ra­zo­nes por las que Ju­lio Igle­sias mo­la

Tie­ne 74 años y es­te ve­rano se cum­ple me­dio si­glo de su triun­fo en el Fes­ti­val de Be­ni­dorm. Para ce­le­brar­lo, el ar­tis­ta se em­bar­ca en una gi­ra mun­dial que arran­ca el 10de sep­tiem­bre con un con­cier­to en Uz­be­kis­tán, aun­que por aho­ra no in­clu­ye nin­gu­na es­cal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . REGRESA EL MITO - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Cin­cuen­ta años con el mi­cro en la mano. Ese es el im­pul­so que lle­va a Ju­lio Igle­sias a su­bir­se a los es­ce­na­rios de nue­vo y em­pren­der una gi­ra mun­dial para ce­le­brar­lo. El ar­tis­ta la­tino más fa­mo­so del pla­ne­ta si­gue en ac­ti­vo. Lo anun­ció el pa­sa­do lunes. Tras un ama­go en fe­bre­ro, que fi­nal­men­te se trun­có por en­fer­me­dad, aho­ra con­fir­ma que vuel­ve a ac­tuar. Lo ha­rá tras el ve­rano y en pla­zas no muy usua­les. Así el 10 de sep­tiem­bre em­pe­za­rá en Uz­be­kis­tán. Lue­go, le se­gui­rán ac­tua­cio­nes en lu­ga­res co­mo Du­bái, Tel Aviv y Moscú en el mes de oc­tu­bre. No hay na­da más con­fir­ma­do.

Por aho­ra no se han anun­cia­do fe­chas en España, pe­ro to­do apun­ta a que al­gu­na cae­rá a lo lar­go del 2019. De ma­te­ria­li­zar­se, nos en­con­tra­re­mos an­te el ené­si­mo con­cier­to-acon­te­ci­mien­to que ape­la a la ex­cep­cio­na­li­dad. Se tra­ta de la me­jor he­rra­mien­ta de már­ke­ting po­si­ble. Aun­que en es­ta oca­sión sue­na a ver­dad. Por­que —aho­ra sí— pue­de que el pú­bli­co se ha­lle an­te una de las úl­ti­mas opor­tu­ni­da­des de ver en di­rec­to al in­tér­pre­te de Hey.

Fue en el 2015 cuan­do Igle­sias lan­zó Mé­xi­co con una ad­ver­ten­cia: se

tra­ta­ba­del úl­ti­mo dis­co de es­tu­dio que iba a e di­tar en su ca­rre­ra. Aque­llo so­na­bi­la­ción ba a ju­con un ca­pri­cho mu­si­cal. En el ál­bum des­fi­la­ban pie­zas de José Án­gel Es­pi­no­za Fe­rrus­qui­lla, co­mo su ce­le­bé­rri­mo Écha­me la cul­pa de lo que pa

se, que hi­zo mun­dial Al­bert Ham­mond Tam­bié n el Jú­ra­me de Joa­qui­na de la Porrres. ti­lla To O el Fa­llas­te co­ra­zón de Cu­co Sán­chez. La ló­gi­ca in­di­ca que una buee na part­de esas can­cio­nes con­for­men los re­per­to­rios de es­te nue­va gi­ra.

SE­RIE BIO­GRÁ­FI­CA

Mien­tras no lle­gan esos di­rec­tos, las no­til cias de­mun­do Igle­sias no ce­san. Por un la­do apa­re­ce la de­man­da de Ja­vier Sánn chez, un­jo­ven que ase­gu­ra que es su hi­jo. Por otro, que la com­pa­ñía Dis­ney Media Dis­tri­bu­tion La­tin Ame­ri­ca ya tra­ba­ja en una se­rie que, se­gu­ra­men­te, no ha­rá más que ali­men­tar el mi­to. Ba­sa­da en Se­cree­sa­bles, tos con­flas me­mo­rias que pu­bli­có

en 2014 Al­fre­do Frai­le, que fue re­pre­se­nel tan­te dcan­tan­te du­ran­te 15 años, ela­na bo­ra use­rie so­bre la vi­da del ar­tis­ta. General men­te es­te ti­po de pro­duc­cio­nes se ha­cen post-mor­tem. Aquí no.

El vo­lu­men de más de 600 pá­gi­nas re­lu­ces la­ta lasy som­bras de la tra­yec­to­ria pú­bli­ca e ín­ti­ma del can­tan­te. Des­de la re­la­ción con sus hi­jos a las múl­ti­ples muue je­res qen­tra­ron y sa­lie­ron de su vi­da, pa­san­do por sus su­pues­tos tra­tos en la ma­fia.La se­rie, que cons­ta­rá de 13 ca­pís­ta­rá tu­los, eco­pro­du­ci­da con Ci­ne­mat. El can­tan­te me­xi­cano Juan Ga­briel acaer ba de sob­je­to de otra pro­duc­ción siY mi­lar. en­tre los pró­xi­mos ob­je­ti­vos se en­cuen tra Ma­ra­do­na.

Una voz li­mi­ta­da pe­ro muy per­so­nal

Fren­te a otros con­tem­po­rá­neos co­mo Rap­hael o Camilo Ses­to, Ju­lio Igle­sias no go­za­ba de un am­plio re­gis­tro de voz. Las flo­ri­tu­ras his­trió­ni­cas de ellos que­da­ban to­tal­men­te fue­ra de su al­can­ce, pe­ro de esas li­mi­ta­cio­nes ex­tra­jo ese es­ti­lo re­la­ja­do y de tono grave tan per­so­nal. Un po­co a lo croo­ner (de he­cho le lla­ma­ban el Si­na­tra la­tino), ha si­do ca­paz de apro­piar­se de cual­quier can­ción aje­na.

Las tri­lli­zas de oro, con­tra­pun­to ideal

Fren­te a esa so­brie­dad, Igle­sias en­con­tró la me­jor res­pues­ta con María Eu­ge­nia, María Lau­ra y María Emi­lia, tres her­ma­nas ar­gen­ti­nas tri­lli­zas a las que Igle­sias acu­dió en los años se­ten­ta cuan­do ape­nas te­nían 18 años. Co­mo co­ris­tas apor­ta­ron se­da y lu­mi­no­si­dad a la voz del can­tan­te, real­zán­do­la aún más. Al­go pa­re­ci­do siem­pre ha he­cho Leo­nard Cohen con el res­pal­do vo­cal fe­me­nino.

Alian­za con Ramón Ar­cu­sa

La mi­tad del Dúo Di­ná­mi­co com­pu­so en 1977 Soy un

truhán, soy un se­ñor pen­san­do en la fi­gu­ra de Igle­sias. Es­te la in­ter­pre­tó y la con­vir­tió en un éxi­to es­tra­tos­fé­ri­co. Des­de en­ton­ces su re­la­ción con él fue cons­tan­te, de­jan­do en el re­per­to­rio te­mas tan mí­ti­cos co­mo Qui­jo­te o Po­bre dia­blo. Tra­ba­ja­rá con él has­ta 1995, tren­zan­do una ca­rre­ra de éxi­to.

Arran­que con gol­pe de suer­te

La his­to­ria de Ju­lio Igle­sias tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes de una pe­lí­cu­la. Por­te­ro con fu­tu­ro, se le­sio­na, em­pie­za a es­cri­bir can­cio­nes y una de esas ter­mi­na en el Fes­ti­val de Be­ni­dorm: La vi­da si­gue igual. La com­pu­so para que la can­ta­se otra voz, pe­ro al fi­nal le con­ven­cie­ron de que lo hi­cie­ra él. LLe­gó, can­tó y ven­ció. Era 1968 y em­pe­za­ba así una ca­rre­ra le­gen­da­ria.

Los alo­ca­dos años se­ten­ta

Sa­bo­rean­do las mi­les del éxi­to en ple­na ju­ven­tud, Igle­sias se subió a lo­mos de la fa­ma. A me­dia­dos de los se­ten­ta to­do em­pe­za­ba a in­di­car que lo su­yo no iba a ser co­mo lo de los de­más. Em­pie­zan los ré­cords. En 1976, por ejem­plo, lle­na ve­loz­men­te el Madison Squa­re Gar­den de Nue­va York (la más rá­pi­da de un can­tan­te has­ta en­ton­ces). En 1977 me­te 100.000 per­so­nas en Es­ta­dio Na­cio­nal de San­tia­go de Chi­le (al­go nun­ca lo­gra­do). Y ese mis­mo año lle­ga a los 35 mi­llo­nes de dis­cos.

Y, cla­ro, un can­to a Ga­li­cia

Ins­pi­ra­do en el ori­gen ga­lle­go de su pa­dre, Ju­lio Igle­sias Pu­ga (na­ci­do en Ourense), el can­tan­te com­po­ne en 1972 Un can­to a Ga­li­cia, que se con­vier­te en un éxi­to internacional. Arra­só en España. Arra­só en Amé­ri­ca La­ti­na. Y lle­gó al­to en paí­ses eu­ro­peos co­mo Fran­cia o Ale­ma­nia. In­ter­pre­ta­da en un ga­lle­go un tan­to «sui gé­ne­ris» en pos de la ri­ma («meu pae», «que me fan lem­bra­re», «que fan­me cho­ra­re») se hi­zo mí­ti­ca. En 1987 la re­in­ter­pre­ta­ría jun­to a Ma­no­lo Es­co­bar en su dis­co Sus­pi­ros de España.

Due­tos con su­per es­tre­llas

Cul­ti­vó siem­pre Ju­lio Igle­sias las co­la­bo­ra­cio­nes, pe­ro se es­me­ró es­pe­cial­men­te en los años ochen­ta cuan­do que­ría ac­ce­der al mer­ca­do ame­ri­cano. Así abrió la lla­ve con All Of

You, can­ta­da con Dia­na Ross en 1984. Con­fir­mó su vi­gen­cia con Steve Won­der con My Lo­ve, en 1988. Y lo con­so­li­dó con Dolly Par­ton en 1995 con When You

Tell Me That You Lo­ve. Na­die le de­cía no.

La vi­da vi­vi­da para dis­fru­tar

Po­cos ar­tis­tas han trans­mi­ti­do me­jor el la­do po­si­ti­vo de la vi­da co­mo Ju­lio Igle­sias. En ese sen­ti­do, su te­ma de 1984 Me va es to­do un himno: «Me va la vi­da, me va la gen­te de aquí y de allá / Me va la fies­ta, la ma­dru­ga­da, me va el can­tar». To­do ello con un «eauuu» de los su­yos y es­tro­fas en in­glés para que lo en­tien­dan.

El ar­tis­ta la­tino más glo­bal

El ar­tis­ta que ha can­ta­do por aho­ra en 14 idio­mas es el can­tan­te la­tino más co­no­ci­do en el mun­do. Cuan­do en los ochen­ta se ha­bla­ba de Mi­chael Jack­son o Ma­don­na, por ahí cer­ca es­ta­ba Ju­lio Igle­sias siem­pre en tér­mi­nos de po­pu­la­ri­dad e uni­ver­sa­li­dad. En el 2013 re­ci­bió en Chi­na el re­co­no­ci­mien­to de ser el la­tino que más ven­de: más 300 mi­llo­nes de dis­cos en to­do el mun­do de sus más de 80 tí­tu­los.

El gran per­so­na­je de los me­mes

La ima­gen de Ju­lio Igle­sias mi­ran­do a cá­ma­ra con media son­ri­sa, se­ña­lan­do y di­cien­do «y lo sa­bes» se ha con­ver­ti­do en uno de los re­cur­sos para me­mes más cé­le­bre de la Red. «No sé quien em­pe­zó con esa his­to­ria pe­ro es sim­pá­ti­co», di­jo el can­tan­te cuan­do fue a Sal­va­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.