La do­lo­ro­sa be­lle­za de una ro­sa ro­ja

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS - TEX­TO: HÉCTOR J. PORTO

No es fá­cil con­den­sar la be­lle­za que es­con­de es­te bre­ve li­bro. Qui­zá la vi­sión del mar, su des­cu­bri­mien­to. Y si aca­so la ro­sa de las pá­gi­nas fi­na­les —de un to­tal de no más de cin­cuen­ta—, una flor in­sul­tan­te­men­te ro­ja que en­cie­rra, fren­te al pe­so de la cul­pa, la me­tá­fo­ra de la li­ber­tad do­lo­ro­sa­men­te des­cu­bier­ta, in­tui­da y desea­da. En es­te ma­gro li­bri­to Dolores Pra­to (Ro­ma, 1892-An­zio, 1983) ha­bla de su lu­cha por con­quis­tar la vi­da co­mo ado­les­cen­te re­clui­da que fue, in­ter­na­da en un con­ven­to por la du­re­za de la vi­da que le to­có en suer­te. Su ma­dre la en­tre­gó en­se­gui­da a un tío cu­ra que aca­bó mar­chán­do­se a Amé­ri­ca y en­co­men­dan­do su edu­ca­ción a las mon­jas, que le ad­ver­tían de los pe­li­gros de sa­lir al ex­te­rior, de «cier­tas que­ma­du­ras, no me­jor iden­ti­fi­ca­das, que el mun­do so­lía cau­sar a quien in­ti­ma­ba más de la cuen­ta con él». Por no ha­blar de aque­lla te­rri­ble ad­mo­ni­ción de la su­pe­rio­ra —«¡Dios tie­ne ce­los de las cria­tu­ras que ama!»—, cuan­do de­tec­ta en la ni­ña du­das an­te la car­ta en que su tío —aun­que no tan in­sis­ten­te­men­te co­mo Fer­nan­do Rey a Sil­via Pinal en el fil­me de Bu­ñuel Vi­ri­dia­na— la lla­ma a su la­do.

A pe­sar de su lon­ge­vi­dad, Pra­to fue una es­cri­to­ra que tar­dó en en­con­trar la esen­cia de su pe­cu­liar cá­ña­mo, una ex­tra­ña voz poé­ti­ca que vie­ne mar­ca­da por una li­te­ra­tu­ra pe­ga­da a la ex­pe­rien­cia ín­ti­ma, a su vi­da. Tan tar­de al­can­zó su pro­pio es­pa­cio y su es­ti­lo, ya en los años se­ten­ta, que ape­nas pu­do de­jar dos li­bros au­to­bio­grá­fi­cos —de los cin­co que ha­bía idea­do, cons­trui­dos so­bre no­tas que ha­bía ido acu­mu­lan­do—: los re­la­ti­vos a su in­fan­cia en Treia y su ado­les­cen­cia en el con­ven­to.

«FU­RIO­SO Y SEN­CI­LLO»

La cla­ve, co­mo ano­ta Ele­na Fron­ta­lo­ni en el pos­fa­cio del re­la­to, es esa voz en pri­me­ra per­so­na que, de­ba­tién­do­se en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te, en­tre­la­za des­crip­cio­nes, re­fle­xio­nes y na­rra­cio­nes amal­ga­ma­das por un es­ti­lo «fu­rio­so y sen­ci­llo». Una sen­ci­llez que des­ar­ma al lec­tor y lo em­bar­ga por mo­men­tos en una emo­ción su­til, ca­lla­da.

QUE­MA­DU­RAS AU­TO­RA

DOLORES PRA­TO

TRA­DUC­TOR

CÉ­SAR PAL­MA

EDI­TO­RIAL

MINÚSCULA 72 PÁ­GI­NAS; 9 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.