“Los punks ado­ra­ban a las Ro­net­tes por nues­tra ac­ti­tud”

La lí­der de las Ro­net­tes su­po so­bre­vi­vir al mis­mí­si­mo Phil Spec­tor y man­te­ner una en­vi­dia­ble ca­rre­ra a ba­se de dis­cos so­ber­bios, co­mo el re­cien­te «En­glish heart»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: FER­NAN­DO MOLEZÚN

Aún en el ca­so de que so­lo hu­bie­se gra­ba­do en to­da su vi­da Be my baby, Ron­nie Spec­tor ya ha­bría pa­sa­do a la historia del rock con le­tras ma­yús­cu­las. Pe­ro a es­to hay que su­mar­le un re­per­to­rio sin des­per­di­cio al fren­te de las Ro­net­tes —aun­que pa­ra ello tu­vie­ra que su­frir la ti­ra­nía de Phil Spec­tor más que na­die— y unos dis­cos de ma­du­rez en los que de­vuel­ve a la ge­ne­ra­ción punk to­do el ca­ri­ño que siem­pre le pro­fe­só. Una su­per­vi­vien­te de la historia del pop que re­ca­la en San­tia­go, den­tro del ci­clo Ga­li­cia Im­por­ta. Opor­tu­ni­dad úni­ca de ver en vi­vo a una le­yen­da: «No ten­go ni idea de lo que es­pe­ráis. Yo me li­mi­to a ha­cer una co­sa, una úni­ca co­sa, que es... ¡can­tar rock and roll!», ase­gu­ra.

—¿Có­mo es­co­gió las ver­sio­nes de su úl­ti­mo dis­co, En­glish heart?

—Las Ro­net­tes fui­mos a In­gla­te­rra en enero de 1964, así que me en­con­tré jus­to en me­dio de la in­va­sión pop bri­tá­ni­ca. Fue una épo­ca má­gi­ca, In­gla­te­rra no pa­ra­ba de mo­ver­se. De ahí sa­qué la ins­pi­ra­ción pa­ra En­glish heart. La pri­me­ra no­che que es­tu­vi­mos en Lon­dres los Beatles die­ron una fies­ta pa­ra no­so­tras y los Ro­lling Sto­nes fue­ron nues­tros te­lo­ne­ros en esa gi­ra. Es­co­ger las can­cio­nes que que­ría ver­sio­nar fue al­go com­pli­ca­do, por­que hay de­ma­sia­das can­cio­nes ma­ra­vi­llo­sas de aquel pe­río­do. Así que gra­bé las que tie­nen al­gún sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra mi y las que creía que po­día ha­cer mías.

—Sue­na ra­ro que us­ted, to­do un icono de la mú­si­ca ame­ri­ca­na, cante un re­per­to­rio de can­cio­nes in­gle­sas. ¿Le in­flu­ye­ron aque­llos gru­pos?

—Más que na­da es que eran buenos ami­gos con los que hi­ci­mos va­rias gi­ras, co­mo los Kinks, los Beatles, los Yard­birds... ¡Y fue muy di­ver­ti­do! La úni­ca per­so­na que real­men­te me in­flu­yó fue Fran­kie Ly­mon. ¡Pe­ro ado­ro can­tar esas can­cio­nes in­gle­sas!

—Sin em­bar­go la mú­si­ca de las Ro­net­tes sí que in­flu­yó a mu­chos gru­pos de dis­tin­tos es­ti­los, em­pe­zan­do por las ban­das punk ame­ri­ca­nas.

—Creo que la ra­zón por la que los punks ado­ra­ban a las Ro­net­tes era por la ac­ti­tud y el he­cho de que éra­mos out­si­ders, íba­mos por li­bre y éra­mos di­fe­ren­tes. Ha­bía un ele­men­to sal­va­je en las Ro­net­tes que se tras­la­da­ba al es­ce­na­rio en for­ma de ener­gía y ex­ci­ta­ción.

—Ha ver­sio­na­do a Johnny Thun­ders, ha can­ta­do con Pat­ti Smith... ¿Se sien­te iden­ti­fi­ca­da con la ge­ne­ra­ción punk neo­yor­qui­na del CBGB’s?

—Tan­to Johnny co­mo Pat­ti eran fans míos. Cuan­do re­gre­sé a la mú­si­ca en los se­ten- ta me aco­gie­ron. Me re­fie­ro a la es­ce­na punk en ge­ne­ral, y eso es al­go que nun­ca lle­gué a en­ten­der del to­do. Pat­ti me in­vi­tó a su­bir­me al es­ce­na­rio del CBGB’s a can­tar con ella. Al fi­nal man­tu­ve mu­cha re­la­ción con mu­chos de aque­lla es­ce­na, pe­ro fue por­que me mos­tra­ron siem­pre mu­cho amor.

—¿Qué ve­re­mos en el con­cier­to?

—A la gen­te le es­tá en­can­tan­do. Mis chi­cas sa­ben mo­ver­se y sa­ben can­tar. Y mis chi­cos sa­ben lo que yo quie­ro oír, así que la co­sa fun­cio­na.

—¿Qué le pa­re­ce la es­ce­na mu­si­cal ac­tual? ¿Son buenos tiem­pos pa­ra el rock and roll?

—A mí me gus­ta ha­cer mú­si­ca, pe­ro no tan­to es­cu­char­la. De to­dos modos, no creo que sea un buen mo­men­to pa­ra la mú­si­ca, de en­tra­da por­que la mú­si­ca no pa­re­ce ser tan im­por­tan­te co­mo lo fue. La gen­te es­tá aquí hoy y ma­ña­na ya se han ido, co­mo di­ce la can­ción. Yo gra­bé mi pri­mer dis­co en 1961, ¡y aquí es­toy to­da­vía, roc­kean­do, por­que amo lo que ha­go! Ni veo ni sien­to pa­sión en la ma­yo­ría de la mú­si­ca que se ha­ce hoy en día. Cla­ro que es so­lo mi opinión.

—¿Y qué opi­na del pa­pel de la mu­jer en la mú­si­ca? ¿Cree que es­tá cam­bian­do, co­mo su­ce­de ac­tual­men­te en Holly­wood?

—Al­go ha cam­bia­do. Me ale­gro por las mu­je­res que se me­ten aho­ra en la mú­si­ca, por­que no ten­drán que en­fren­tar­se a to­dos los obs­tácu­los con los que yo me en­con­tré cuan­do em­pe­cé. Eso es po­si­ti­vo, pe­ro es­pe­ro que la co­sa con­ti­núe me­jo­ran­do. El mun­do es me­jor cuan­do to­dos son tra­ta­dos con res­pe­to, y es­to in­clu­ye, por su­pues­to, a las ar­tis­tas.

Aquí es­toy, to­da­vía “roc­kean­do”, por­que amo lo que ha­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.