Ches­ter­ton per­si­guien­do a Bla­ke

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS -

¿Ches­ter­ton y Bla­ke en un mis­mo li­bro? ¿El escritor y periodista ca­tó­li­co G. K. Ches­ter­ton y el pin­tor y poe­ta es­pi­ri­tua­lis­ta Wi­lliam Bla­ke, re­co­no­ci­do co­mo san­to por la Ec­cle­sia Gnos­ti­ca Cat­ho­li­ca?

Si al­guien pue­de atre­ver­se a ha­cer eso es, por su­pues­to, Ches­ter­ton. Aun­que al­gu­nos lo con­si­de­ren un reac­cio­na­rio —por la pro­vo­ca­ción de ha­cer­se ca­tó­li­co en la In­gla­te­rra an­gli­ca­na—, so­lo él pue­de in­ten­tar aden­trar­se en la men­te de Bla­ke, ilus­tre miem­bro de la Swe­den­bor­gian So­ciety. Se­gui­dor del mis­mo Swe­den­borg que, se­gún con­ta­ba Bor­ges en Otro poe­ma de los do­nes, «con­ver­sa­ba con los ángeles en las ca­lles de Lon­dres».

Co­mo di­ce mi ami­go Nel­son Rivera, el li­bro con­sis­te en una per­se­cu­ción. Ve­mos en ca­da pá­gi­na có­mo Ches­ter­ton ras­trea las hue­llas de Bla­ke, tra­tan­do de al­can­zar­lo, de en­ten­der su vi­da apo­yán­do­se, có­mo no, en su prin­ci­pal he­rra­mien­ta: las pa­ra­do­jas.

La de Ches­ter­ton, fal­ta­ría más, no es una bio­gra­fía al uso. Que na­die es­pe­re un li­bro ba­sa­do en he­chos y cro­no­lo­gías. Des­cu­bri­mos así que Bla­ke vi­vió en la Her­cu­les Road de Lon­dres. Y uno no pue­de vi­vir im­pu­ne­men­te en una ca­lle lla­ma­da Hér­cu­les. O te sale un Ba­lón de Oro —co­mo nues­tro Luis Suárez— o un pin­tor y poe­ta al bor­de del abis­mo. Cla­ro que Ches­ter­ton, a su bo­la, ve en Bla­ke a un ser per­fec­ta­men­te con­ven­cio­nal:

—Re­sul­ta ins­tin­ti­vo des­cri­bir a Bla­ke co­mo un ar­tis­ta ex­tra­or­di­na­rio; y, sin em­bar­go, Bla­ke, en un sen­ti­do su­ma­men­te con­cre­to, era del to­do con­ven­cio­nal.

Ches­ter­ton reivin­di­ca el de­re­cho de Bla­ke a creer en fan­tas­mas —«es fre­cuen­te oír de­cir a los hom­bres de la mo­der­na In­gla­te­rra que po­seen de­ma­sia­do sen­ti­do común co­mo pa­ra creer en fan­tas­mas. Pe­ro el sen­ti­do común es­tá a fa­vor de la creen­cia en fan­tas­mas»— y en la mi­to­lo­gía —«la mi­to­lo­gía siem­pre es ver­da­de­ra»—. Ahí se en­tre­cru­zan sus vidas, sus ideas. Y en la ve­ne­ra­ción a los clá­si­cos —«la le­ve­dad de los clá­si­cos»— y en la mez­cla de cris­tia­nis­mo y pa­ga­nis­mo, con la que no te­nían problema al­guno los hom­bres de la Edad Me­dia. Ni Bla­ke. Ni Ches­ter­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.