Por qué hay que vol­ver siem­pre a la poe­sía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD -

Los lec­to­res de poe­sía —in­clu­so los que lue­go lle­ga­mos a es­cri­bir­la— tam­bién te­ne­mos nues­tros mo­men­tos de du­da. La de­ja­mos, vol­ve­mos a ella, la aban­do­na­mos de nue­vo. Pe­ro siem­pre re­gre­sa­mos. Yo vol­ví dos ve­ces a la poe­sía tras en­fras­car­me du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po en la pro­sa. La úl­ti­ma su­ce­dió en 1994. Aca­ba­ba de mo­rir un tal Char­les Bu­kows­ki y Fran­cis­co Um­bral le de­di­có una co­lum­na que me obli­gó a sa­lir co­rrien­do de mi di­mi­nu­to pi­so de es­tu­dian­te en la ca­lle del Pe­rill y ba­jar al pa­seo de Gra­cia para com­prar­me Pe­lean­do a la con­tra. Así des­cu­brí des­lum­bra­do la poe­sía de Bu­kows­ki y vol­ví —ya para siem­pre— a los ver­sos. Pe­ro la pri­me­ra oca­sión en que re­gre­sé a la poe­sía fue en 1987. Eran otros tiem­pos y el Mi­nis­te­rio de Cultura pu­bli­ca­ba una ex­qui­si­ta re­vis­ta lla­ma­da Poe­sía.

Allí, en­tre Rim­baud, Sá-Car­nei­ro y Sa­lin­ger, es­ta­ban los Poemas del Otro Sue­ño. Su au­tor, Luis Al­ber­to de Cuen­ca, es­cri­bía de Son­ja la Ro­ja, la ri­val de Co­nan, de gi­gan­tes de hielo, de su mons­truo fa­vo­ri­to, de las no­ches de co­pas y de un lu­gar lla­ma­do España: “No sé si en otra par­te ha­brá tan­tos bo­rra­chos y chi­cas tan es­plén­di­das”. Ya nun­ca de­jé de leer a De Cuen­ca. Con el tiem­po, tu­ve has­ta la oca­sión de ha­cer­le al­gu­na en­tre­vis­ta, en la que ha­bla­mos de Ho­me­ro y de Flash Gor­don, de có­mics y de la ca­ja fuer­te de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal.

Reino de Cor­de­lia, que ya ha­bía publicado tí­tu­los co­mo El cuer­vo y Ho­la, mi amor, yo soy el lo­bo, ha pues­to en mar­cha la co­lec­ción La Bi­blio­te­ca de Luis Al­ber­to de Cuen­ca. Tras El­si­no­re, Scho­lia, Ne­cro­fi­lia y Los re­tra­tos, el se­llo ma­dri­le­ño edi­ta aho­ra la ter­ce­ra en­tre­ga de la se­rie: La ca­ja de pla­ta. Aquí ya en­con­tra­mos al poe­ta to­tal, en un li­bro de lí­nea cla­ra —co­mo los te­beos que tan­to ama— don­de co­rre la bri­sa de la ca­lle, pasan las es­qui­nas de Ma­drid y nos aso­ma­mos a las ma­dru­ga­das en las que un ami­go se ba­ja de un co­che dis­fra­za­do con la ga­bar­di­na de Bo­gart, jus­to cuan­do al­guien apa­ga las lu­ces y en­cien­de la no­che.

Por es­tas y otras mu­chas co­sas hay que vol­ver siem­pre a la poe­sía. Hay que re­gre­sar siem­pre a los ver­sos lu­mi­no­sos y es­plén­di­dos de Luis Al­ber­to de Cuen­ca.

LA CA­JA DE PLA­TA AU­TOR LUIS AL­BER­TO DE CUEN­CA. EDI­TO­RIAL REINO DE COR­DE­LIA. 120 PÁ­GI­NAS; 10,95 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.