Lady Ga­ga no pue­de con el cuer­po

Tras ca­si una dé­ca­da en la ci­ma, su cuer­po ha di­cho bas­ta. La di­va del pop ha can­ce­la­do su gi­ra eu­ro­pea, que in­cluía dos con­cier­tos en Bar­ce­lo­na, y pi­de cal­ma, pues cla­ma por el re­po­so.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . EL PERSONAJE - CAN­TAN­TE TEX­TO: CAR­LOS PE­REI­RO

A prin­ci­pios de los 90, Ste­fa­ni Joan­ne An­ge­li­na (Nue­va York, 1986) era una cría que bus­ca­ba su si­tio en la Gran Man­za­na jun­to a sus pro­ge­ni­to­res. Po­seía, eso sí, un ta­len­to des­pia­da­do pa­ra la mú­si­ca. Su pa­dre, hom­bre de cla­se me­dia ba­ja, que tra­ba­ja­ba en el sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, le ofre­ció un tra­to: Si ella apren­día la be­lla Thun­der Road de Bru­ce Springs­teen, él se en­car­ga­ría de pe­dir un prés­ta­mo pa­ra com­prar­le un piano de co­la. Po­co des­pués, aquel pa­dre se pre­sen­tó en su ofi­ci­na ban­ca­ria.

Es­ta anéc­do­ta, que po­dría ser un me­ro re­cur­so li­te­ra­rio a la ho­ra de ha­blar de la ca­rre­ra de Lady Ga­ga, es en reali­dad un in­di­ca­dor cla­ve del por­qué la di­va del pop es di­fe­ren­te a su com­pe­ten­cia. Su­yas son las le­tras y las me­lo­días que in­ter­pre­ta, y su­yo es el gran sen­ti­do com­po­si­ti­vo que ob­tu­vo du­ran­te una ado­les­cen­te en la que be­bió del rock an­glo­sa­jón, y bu­ceó con Mer­cury, Led Zep­pe­lin o Bo­wie; pa­ra lue­go di­luir­se en la in­fluen­cia de Ma­don­na y Mi­chael Jack­son. La can­ce­la­ción de su gi­ra, por mo­ti­vos de sa­lud, ha des­tro­za­do el sue­ño de mu­chos fans.

Eran unos cin­cuen­ta. El nú­me­ro de

little mons­ters (del in­glés, pe­que­ños mons­truos; tér­mino con el que Ga­ga se re­fie­re a sus se­gui­do­res) que du­ran­te un mes acam­pa­ron de­lan­te del Pa­lau Sant Jor­di de Bar­ce­lo­na pa­ra po­der ver a su ído­lo des­de la me­jor po­si­ción po­si­ble. La neo­yor­qui­na hu­bie­ra asal­ta­do ayer, jue­ves, el es­ce­na­rio, tan­to con su voz co­mo con sus vis­to­sos atuen­dos, pe­ro la fi­bro­mial­gia que su­fre hi­zo añi­cos tal po­si­bi­li­dad. ¿Qué es la fi­bro­mial­gia? Se tra­ta de una en­fer­me­dad cró­ni­ca que cau­sa do­lor muscular ge­ne­ra­li­za­do, fa­ti­ga, sue­ño y pro­ble­mas de me­mo­ria. En la prác­ti­ca, es una pa­to­lo­gía re­la­ti­va­men­te mo­der­na, an­tes aso­cia­da a un tras­torno psi­co­ló­gi­co, y aho­ra re­co­gi­da co­mo una en­fer­me­dad cró­ni­ca de ori­gen neu­ro­ló­gi­co.

La can­ce­la­ción ma­si­va se veía ve­nir des­pués de ser su­pri­mi­da su ac­tua­ción en el Rock in Río de Bra­sil, y ser sus­ti­tui­da por Ma­roon 5. La can­tan­te se mos­tró de­vas­ta­da en sus re­des so­cia­les. «A mis fans, os quie­ro mu­cho», re­za en el es­cri­to que ex­pli­ca los mo­ti­vos por los que se ve in­ca­paz de afron­tar su gi­ra eu­ro­pea. Ga­ga se­ña­la que no so­lo no pue­de dar un con­cier­to, sino que tam­po­co pue­de lle­var una vi­da nor­mal de­bi­do a los fuer­tes do­lo­res. Lo cier­to es que el tra­ta­mien­to se orien­ta me­ra­men­te a pa­liar esas do­len­cias, que no re­mi­ti­rán fá­cil­men­te, si es que lo ha­cen. No obs­tan­te, la gi­ra nor­te­ame­ri­ca­na sí se man­tie­ne en pie; y los pro­mo­to­res ase­gu­ran que se re­pro­gra­ma­rán las fe­chas en el vie­jo con­ti­nen­te. To­ca es­pe­rar.

DES­CA­RO

Al mar­gen del diag­nós­ti­co he­cho pú­bli­co, no es de ex­tra­ñar que Ga­ga ne­ce­si­te un al­to en el ca­mino. La can­tan­te pa­só de mo­ver­se por la es­ce­na un­der­ground de los ga­ri­tos es­ta­dou­ni­den­ses, a des­pa­char más de quin­ce mi­llo­nes de dis­cos en su de­but dis­co­grá­fi­co co­mo Lady Ga­ga en el 2008. The Fa­me en­se­ñó a me­dio mundo a bai­lar con Just Dan­ce y a po­ner ca­ra de pó­quer (Po­ker Fa­ce). La com­po­si­to­ra asom­bró a la crí­ti­ca, que la va­lo­ró po­si­ti­va­men­te gra­cias a su voz; y en­can­di­ló a un pú­bli­co se­dien­to de una nue­va di­va a la que abra­zar­se, y más si es­ta mos­tra­ba cier­to des­ca­ro y ambigüedad (sien­do un fiel re­fle­jo de Ma­don­na). No es nin­gún se­cre­to que los clu­bes gais es­ta­dou­ni­den­ses aco­gie­ron con muy buen ver la mú­si­ca de Ga­ga. Ella, por su par­te, siem­pre mos­tró su apo­yo a la co­mu­ni­dad LGBT, sea con de­cla­ra­cio­nes, sea con dis­cur­sos; al igual que con los años fue adop­tan­do un pa­pel re­le­van­te den­tro del ala pro­gre­sis­ta de la cultura es­ta­dou­ni­den­se.

Por otro la­do, bue­na par­te del pú­bli­co ha mos­tra­do más in­te­rés en sus ves­ti­dos y sus per­for­man­ce (im­po­si­ble ol­vi­dar aquel ves­ti­do de car­ne cru­da en el 2010, en la ga­la de la MTV) que en su ca­pa­ci­dad vo­cal.

Es cier­to, tam­bién, que Ga­ga ha ba­ja­do el ni­vel de ex­tra­va­gan­cia en los úl­ti­mos tiem­pos, y al con­tra­rio de otras com­pa­ñe­ras de pro­fe­sión no ha si­do muy da­da al es­cán­da­lo o a las adic­cio­nes pú­bli­cas. Sus pro­ble­mas han si­do su­yos, igual que sus can­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.