Andrés Suá­rez pi­lla la ola

El can­tan­te se en­cuen­tra des­can­san­do es­tos días en ca­sa, «en­tre las pla­yas de Pan­tín y Vi­la­rru­be, vi­si­tan­do a la fa­mi­lia, co­mien­do bien y pre­pa­rán­do­me pa­ra la gi­ra que me lle­va­rá por to­da Es­pa­ña y a Amé­ri­ca», ex­pli­ca.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: FER­NAN­DO MOLEZÚN

Andrés Suá­rez si­gue sien­do aquel cha­val de Fe­rrol­te­rra que re­par­tía su tiem­po en­tre ca­bal­gar olas en Pan­tín y to­car en el me­tro y los ba­res de Ma­drid. Con la úni­ca di­fe­ren­cia de que aca­ba de es­tar pre­sen­tan­do por Su­da­mé­ri­ca su úl­ti­mo dis­co, Des­de una ven­ta­na, edi­ta­do por Sony, y que arran­ca en sep­tiem­bre una gi­ra por to­da Es­pa­ña en la que pi­sa­rá los más des­ta­ca­dos tea­tros de la pe­nín­su­la y ac­tua­rá an­te mi­les de per­so­nas que se sa­ben al de­di­llo sus can­cio­nes. Pe­ro él in­sis­te en que si­gue sien­do el mis­mo y se es­fuer­za por de­mos­trar­lo a gol­pe de sim­pa­tía y hon­ra­dez. Sa­be que po­see un fu­tu­ro en­vi­dia­ble en es­to de la mú­si­ca y por eso qui­zás no le cues­ta re­co­no­cer erro­res del pa­sa­do. Ten­dre­mos que es­pe­rar has­ta el 21 de oc­tu­bre pa­ra ver­lo en A Co­ru­ña y al 15 de di­ciem­bre pa­ra es­cu­char­le en Vi­go. A no ser que se de­jen caer por Pan­tín es­tos días.

—¿Echa de me­nos el am­bien­te de los ba­res a la ho­ra de to­car en un tea­tro?

—Siem­pre fui muy de ba­res, aun­que ca­da vez me­nos. Aho­ra tien­do a com­po­ner más de día. Lo di­go con or­gu­llo, por­que es la me­jor es­cue­la. En un tea­tro te aplau­den ca­da tres mi­nu­tos, al fin y al ca­bo han pa­ga­do por ver­te, pe­ro en un bar tie­nes que con­ven­cer a to­dos esos que lo que quie­ren es to­mar un co­pa y char­lar con el de al la­do. Tie­nes que ga­nar­te a un pú­bli­co que pue­de dar­te la es­pal­da. En es­ta gi­ra voy a in­ten­tar en­con­trar ese equi­li­brio en­tre el rock and roll de un bar y el si­len­cio de los tea­tros. La gi­ra es con mi ban­da, el ban­dón, y no veas có­mo so­na­mos en un tea­tro. Se­rá un con­cier­to ín­ti­mo y ro­que­ro a la vez.

—¿Ro­que­ro? Se su­po­ne que us­ted ti­ra­ba más ha­cia el ro­llo can­tau­tor.

—En es­te país ten­de­mos a con­fun­dir­nos con eso, y aho­ra que aca­bo de lle­gar de La­ti­noa­mé­ri­ca lo no­to más que nun­ca. Allí en­tien­den por can­tau­tor a Iván Fe­rrei­ro, Ro­be Inies­ta, Ed Shee­ran, Da­mien Ri­ce... Es de­cir, que no es­tá re­ñi­do que un can­tau­tor pue­da ha­cer­te pe­gar sal­tos de ale­gría en un pa­be­llón de de­por­tes. No tie­ne por qué ser un ti­po amar­ga­do y de­pri­men­te con ga­nas de ha­cer­te llo­rar. Eso que­dó atrás. Lo que no qui­ta que pue­das uti­li­zar en tus can­cio­nes la me­lan­co­lía, el desamor y el do­lor. Son te­mas que le sien­tan muy bien a las can­cio­nes.

Pe­ro a mi me gus­ta tan­to can­tar un te­ma co­mo Rosa y Manuel, que ha­bla del alz­héi­mer de mis abue­los, co­mo Que le­van­te la mano y ha­cer que el pú­bli­co se pon­ga a sal­tar.

—Le de­di­ca una can­ción a Se­rrat en su nue­vo dis­co.

—Es que se lo me­re­cía por­que se ha por­ta­do muy bien con­mi­go. Le lla­mé pa­ra pre­gun­tar­le si que­rría su­bir a can­tar con­mi­go en el Pa­la­cio de los De­por­tes de Ma­drid, dan­do por he­cho que ten­dría co­sas me­jo­res que ha­cer. Pe­ro me di­jo que sí. Un ti­po que es his­to­ria vi­va de la mú­si­ca uni­ver­sal ayu­dan­do a al­guien co­mo yo, que es­toy em­pe­zan­do en es­to. Eso te da una idea de có­mo es Se­rrat.

—Y cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción de Ro­za­lén en uno de los te­mas.

—Es una voz pro­di­gio­sa, ade­más de una ami­ga. Es cu­rio­so, por­que nues­tra re­la­ción se pu­so en en­tre­di­cho en su mo­men­to. Fue una es­pe­cie de ru­mor ex­tra­ño que em­pe­zó a cir­cu­lar por ahí, que de­cía que es­tá­ba­mos en­fa­da­dos. No sé de dón­de sa­lió, qui­zás de que nun­ca ha­bía­mos co­la­bo­ra­do aun--

que es­tá­ba­mos en la mis­ma dis­co­grá­fi­ca. Pe­ro es que has­ta aho­ra no ha­bía sur­gi­do la opor­tu­ni­dad. Y al fi­nal co­la­bo­ra­mos en es­te te­ma que se ti­tu­la De­sa­mi­ga, así que ha si­do co­mo ri­zar el ri­zo.

—¿Qué que­da del Andrés Suá­rez de «Cuan­do vuel­va la ma­rea» en «Des­de una ven­ta­na»?

—Per­so­nal­men­te, to­do. Es más, creo que aho­ra soy más yo que nun­ca.

—Lo di­go por­que pa­só de los ba­res a las gran­des dis­co­grá­fi­cas...

—Bueno, he te­ni­do que mor­der­me la len­gua y pe­dir per­dón. Re­co­noz­co que en oca­sio­nes me com­por­té co­mo un au­tén­ti­co cre­tino, cuan­do ha­bla­ba mal de las gran­des dis­co­grá­fi­cas sin ha­ber pi­sa­do una en la vi­da. Y al fi­nal tu­ve suer­te, por­que yo es­ta­ba en los ba­res, to­can­do Cuan­do vuel­va la ma­rea, y Si­mo­ne Bo­sé, que en paz des­can­se, en los tiem­pos de EMI Mu­sic me ve­nía a ver a esos ba­res y me qui­so fi­char pa­ra gra­bar Mo­rai­ma. Y cuan­do en­tro en la dis­co­grá­fi­ca me en­cuen­tro a un gru­po de pro­fe­sio­na­les in­creí­ble que lo úni­co que ha­cían era ayu­dar­me y am­pli­fi­car mi ca­rre­ra, sin dic­tar­me na­da ni me­ter­se en mi tra­ba­jo. Sen­tí mu­cha ver­güen­za de cuan­do echa­ba pes­tes so­bre las dis­co­grá­fi­cas en aque­llas no­ches del Li­ber­tad 8. No te­nía ni idea de lo que es­ta­ba di­cien­do. Era un épo­ca en que la no­che es­ta­ba muy pre­sen­te en mi vi­da, que no es que me arre­pien­ta de aque­lla vi­da pe­li­gro­sa. Pe­ro aho­ra con Sony es­toy muy fe­liz, aun­que si­go sien­do el mis­mo, si­go an­dan­do por Pan­tín pi­llan­do olas.

—Bo­ni­to ges­to el de re­ga­lar dos co­pias del ál­bum por el pre­cio de una.

—Es un mo­do de com­par­tir la mú­si­ca, pe­ro no en una pan­ta­lla. Yo soy un ro­mán­ti­co que aún cree en el pa­pel y el car­tón, en el va­lor de los dis­cos.

—Pe­ro us­ted es­tá muy me­ti­do en re­des so­cia­les...

—Gra­cias a las re­des he lle­na­do tres sa­las en Mé­xi­co ha­ce 15 días. Re­ne­gar de las re­des se­ría un error. Pe­ro eso no qui­ta que me de pe­na que se de­jen de la­do ob­je­tos tan ma­ra­vi­llo­sos co­mo los dis­cos o los li­bros.

Un can­tau­tor no tie­ne por qué ser un ti­po amar­ga­do

JOSÉ PAR­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.