Dos es­tre­llas que desafían la ti­ra­nía ju­ve­nil del pop

Es­tán ahí, so­nan­do al la­do de Dua Lipa o Camila Ca­be­llo. Una se en­cuen­tra a pun­to de cum­plir 49 años. La otra, 50. Con el me­dio si­glo de vi­da a la vis­ta, am­bas dan la vuel­ta a la ley no es­cri­ta de la mú­si­ca po­pu­lar. La que di­ce: prohi­bi­do no ser jo­ven

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: JAVIER BECERRA

Re­sul­ta di­fí­cil man­te­ner­se en la pri­me­ra lí­nea del pop ma­si­vo cuan­do la ju­ven­tud se des­va­ne­ce. En es­te mun­do re­ple­to de es­tre­llas efí­me­ras, bri­llos fu­ga­ces y sa­cra­li­za­ción de lo ju­ve­nil, su­pe­rar los 30 a ve­ces ya su­po­ne can­tar re­ti­ra­da. Pe­ro, des­de lue­go, su­bir­se a las cin­co dé­ca­das de vi­da sue­le equi­va­ler, por lo ge­ne­ral, al «cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor» y al clá­si­co ti­ran­do de gran­des éxi­tos y jus­ti­fi­can­do su vuel­ta sa­can­do dis­cos ca­da vez más in­sus­tan­cia­les. Hay ex­cep­cio­nes, no obs­tan­te. En las úl­ti­mas se­ma­nas dos as­tros mu­si­ca­les que des­lum­bra­ron en el pa­sa­do han vuel­to re­cla­man­do su vi­gen­cia. Los pa­sa­por­tes de las dos in­di­can que los 50 es­tán ahí. Al­go bas­tan­te ex­cep­cio­nal. Re­sul­ta fá­cil tes­tar el mo­men­to ac­tual de la pri­me­ra in­vi­ta­da: Jen­ni­fer López. En ju­lio cum­ple 49 años. En abril lan­zó El ani­llo, una pe­ga­di­za pie­za de pop la­tino que ca­mi­na so­bre un irre­sis­ti­ble rit­mo de funk ca­rio­ca. Pón­gan­la al la­do de unos ado­les­cen­tes. Se po­drá ver rá­pi­da­men­te sus son­ri­sas, sus me­neos y ese mo­do de se­cun­dar a la ar­tis­ta cuan­do di­ce «¿Y el ani­llo pa’ cuan­do?». Es uno de los te­mas que arra­sa ac­tual­men­te. Tan­to que su es­pec­ta­cu­lar vi­deo­clip ya es ob­je­to de pa­ro­dias de hu­mo­ris­tas co­mo Los Mo­ran­cos y has­ta fut­bo­lis­tas, co­mo Joa­quín el del Betis, que lo emu­ló con unas toa­llas co­mo vestuario. Su­pues­ta­men­te ins­pi­ra­da en su re­la­ción con el ju­ga­dor de béis­bol Álex Rodríguez (a quien le di­ce «Me tra­tas co­mo

una prin­ce­sa y me das lo que pi­do / Tú tie­nes el ba­te y la fuerza que yo ne­ce­si­tan­te to») en ella la can­tan­te se po­ne en el lu­gar de una mu­jer enamo­ra­da, en­can­ta­ta da con la res­pues­ta se­xual de su pa­re­ja («Te pon­go un tre­ce de diez cuan­do es­ta­pe­ro mo’ en la ca­ma»), pe­ro que echa en fal­ta una co­sa: que le pro­pon­gan ma­tri­mo­nio.

LA SOM­BRA DE BE­YON­CÉ

Ha­ce ya diez años Be­yon­cé des­co­lo­có al pla­ne­ta pop con Sin­gle la­dies. En ella de­man­da­ba nup­cias así: «Por­que si te ha gus­ta­do lo que has vis­to, ¡de­bes po!». ner un ani­llo aquí! La ta­cha­ron de lann­ser­va­dor zar un men­sa­je con­ser­va­dor y re­tró­gra­de do so­bre el pa­pel de la mu­jer en el si­glo XXI. Aho­ra, el mo­vi­mien­to mu­si­cal de Jen­ni­fer López re­cuer­da aque­llo. El ani

llo bien po­dría pa­sar el Sin­gle la­dies la­tis­pí­ri­tu, no. Ade­más del es­pi­ri­tu, se tra­ta de una can­ción ma­cha­co­na, con un vi­deo­clip icó­ni­co y con un runrún si­mi­lar en las re­des so­cia­les res­pec­to a su con­te­ni­do. Pe­ro, so­bre to­do, se tra­ta de uno de los pe­lo­ta­zos más in­con­tes­ta­bles de lo que va de año. Al­gu­nos ya la ven co­mo ca­no­man­do ción del ve­rano to­man­do el re­le­vo a la cé­le­bre Des­pa­ci­to.

Mien­tras to­do eso ocu­rre en el trono la­tino, la aus­tra­lia­na Ky­lie Mi­no­gue ha op­ta­do por rein­ven­tar­se, acu­dien­do a las

El ani­llo es un pe­lo­ta­zo in­con­tes­ta­ble de es­te año”

fuen­tes del country, en Nash­vi­lle. Allí ha reorien­ta­do li­ge­ra­men­te su so­ni­do con

ban­jos, me­lo­días cá­li­das y has­ta pie­zas acús­ti­cas. To­do ello sin per­der su de­no­mi­na­ción de ori­gen: la de su voz se­do­sa via­jan­do en el pop elec­tró­ni­co. El re­sul­ta­do es Gol­den, un ál­bum co­rrec­to con va­rios bue­nos te­mas. No lle­ga a los ni­ve­les de vi­ra­li­dad de López, pe­ro el mes pa­sa­do se subió al nú­me­ro 1 de las lis­tas bri­tá­ni­cas cer­ti­fi­can­do pa­ra sus fans de siem­pre que si­gue ahí.

Por aho­ra dos sen­ci­llos, Dan­cing y Stop

Me From Fa­lling, agra­dan de ini­cio. Y en­gan­chan mu­cho a me­di­da que se re­pi­ten con sus co­ros ad­he­si­vos. De­fi­ni­da co­mo una Dolly Par­ton ba­jo la bo­la de es­pe­jos, en ellos trans­mi­te ese es­pí­ri­tu po­si­ti­vo de que bai­lan­do y can­tan­do to­do va bien, e in­clu­so pue­des has­ta en­con­trar al amor de tu vi­da. De la se­gun­da in­clu­so hi­zo una se­gun­da ver­sión en la que se atre­ve a lan­zar unos ver­sos en es­pa­ñol con el dúo cu­bano Gen­te de Zo­na, cé­le­bre por La

Go­za­de­ra. El vi­deo­clip, gra­ba­do en las ca­lles de La Ha­ba­na, es de los que con­ta­gian ale­gría al ins­tan­te. Ella man­tie­ne el ca­ris­ma in­tac­to.

Qui­zá se tra­ta de tan­tear el mer­ca­do pa­ra fu­tu­ros mo­vi­mien­tos en la on­da la­ti­na. El 28 de es­te mes cum­ple 50 años. Po­cas de sus com­pa­ñe­ras de ge­ne­ra­ción si­guen ahí. Y prác­ti­ca­men­te nin­gu­na se si­túa en los pues­tos de re­le­van­cia. Se tra­ta, la su­ya, de una ma­ne­ra de lle­var­le la con­tra­ria a la iner­cia y de de­mos­trar que el bri­llo, si se cui­da, no tie­ne que es­fu­mar­se tan rá­pi­da­men­te.

KY­LIE MI­NO­GUE LA CAN­TAN­TE AUS­TRA­LIA­NA ACA­BA DE SA­CAR «GOL­DEN», DE INSPIRACIÓN COUNTRY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.