“No soy ami­go de las re­glas so­cia­les”

En «Or­gu­llo y pre­jui­cio» (2005) se con­vir­tió en el arquetipo del hom­bre so­ña­do. Aquel Mr. Darcy aca­bó lue­go en bra­zos de Brid­get Jo­nes. El ac­tor bri­tá­ni­co Co­lin Firth (1960) re­gre­sa a la car­te­le­ra en la se­gun­da par­te de «Kingsman» pa­ra in­ter­pre­tar a una e

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE . EL ÉXITO - TEX­TO: MA­RÍA ESTÉVEZ

Mr. Darcy se ha con­ver­ti­do en un es­pe­jo de la reali­dad so­cial que vi­vi­mos

Co­lin Firth es el gran re­cla­mo de Kingsman: El Círcu­lo Do­ra­do, la se­cue­la de la pe­lí­cu­la que en el 2014 des­cu­brió una nue­va agen­cia in­ter­na­cio­nal de in­te­li­gen­cia in­de­pen­dien­te que ope­ra al más al­to ni­vel de dis­cre­ción y cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal es man­te­ner a la hu­ma­ni­dad a sal­vo. Tres años des­pués de aque­lla apa­ri­ción, Kingsman re­gre­sa con un gran elen­co que de­be en­fren­tar­se al re­to de ver al mundo to­ma­do co­mo rehén. El fil­me cuen­ta, de nue­vo, con Matt­hew Vaughn tras las cá­ma­ras en un via­je que lle­va a des­cu­brir una or­ga­ni­za­ción es­pía en los Es­ta­dos Uni­dos lla­ma­da Sta­tes­man, y la nue­va aven­tu­ra po­ne a prue­ba la fuer­za e in­te­li­gen­cia de las dos or­ga­ni­za­cio­nes se­cre­tas; una éli­te que se une pa­ra de­rro­tar a un des­pia­da­do enemi­go co­mún. Kingsman: El Círcu­lo Do­ra­do es­tá tam­bién pro­ta­go­ni­za­da por Ta­ron Eger­ton, Chan­ning Ta­tum, Jeff Brid­ges, Ha­lle Berry, Ju­lian­ne Moo­re, Mark Strong y Pe­dro Pas­cal. Co­lin Firth re­gre­sa en la se­cue­la a pe­sar del desen­la­ce de la pri­me­ra en­tre­ga. —¿Qué su­po­ne pa­ra us­ted vol­ver a la ac­ción en «Kingsman: El Círcu­lo Do­ra­do»? —Pa­ra mí es ma­ra­vi­llo­so in­ter­pre­tar de nue­vo al per­so­na­je por­que soy muy ami­go de to­do el elen­co y es una ven­ta­ja co­la­bo­rar con gen­te que co­no­ces. —¿Cuál di­ría que es la gran di­fe­ren­cia en­tre am­bas en­tre­gas?

—Creo que Matt­hew ha in­ten­ta­do mos­trar la di­fe­ren­cia en­tre el es­ti­lo de es­pía ame­ri­cano, que se pa­re­ce a un cow­boy, y el es­ti­lo bri­tá­ni­co, mu­cho más ca­ba­lle­ro­so, a la ma­ne­ra de Ja­mes Bond. Esa es la di­fe­ren­cia fun­da­men­tal en la que se ba­sa es­ta na­rra­ción. —Son es­pías muy di­fe­ren­tes a los que se ven ha­bi­tual­men­te en el ci­ne. Asesinan con un es­ti­lo muy par­ti­cu­lar... —Mi per­so­na­je tie­ne mu­cho de Ja­mes Bond, pe­ro tal y có­mo lo en­tien­de Matt­hew. Me gus­ta tra­ba­jar con di­rec­to­res que tie­nen una for­ma de tra­ba­jar dis­tin­ta, con los que no sa­bes que es­pe­rar. Me gus­tó tan­to la pri­me­ra en­tre­ga de es­ta sa­ga que no du­dé en par­ti­ci­par en la se­cue­la. —Us­ted se hi­zo fa­mo­so dan­do vi­da, en la se­rie «Or­gu­llo y pre­jui­cio», a Mr. Darcy, un per­so­na­je que le ha con­ver­ti­do en el arquetipo del hom­bre so­ña­do... —Lo he in­ter­pre­ta­do de mu­chas for­mas po­si­bles, pe­ro es cier­to que el arquetipo se aso­cia a mí, aun­que no ten­ga na­da que ver con­mi­go. Creo que ese per­so­na­je se ha con­ver­ti­do en un es­pe­jo de la reali­dad so­cial que vi­vi­mos. Al mis­mo tiem­po que yo es­ta­ba in­ter­pre­tan­do al Mr. Darcy de Ja­ne Aus­ten en la BBC, las co­lum­nas de Brid­get Jo­nes em­pe­za­ron a pu­bli­car­se en The In­de­pen­dent. De mo­do que yo, co­mo Co­lin, era men­cio­na­do ca­si se­ma­nal­men­te en el pe­rió­di­co gra­cias a He­len Fiel­ding, que es­cri­bía ba­jo el seu­dó­ni­mo de Brid­get. Mi nom­bre for­ma­ba par­te de su dia­rio, es­ta­ba exac­ta­men­te ahí. Des­pués co­no­cí a He­len en per­so­na: yo es­ta­ba vi­vien­do en Ro­ma, y vino a en­tre­vis­tar­me co­mo si ella fue­ra Brid­get Jo­nes. La en­tre­vis­ta apa­re­ció en la co­lum­na, lue­go for­mó par­te del se­gun­do li­bro. Y to­do es­to ocu­rrió an­tes de la pri­me­ra pe­lí­cu­la. Mi re­la­ción con el per­so­na­je de Brid­get Jo­nes se re­mon­ta a los 90, así que es com­pren­si­ble que, a la ho­ra de con­tra­tar a un ac­tor pa­ra la adap­ta­ción al ci­ne, me lla­men a mí. —¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted man­te­ner esa ac­ti­tud del hom­bre ideal? —Per­so­nal­men­te, no soy un hom­bre que se iden­ti­fi­que con el es­ta­blish­ment o la au­to­ri­dad. No soy ami­go de las re­glas so­cia­les, aun­que ha­ya gen­te que las pre­fie­ra o mu­chos de mis per­so­na­jes se iden­ti­fi­quen con esa idea. Yo no soy los pa­pe­les que in­ter­pre­to. Yo no me iden­ti­fi­co con ese ve­cin­da­rio na­cio­nal bri­tá­ni­co cer­cano a la mo­nar­quía, en ese sen­ti­do no soy tan pa­trio­ta. —¿Có­mo con­si­gue man­te­ner los pies en el sue­lo pe­se a ser una es­tre­lla de ci­ne? —De­be­rías co­no­cer a la gen­te que ten­go a mi al­re­de­dor, em­pe­zan­do por mi mu­jer. En­ton­ces en­ten­de­rías que no hay otra for­ma de ser que la hu­mil­dad. Tra­to de vi­vir sin pen­sar en la fa­ma que me rodea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.