“Las mu­je­res so­mos muy fuer­tes”

El trío for­ma­do por So­nia, Alba y Tamy re­gre­san a Ga­li­cia pa­ra ofre­cer sen­dos con­cier­tos en Vi­go y A Co­ru­ña, den­tro de su gi­ra «La­dies Tour»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: X. FRA­GA

SWEET CA­LI­FOR­NIA SÁBADO 26, 19.00. AU­DI­TO­RIO MAR DE VI­GO EN­TRA­DAS DES­DE 18 EU­ROS DO­MIN­GO 27, 19.00. PALACIO DE LA ÓPE­RA (A CO­RU­ÑA) EN­TRA­DAS DES­DE 24 EU­ROS GIRL­BAND

De vuel­ta en Ga­li­cia. Sweet Ca­li­for­nia ac­túan el pró­xi­mo fin de se­ma­na en Vi­go y A Co­ru­ña. So­nia Gómez, vér­ti­ce de un trián­gu­lo mu­si­cal que com­ple­tan Alba Reig y Tamy Nsue pro­me­te que se­rán con­cier­tos «lle­nos de ener­gía, co­lor y ale­gría. Siem­pre in­ten­ta­mos que el pú­bli­co se va­ya muy con­ten­to de nues­tro concierto y lo da­mos to­do».

—¿Qué tal las ex­pe­rien­cias pre­vias con el pú­bli­co ga­lle­go?

—Sin­ce­ra­men­te ge­nial. Ya de por sí, la gen­te en Ga­li­cia tie­ne una for­ma de ser en­can­ta­do­ra. Re­cuer­do que una vez nos per­di­mos y un se­ñor nos ayu­dó sin si­quie­ra pe­dír­se­lo. Nues­tro pú­bli­co es sú­per en­tre­ga­do y agra­de­ci­do y nos en­can­ta.

—La gi­ra se lla­ma La­dies Tour: ¿Hay ahí una alu­sión a la fuerza que ha co­bra­do el mo­vi­mien­to pa­ra reivin­di­car igual­dad y res­pe­to pa­ra las mu­je­res?

—Ac­tual­men­te el mo­vi­mien­to tie­ne mucha fuerza y es­tá abrien­do mu­chas men­tes, aun­que que­da mu­cho por lo­grar... Las mu­je­res so­mos muy fuer­tes, lo he­mos de­mos­tra­do a lo lar­go de la his­to­ria, jun­tas con­se­gui­re­mos to­do lo que nos pro­pon­ga­mos.

—¿Qué tal Aret­ha Fran­klin? ¿Qui­zá al­gún día po­dría caer «Res­pect» co­mo ver­sión en un concierto o dis­co?

—Nos en­can­ta. Creo que es cul­tu­ra mu­si­cal cla­ve pa­ra cual­quier can­tan­te o mú­si­co [ri­sas]. Se­ría muy bo­ni­to pro­bar­lo, la ver­dad.

—¿Hay al­gún ar­tis­ta ac­tual con quien po­dría­mos es­pe­rar una co­la­bo­ra­ción en el fu­tu­ro?

—Si nos po­ne­mos a so­ñar... Nos en­can­ta­ría poder co­la­bo­rar con Ed Shee­ran, Be­yon­cé, Jes­sie J, Alejandro Sanz...

—Hay una lar­ga tra­di­ción de gru­pos de chi­cas, des­de las Ro­net­tes y las Shan­gri-Las o las Su­pre­mes, pa­san­do por Ba­na­na­ra­ma o Des­tiny’s Child. ¿Sweet Ca­li­for­nia en­ca­ja en esa lí­nea?

—Per­so­nal­men­te nos en­can­ta la tra­di­ción de girl­bands. No­so­tras nos cria­mos es­cu­chan­do a las Spi­ce Girls y ha­cía tiem­po que en Es­pa­ña no ha­bía nin­gu­na, así que nos sen­ti­mos muy afor­tu­na­das cuan­do nos lla­man girl­band.

—Se­gu­ra­men­te la pro­yec­ción del gru­po ha­bría si­do muy dis­tin­ta sin YouTu­be. ¿Có­mo ha in­flui­do el pa­pel de las nue­vas tec­no­lo­gías en que la mú­si­ca lle­gue al pú­bli­co?

—Es sú­per im­por­tan­te a día de hoy te­ner en cuen­ta las re­des so­cia­les, son el mo­tor, por así decirlo... Es cier­to que no­so­tras em­pe­za­mos en YouTu­be, pen­sa­mos que es al­go más cer­cano, lle­gas a la gen­te de otra ma­ne­ra. Yo, por ejem­plo, em­pe­cé gra­ban­do

co­vers en mi cuar­to y la gen­te en­ten­día mi sue­ño, des­de lo más per­so­nal, que en ese mo­men­to era mi cuar­to.

—¿Có­mo se con­ju­gan las dis­tin­tas per­so­na­li­da­des en el gru­po? ¿Y có­mo es un día nor­mal, sin tra­ba­jo?

—Sí que es cier­to que ca­da una tie­ne su per­so­na­li­dad pe­ro a la vez te­ne­mos en co­mún que so­mos muy res­pon­sa­bles y siem­pre es­ta­mos pen­san­do en tra­ba­jo [ri­sas]. Cuan­do no es­ta­mos tra­ba­jan­do, es­ta­mos ha­cien­do brains­tor­ming, ya sea pa­ra nue­vos ví­deos, com­po­nien­do, pen­san­do co­sas nue­vas pa­ra el show...

—Mu­chos ar­tis­tas es­tán ro­dea­dos de un au­ra de inac­ce­si­bi­li­dad, mien­tras que otros apues­tan por la cer­ca­nía. ¿Es me­jor una re­la­ción más cóm­pli­ce con el pú­bli­co?

—To­tal­men­te. Creo que esa es la ba­se de Sweet Ca­li­for­nia, to­dos so­mos igua­les y to­dos te­ne­mos sue­ños por cum­plir, se pue­den con­se­guir, sim­ple­men­te tie­nes que trabajar mu­cho y ser agra­de­ci­do en es­ta vi­da. Y esa es la fi­lo­so­fía que nos gus­ta dar a nues­tro pú­bli­co. Me gus­ta abra­zar a nues­tros se­gui­do­res, es­cu­char­les y sa­ber qué opi­nan de to­do. Al fin y al ca­bo, ellos son los que nos man­tie­nen aquí.

—¿Ha­cia dón­de va el gru­po? ¿Qué po­de­mos es­pe­rar del fu­tu­ro pró­xi­mo?

—Den­tro de po­co sal­drá nues­tro nue­vo dis­co, en el cual ha­brá mu­chos cam­bios. To­dos los cam­bios que es­ta­mos rea­li­zan­do es­tán ba­sa­dos en lo que he­mos es­cu­cha­do de nues­tros se­gui­do­res, sus pe­ti­cio­nes y lo que más can­tan en con­cier­tos, así que es­pe­re­mos que les gus­te to­do lo nue­vo. Lo que es­pe­ra­mos es se­guir cre­cien­do jun­tos.

Den­tro de po­co sal­drá nues­tro nue­vo dis­co, con mu­chos cam­bios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.