La aven­tu­ra na­mi­bia de Co­rrea Co­rre­doi­ra

Vie­ron su ro­sa de los vien­tos de la to­rre de Hér­cu­les y qui­sie­ron ha­cer una ré­pli­ca en Lü­de­ritz (Na­mi­bia). El pin­tor ga­lle­go los con­ven­ció de que era im­po­si­ble y les pro­pu­so ha­cer una ver­da­de­ra ro­sa na­mi­bia. Es­te es un via­je a la glo­ba­li­za­ción del ar­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ARTE . REPORTAJE - TEX­TO: PABLO GON­ZÁ­LEZ

Una ro­sa de los vien­tos a los pies de la to­rre de Hér­cu­les. No sé lo que con­ta­rán los guías tu­rís­ti­cos so­bre es­ta obra úni­ca del pin­tor ga­lle­go Xa­bier Co­rrea Co­rre­doi­ra, (A Co­ru­ña, 1952). Sé lo que me con­tó él en su es­tu­dio de pie­dra de la al­dea de Vi­lar de Lo­cren­des, en varias con­ver­sa­cio­nes, en in­vierno y al prin­ci­pio de la pri­ma­ve­ra, al ca­lor de la la­rei­ra y de varias in­fu­sio­nes de jen­gi­bre y li­món. El en­torno de la to­rre era muy fa­mi­liar pa­ra él. Su pa­dre era ar­ma­dor, y cuan­do sus bar­cos vol­vían de la ma­rea, los es­pe­ra­ba, im­pa­cien­te, des­de esa gran ata­la­ya fren­te al mar. Co­rrea era el ni­ño que es­cu­cha­ba en el co­che las con­ver­sa­cio­nes de su pa­dre con los pa­tro­nes por la ra­dio cos­te­ra. Cuan­do lle­ga­ba el si­len­cio, siem­pre ha­cía la mis­ma pre­gun­ta: —Pa­pá, ¿dón­de es­tá el nor­te? «En­ton­ces mi pa­dre se ba­ja­ba del co­che, res­pi­ra­ba hon­do, y lo se­ña­la­ba: ‘‘Allá hi­jo. Si na­ve­ga­mos en lí­nea rec­ta lle­ga­mos a Ir­lan­da”. Yo fli­pa­ba con mi vie­jo», di­ce. Co­rrea re­pe­tía esa pre­gun­ta ca­da vez que iban a la to­rre a ver los bar­cos lle­gar. Y su pa­dre nun­ca le di­jo que era un pe­sa­do, que ya era su­fi­cien­te. Ca­da vez que se lo pre­gun­ta­ba cum­plía con el pro­to­co­lo sen­ti­men­tal de sa­lir del co­che, aun­que hu­bie­ra tem­po­ral, pa­ra se­ña­lar­le a su hi­jo el nor­te. Así na­ció en reali­dad la mag­ní­fi­ca ro­sa de los vien­tos a los pies de la to­rre de Hér­cu­les.

Vein­ti­séis años des­pués de que Co­rrea ter­mi­na­ra esa pla­za con­ce­bi­da pa­ra in­ten­tar en­ten­der el vien­to, la ac- tual di­rec­to­ra de la to­rre de Hér­cu­les, Ana Ma­ría San­to­run, lla­mó por te­lé­fono a Co­rrea. Le di­jo que al­guien que ve­nía de Na­mi­bia, Án­gel Tor­de­si­llas, es­ta­ba in­tere­sa­do en ha­blar con él. Le ha­bía fas­ci­na­do su ro­sa de los vien­tos, y que­ría ha­cer una si­mi­lar en la pla­za del mu­seo ma­rí­ti­mo que es­ta­ban cons­tru­yen­do en Lü­de­ritz, en una an­ti­gua cen­tral eléc­tri­ca res­tau­ra­da.

Tor­de­si­llas ha­bía si­do ge­ren­te de Pes­ca­no­va en Na­mi­bia. Ya es­tá ju­bi- la­do, pe­ro si­gue vin­cu­la­do a dis­tin­tos pro­yec­tos en ese país. El pin­tor se lo de­jó cla­ro: «No se pue­de ha­cer allí una igual. Esa ro­sa ya no es mía, es de los co­ru­ñe­ses». Le ex­pli­có que es­tá ins­pi­ra­da en la sim­bo­lo­gía cel­ta, adap­ta­da a la his­to­ria de la ciu­dad, en­rai­za­da en la cul­tu­ra del atlán­ti­co nor­te. Le di­jo que pa­ra ha­cer una ro­sa de los vien­tos na­mi­bia te­nía que pi­sar Na­mi­bia. Quie­nes co­no­cen a Co­rrea sa­ben que es una per­so­na au­tén­ti­ca, con raí­ces en la tie­rra y en el sen­ti­do co­mún.

La mi­sión que le en­car­ga­ron a Co­rrea den­tro del pro­yec­to ar­tís­ti­co pa­ra el pa­seo y el en­torno de la to­rre no era una pla­za, ni una ro­sa. Era una an­ti­gua can­te­ra so­bre la que le pe­dían que hi­cie­ra un mu­ral. No se le ocu­rría na­da. El em­pla­za­mien­to no le ins­pi­ra­ba. «Fui allí cuan­do es­ta­ba la proa del Mar Egeo echan­do cho­rros de es­pu­ma por los agu­je­ros del an­cla, co­mo un Le­via­tán par­ti­do. Me pu­se de­lan­te de la can­te­ra y vi la to­rre de Hér­cu­les ya en­cen­di­da, vol­tean­do la luz al atar­de­cer. Y en­ton­ces me pre­gun­té qué iba yo a ha­cer en esa can­te­ra cuan­do to­do el fo­co de aten­ción se va ha­cia la to­rre. Lo úni­co que se me ocu­rría era ha­cer el es­cu­do de A Co­ru­ña a lo bes­tia, con una ca­la­ve­ra enor­me en la can­te­ra. Un kitsch », re­cuer­da. Ca­mi­nan­do por la can­te­ra com­pro­bó que ha­bían echa­do es­com­bros. Y en­ton­ces sur­gió la idea. «Vo­so­tros ta­páis la can­te­ra y des­pués ta­po yo el es­com­bro con una pla­za», les di­jo. «Me fui a ca­sa y di­bu­jé la pla­za. Y vi la ro­sa de los vien­tos».

No es tan ra­ro que un ar­tis­ta se nie­gue a re­pe­tir lo irre­pe­ti­ble. En es­tos tiem­pos pa­re­ce muy ho­nes­to, pe­ro en reali­dad es­to es lo nor­mal. Tor­de­si­llas

in­vi­tó a Co­rrea a vi­si­tar Na­mi­bia, en di­ciem­bre, en pleno ve­rano aus­tral. Y Co­rrea hi­zo un lar­go via­je pa­ra vol­ver a en­con­trar­se con el mar, mien­tras di­ge­ría esa ex­tra­ña paradoja de ha­ber crea­do una ro­sa de los vien­tos que mi­ra­ba ha­cia el nor­te, co­mo su pa­dre, pa­ra aho­ra, des­pués de tan­to tiem­po, te­ner que pen­sar en el sur.

An­tes de ese via­je Co­rrea no sa­bía na­da de Na­mi­bia. Cuan­do vol­vió, Na­mi­bia era tan fa­mi­liar pa­ra él co­mo la al­dea de Vi­lar de Lo­cren­des, en Oza­ce­su­ras, don­de su her­mano Sal­va­dor res­tau­ró la ca­sa de pie­dra con un te­ja­do on­du­lan­te, pa­ra que se pa­re­cie­ra a la ca­sa de Van Gogh. El mar siem­pre acom­pa­ña al pin­tor ga­lle­go, aun­que vi­va tie­rra aden­tro. Co­rrea lle­gó a Na­mi­bia, vio su in­men­so de­sier­to aca­ri­cian­do el mar, y fue en­ton­ces cuan­do pu­do pen­sar en otra ro­sa de los vien­tos. En su ro­sa del sur.

«Hay agua en el de­sier­to, pe­ro hay que sa­ber en­con­trar­la. El de­sier­to tie­ne más vi­da de lo que pa­re­ce. Es co­mo un océano. Cru­zar­lo es una for­ma de na­ve­ga­ción, y los bos­qui­ma­nos van es­con­dien­do hue­vos de aves­truz con agua pa­ra so­bre­vi­vir», di­ce el pin­tor, que ges­ti­cu­la en­tu­sias­ma­do por su aven­tu­ra na­mi­bia y por es­tos ca­mi­nos in­vi­si­bles en me­dio de la na­da. Vol­ve­rá a Áfri­ca en no­viem­bre pa­ra em­pe­zar a con­fec­cio­nar la ro­sa. El ma­te­rial —vi­tro­ce­rá­mi­ca— se ha com­pra­do en Es- pa­ña e irá a Áfri­ca vía ma­rí­ti­ma.

La ro­sa de los vien­tos na­mi­bia se­rá al­go más pe­que­ña. Ten­drá 12 me­tros de diá­me­tro fren­te a los 20 de la co­ru­ñe­sa, unos 112 me­tros cua­dra­dos. El ar­qui­tec­to del mu­seo, el sud­afri­cano Phill Mas­ha­ba­ne, au­tor de di­ver­sos pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con Man­de­la, ha di­se­ña­do el em­pla­za­mien­to. La ro­sa se le­van­ta­rá en una te­rra­za fren­te al mar, y par­te de ella que­da­rá sus­pen­di­da so­bre el océano.

Los cua­tro prin­ci­pa­les cua­dran­tes ten­drán mo­ti­vos na­mi­bios. Los ce­tá­ceos, tan pre­sen­tes en la obra de Co­rrea, es­ta­rán en el oes­te, en una es­fe­ra que se­rá mi­tad de­sier­to y mi­tad mar. Pe­ro es un ce­tá­ceo con ca­be­za de oryx, sim­bo­li­zan­do ese en­cuen­tro en­tre el de­sier­to y el mar, con ríos co­mo el Oran­ge, «que vo­mi­ta dia­man­tes al océano», re­cuer­da Co­rrea, fas­ci­na­do con la idea de que Amé­ri­ca y Áfri­ca se se­pa­ra­ron jus­to aquí, y ese trau­ma geo­ló­gi­co se re­fle­ja en la abun­dan­cia de dia­man­tes. Es el de­sier­to más an­ti­guo del pla­ne­ta. Cuan­do los di­no­sau­rios se es­ta­ban ex­tin­guien­do, él ya es­ta­ba allí, con sus are­nas ro­ji­zas por su al­to con­te­ni­do en hie­rro. El oryx es un an­tí­lo­pe del de­sier­to «con la pu­re­za de un uni­cor­nio».

PLAN­TA RE­SIS­TEN­TE

En la par­te del de­sier­to, al es­te, es­tá la

wel­wits­chia mi­ra­bi­lis, una plan­ta que co­lo­ni­za las zo­nas ári­das por­que se ha es­pe­cia­li­za­do en ab­sor­ber las mi­nús­cu­las go­tas de agua de las es­pe­sas bru­mas que se for­man en el mar. La co­rrien­te fría de Ben­gue­la cho­ca con ma­sas de ai­re ca­lien­tes y hú­me­das, for­man­do es­tos ban­cos de nie­bla que des­pués el vien­to se en­car­ga de ofre­cer al de­sier­to. La wel­wits­chia es un sím­bo­lo na­cio­nal na­mi­bio, qui­zás por su ca­pa­ci­dad pa­ra adap­tar­se a lo im­po­si­ble. Una prue­ba de que la vi­da pue­de pre­sen­tar­se don­de me­nos se la es­pe­ra. «Los na­mi­bios han su­fri­do mu­cho a lo lar­go de su his­to­ria, pe­ro han sa­bi­do re­po­ner­se», di­ce. La wel­wits­chia, con su sa­cri­fi­ca­da, ca­si mo­na­cal vi­da ve­ge­tal, pue­de lle­gar a vi­vir has­ta 2.000 años.

Al nor­te se si­túa una pie­za de ar­te ru­pes­tre afri­cano de las que se en­con­tra­ron en las cue­vas co­no­ci­das co­mo Apo­lo XI, por­que se des­cu­brie­ron cuan­do la pri­me­ra na­ve es­pa­cial ate­rri­zó en la lu­na. Es­tá rea­li­za­da so­bre pla­que­tas de pie­dra. Al sur, la cons­te­la­ción de la Cruz del Sur. La ro­sa es­ta­rá acom­pa­ña­da por un poe­ma na­ma, en su len­gua ori­gi­nal. En los otros tres cua­dran­tes se tra­du­ci­rá al osi­wam­bo, al he­re­ro y al in­glés.

«Na­mi­bia tie­ne al­go de ori­gi­na­rio y eso es lo que me es­tá en­gan­chan­do. Ya es­toy pin­tan­do en na­mi­bio», di­ce Co­rrea, que ya acu­mu­la unos cuan­tos cua­dros ins­pi­ra­dos en ese país. Con el tiem­po, sin du­da, ha­brá que ha­blar lar­go y ten­di­do de la eta­pa afri­ca­na de Co­rrea Co­rre­doi­ra.

FOTOS: VÍTOR MEJUTO

LAS DOS RO­SAS

Arri­ba, la ro­sa de los vien­tos de la to­rre de Hér­cu­les, ter­mi­na­da en 1994. Aba­jo, un bo­ce­to de la ro­sa na­mi­bia.

CUA­DERNO DE VIA­JE Arri­ba, tres ilustraciones del cua­derno de Co­rrea, que reali­zó du­ran­te su via­je a Na­mi­bia pa­ra do­cu­men­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.