de una su­per­es­tre­lla del ni­vel de Sha­ki­ra se cal­cu­la al mi­lí­me­tro para, en­tre otras co­sas, lle­gar el nú­me­ro uno en el me­nor tiem­po po­si­ble. El do­ra­do lo ha lo­gra­do en un ins­tan­te. Lo ce­le­bra­ba la pro­pia ar­tis­ta en Twit­ter. El mis­mo día de su lan­za­mien­to y a las po­cas ho­ras ya ha­bía al­can­za­do nú­me­ro uno en 34 paí­ses. Qué sig­ni­fi­can ré­cords así en el año 2017 —¿cuán­to hay que ven­der para ello? ay, esa pre­gun­ta — ya es otra his­to­ria. Pe­ro ha­bla a las cla­ras del em­pu­je de­mo­le­dor de cier­tos ar­tis­tas. So­lo ape­lan­do a la mar­ca, Sha­ki­ra lo­gra con­ver­tir­se en el acon­te­ci­mien­to mu­si­cal de la se­ma­na.

Na­da es ca­sual, in­sis­ti­mos. Tras ello exis­ten mu­chos otros ele­men­tos que per­mi­ten que ese im­pul­so per­ma­nez­ca. Al mo­do de un es­tu­dio de mer­ca­do, Sha­ki­ra y su equi­po le han to­ma­do el pul­so la mú­si­ca que triunfa en es­te mo­men­to y han con­fec­cio­na­do un dis­co en con­so­nan­cia. En pri­mer lu­gar, ti­ran­do de hits con­tras­ta­dos en los úl­ti­mos me­ses. Ahí es­tá La bi­ci­cle­ta, que in­ter­pre­ta con Carlos Vi­ves trans­for­man­do un va­lle­na­to co­lom­biano en una pie­za de re­gue­tón con­ta­gio­so. Tam­bién Chan­ta­je, que can­ta con Ma­lu­ma acer­cán­do­se a la sen­sua­li­dad di­fu­mi­na­da del trap; y Dé­jà vu, con Prin­ce Roy­ce, don­de se en­tre­ga a la ba­cha­ta de ba­jas re­vo­lu­cio­nes y el ro­man­ti­cis­mo ater­cio­pe­la­do. Lo ya co­no­ci­do con­clu­ye con Me enamo­ré, ape­lan­do a las ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go que le hi­zo sen­tir su ac­tual pa­re­ja Ge­rard Pi­qué cuan­do se co­no­cie­ron. Lo ha­ce con una pie­za sal­ta­ri­na y re­ple­ta de ri­mas fa­ci­lo­nas («Mi­ra qué co­sa bo­ni­ta / Qué bo­ca más re­don­di­ta / Me gus­ta esa bar­bi­ta»).

Esos cua­tro cortes pre­vios se com­ple­tan en el ál­bum con nue­ve te­mas más iné­di­tos, que am­pli­fi­can la sen­sa­ción de puz­le. Al­gu­nos fans han pro­tes­ta­do por lo que con­si­de­ran un ba­ti­bu­rri­llo de cortes de aquí y de allá en lu­gar de un ál­bum uni­ta­rio. En ese sen­ti­do, El do­ra­do se­me­ja más bien una compilación de lo he­cho por Sha­ki­ra en los dos úl­ti­mos años que un dis­co gra­ba­do de ini­cio a fin con esa in­ten­ción. El hi­lo con­duc­tor lo da la ar­tis­ta. Tam­bién sus po­si­bi­li­da­des. Por­que en él hay mu­cho hit en ac­to. Pe­ro tam­bién en po­ten­cia. Y to­do ello en un cli­ma idí­li­co: el de un bum la­tino que apues­ta por el re­gue­tón sua­ve co­mo es­ti­lo do­mi­nan­te en la pis­ta. A los Luis Fon­si o En­ri­que Igle­sias que sue­nan en to­das par­tes nos re­mi­ti­mos. GUI­ÑOS A EE.UU. Para dar­le más co­lor a la pa­le­ta, la can­tan­te co­lom­bia­na tam­bién lan­za gui­ños al mer­ca­do an­glo­sa­jón. El dis­co in­clu­ye va­rios mo­men­tos en in­glés.

When a Wo­man mi­ra di­rec­ta­men­te a las lu­ces y som­bras con to­que de bai­le de las reino­nas del r&b. Co­co­nut Tree la en­mar­ca en un pop to­tal­men­te con­ven­cio­nal y agra­da­ble a la es­cu­cha. Y

What We Said, don­de ha­ce pa­re­ja con Ma­gic, vuel­ve a dan­zar al son del rit­mo sin­co­pa­do y elec­tró­ni­co que go­bier­na el Ca­ri­be. Por si es­to no fue­ra su­fi­cien­te, la ar­tis­ta abre una nue­va grie­ta de la mano del ra­pe­ro fran­cés Black M. Can­ta con ella Comme moi.

Pe­ro qui­zá lo me­jor del dis­co, se en­cuen­tra en Ama­ri­llo. Una can­ción que arran­ca con un rit­mo a lo

Be My Baby de The Ro­net­tes pa­sa­do por The XX, lle­ga a un puen­te que plas­ma el en­sue­ño de una re­la­ción («Es­toy per­di­da, vi­vo an­cla­da ca­si Co­mo un pájaro a su cie­lo azul») y ter­mi­na en un es­tri­bi­llo ro­tun­do que no cuesta ima­gi­nar can­ta­do por mi­les de fans en di­rec­to.

Qui­zá ahí, en la pis­ta y el tú a tú, se con­fir­me que el es­tu­dio de mer­ca­do ha si­do el co­rrec­to. Otra vez más, que cons­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.