Y es­te año, mu­cho más

Per­te­ne­cen a la olea­da de mú­si­ca bri­tá­ni­ca gui­ta­rre­ra de la pa­sa­da dé­ca­da, la que to­mó el re­le­vo del brit-pop y lle­nó los fes­ti­va­les de ecos de la «new-wa­ve» y el «post-punk». Son la ca­be­za de car­tel del No­roes­te y ac­tua­rán el vier­nes 11

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: JA­VIER BECERRA

Sus can­cio­nes agi­ta­ron los clu­bes in­dies du­ran­te la dé­ca­da pa­sa­da. Su pre­sen­cia en los fes­ti­va­les del ra­mo ha si­do una cons­tan­te. Y, de una u otra ma­ne­ra, for­man par­te del gran­des éxi­tos ge­ne­ra­cio­nal de la dé­ca­da pa­sa­da. Son Kai­ser Chiefs. Ner­vio, gui­ta­rra y es­tri­bi­llo ad­he­si­vo. Y, pe­se al gi­ro dis­co­te­que­ro de Stay To­get­her (2016), se­gu­ra­men­te ape­len a to­do ello en la Pla­ya de Ria­zor (vier­nes 11, 23.30 ho­ras). An­tes, su ba­jis­ta Si­mon Rix atien­de a Fu­gas.

—Son una ban­da 100% bri­tá­ni­ca. ¿Se sien­ten con­ti­nua­do­res de una ma­ne­ra in­gle­sa de ha­cer pop?

—Bueno, tu­vi­mos la suer­te de sur­gir en un mo­men­to en que las ban­das de gui­ta­rras es­ta­ban en lo al­to de las lis­tas. Creo que mu­chas de esas ba­rre­ras de es­ti­lo se han de­rri­ba­do. Una can­ción gran­de es una can­ción gran­de. Pue­de ve­nir de cual­quier lu­gar. Nos gus­ta ha­cer que la gen­te can­te nues­tras can­cio­nes, más que ha­cer una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra de pop o no.

—Sur­gie­ron jun­to a Ar­ctic Mon­keys o Franz Fer­di­nand. ¿Exis­tía una sen­sa­ción de nue­va era tras la de­fun­ción del brit-pop?

—Creo que las ban­das que sa­lie­ron en­ton­ces no te­nían un víncu­lo especial en­tre ellas. Los orí­ge­nes eran di­fe­ren­tes y pro­ce­día­mos de ciu­da­des dis­tin­tas. El brit-pop era bá­si­ca­men­te una co­sa de Can­dem, que lo ab­sor­bió to­do. No creo que las ban­das que vi­ni­mos des­pués es­te­mos di­rec­ta­men­te aso­cia­das con esa idea. Eso sur­gió más bien cuan­do em­pe­za­mos a sa­lir del Reino Uni­do y la gen­te se pu­so a men­cio­nar­lo.

—La primera vez que es­cu­ché «I Pre­dict A Riot» pen­sé en The Jam. Esa elec­tri­ci­dad que te obli­ga­ba a mo­ver con un es­tri­bi­llo fan­tás­ti­co y na­da pre­vi­si­ble. ¿Có­mo re­cuer­dan su com­po­si­ción?

—No­so­tros ya ha­bía­mos lan­za­do Oh My God. Era, pro­ba­ble­men­te, nuestra me­jor can­ción has­ta el mo­men­to. Vol­vi­mos a Leeds con la idea de es­cri­bir un nuevo sin­gle y de ahí sa­lió I Pre­dict a Riot. Re­cuer­do que fue bas­tan­te du­ro ha­cer­lo.

—¿Có­mo se sen­tían al fi­na­li­zar­la?

—Cuan­do ter­mi­na­mos to­dos sa­bía­mos que iba a ser po­pu­lar. Re­cuer­do ha­ber aplau­di­do cuan­do es­cu­ché por primera vez el es­tri­bi­llo.

—Des­pués lle­gó «Every­day I Lo­ve You Less And Less». Ima­gino la ex­ci­ta­ción en el grupo an­te esa su­ce­sión de sen­ci­llos apa­bu­llan­tes.

—Fue un buen mo­men­to pa­ra no­so­tros. Nues­tro dis­co Em­ploy­ment, que las in­cluía, ex­plo­tó de una ma­ne­ra ines­pe­ra­da. Cam­bió mi vi­da.

—Más ade­lan­te to­ca­ron te­cho de po­pu­la­ri­dad con «Ruby», otro himno. ¿Creen que esa es su me­jor can­ción?

—No sé si es nuestra me­jor can­ción. Ni si­quie­ra sé si es nuestra can­ción más po­pu­lar. Pe­ro, des­de lue­go, es­tá muy arri­ba. Me en­can­ta to­car­la, por­que to­da­vía dis­fru­to mu­cho con la reac­ción de la mul­ti­tud en di­rec­to. Sin em­bar­go, me sien­to así por mu­chas de nues­tras can­cio­nes. Sen­ti­mos que nuestra me­jor can­ción aún es­tá por lle­gar, no tie­ne ser una del pa­sa­do.

—¿Se sien­ten un grupo de «sin­gles» co­mo fue­ron The Jam o Blur?

—Siem­pre tra­ta­mos de es­cri­bir sin­gles. Aún me gus­ta es­tar en la ra­dio, so­nan­do. Es emo­cio­nan­te oír nues­tras can­cio­nes en las on­das. Pe­ro siem­pre ha ha­bi­do can­cio­nes al mar­gen en to­dos los ál­bu­mes de Kai­ser Chiefs. Al­gu­nas de ellas se en­cuen­tran en­tre mis fa­vo­ri­tas. Pe­ro creo que, por al­gu­na ra­zón, nues­tros sin­gles siem­pre han si­do lo que la gen­te no­ta.

— Son de Leeds, le­jos del epi­cen­tro del pop del Lon­dres. Tie­nen fa­ma de es­cép­ti­cos. ¿En qué me­di­da se pue­de ver su ori­gen en la mú­si­ca?

Nues­tro dis­co Em­ploy­ment ex­plo­tó y mi vi­da cam­bió”

—So­mos del nor­te. Los nór­di­cos son bas­tan­te au­to-de­pre­cia­ti­vos. A ve­ces nos re­sul­ta di­fí­cil ver los as­pec­tos po­si­ti­vos en la vi­da. Otras ve­ces so­mos es­cép­ti­cos. Pe­ro siem­pre es con hu­mor. Creo que nues­tras par­ti­cu­la­res vi­sio­nes del mun­do en­tran en nuestra mú­si­ca. Siem­pre hay hu­mor y nos re­sul­ta di­fí­cil ser de­ma­sia­do cur­si.

—En su úl­ti­mo ál­bum han da­do un gi­ro ha­cia la mú­si­ca elec­tró­ni­ca y el dan­ce. ¿Por qué?

—Edu­ca­tion, Edu­ca­tion, Edu­ca­tion &

War, nues­tro dis­co pre­vio a es­te, fue una es­pe­cie de back to ba­sics pa­ra no­so­tros, por­que re­tor­na a las raíces un po­co. Nos en­can­tó pe­ro, co­mo siem­pre, nos de­jó pen­san­do en ha­cer al­go di­fe­ren­te pa­ra el próximo ál­bum. Que­ría­mos un desafío dis­tin­to y lo­grar otro so­ni­do. La idea ori­gi­nal era es­cri­bir un ver­da­de­ro ál­bum pop. Creo que hay al­gu­nas gran­des can­cio­nes ahí. Y pien­so que el to­que dis­co de­jó a al­gu­nas per­so­nas fue­ra de su al­can­ce.

—En las Olim­pia­das de Lon­dres ac­tua­ron den­tro del blo­que de­di­ca­do a los «mods». ¿Qué su­pu­so pa­ra us­te­des eso?

—Fue un gran ho­nor par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos, ya que se tra­tó de un gran even­to pa­ra Lon­dres y el Reino Uni­do. En cier­to mo­do, nos sen­ti­mos co­mo si es­tu­vié­ra­mos sien­do in­clui­dos en la his­to­ria de la mú­si­ca bri­tá­ni­ca jun­to con al­gu­nos gran­des nom­bres. Creo que siem­pre se­rá un pun­to cul­mi­nan­te en nuestra tra­yec­to­ria.

—¿Tie­nen sin­to­nía con el mo­vi­mien­to mod?

—Bueno, so­lía­mos ir a al­gu­nos clu­bes mod y de nort­hern soul en Leeds cuan­do éra­mos más jó­ve­nes. Nos co­no­ci­mos en ese am­bien­te. Así que su­pon­go que es par­te de nuestra his­to­ria. No sé si so­mos es­tric­ta­men­te una ban­da de mod. Pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es una in­fluen­cia pa­ra no­so­tros.

—El es­cri­tor Owen Jo­nes en su li­bro «Chavs» ha­ce un análisis de «I Pre­dict a Riot». Les acu­sa de ser cla­sis­tas. ¿Qué pien­san de ello?

—Leí ese li­bro y com­pren­dí de dón­de ve­nía el re­pro­che. Pe­ro la can­ción no fue es­cri­ta con esa in­ten­ción. Se tra­ta del cen­tro de Leeds en un mo­men­to de­ter­mi­na­do de la no­che, cuan­do cie­rran los pubs y se mon­tan las bron­cas. No es na­da bo­ni­to. Eso da mie­do. Hay mu­chas pa­la­bras in­tere­san­tes en esos ver­sos. No es pre­ci­sa­men­te una com­bi­na­ción que a me­nu­do se en­cuen­tra en la mú­si­ca pop.

Los bri­tá­ni­cos Kai­ser Chiefs ac­tua­rán el próximo vier­nes en Ria­zor, den­tro de la pro­gra­ma­ción del No­roes­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.