El whisky que nos han de­ja­do del cie­lo

El ci­neas­ta Ken Loach echa mano de una cu­rio­sa ex­pre­sión pa­ra re­fe­rir­se a la eva­po­ra­ción del al­cohol mien­tras ma­du­ra en una ba­rri­ca. Sir­ve de tí­tu­lo a una co­me­dia dra­má­ti­ca que tie­ne en los mis­te­rios de la mal­ta fer­men­ta­da su ca­pa­ci­dad pa­ra re­di­mir a un j

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Fuera De Menu - TEX­TO XESÚS FRA­GA FO­TO JOSS BARRATT

Hay una secuencia me­mo­ra­ble en esa pe­lí­cu­la ge­nial que es Smo­ke gra­cias a la con­fluen­cia de los ta­len­tos de Paul Aus­ter, Way­ne Wang, Har­vey Kei­tel y Wi­lliam Hurt, de esas que se que­dan gra­ba­das pa­ra siem­pre. Hurt, en el pa­pel del es­cri­tor Paul Ben­ja­min, re­la­ta en el es­tan­co que re­gen­ta el per­so­na­je de Kei­tel có­mo el ex­plo­ra­dor in­glés Sir Wal­ter Ra­leigh de­mos­tró que po­día pe­sar el hu­mo: pe­só un ci­ga­rro sin en­cen­der, pa­ra lue­go fu­már­se­lo echan­do con su­mo cui­da­do las ce­ni­zas en la bás­cu­la; cuan­do ter­mi­nó les aña­dió la co­li­lla y pe­só el con­jun­to. De res­tar el re­sul­ta­do a la ci­fra ini­cial sa­lía el pe­so del hu­mo.

La es­ce­na guar­da pa­ren­tes­co con una ex­pre­sión, «la par­te (o la cuo­ta) de los án­ge­les», que se uti­li­za pa­ra re­fe­rir­se al al­cohol de un vino o li­cor que se eva­po­ra mien­tras en­ve­je­ce en ba­rri­ca. Es una can­ti­dad va­ria­ble, en fun­ción es­pe­cial­men­te del en­torno, ya que de ello de­pen­de que se vo­la­ti­li­ce más al­cohol o más agua.

Es­ta des­apa­ri­ción da tí­tu­lo a una pe­lí­cu­la del bri­tá­ni­co Ken Loach, quien, en lí­nea con su ci­ne so­cial y com­pro­me­ti­do, pro­po­ne una his­to­ria de re­den­ción en la que el whisky desem­pe­ña un pa­pel cru­cial. La par­te de los án­ge­les tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a Rob­bie, un jo­ven de Glas­gow que se nos pre­sen­ta en un mo­men­to cru­cial: va a ser pa­dre. Pe­ro su vi­da no es fá­cil. Pe­se a su cor­ta edad, tie­ne un pa­sa­do muy vio­len­to a sus es­pal­das. Desea de­jar­lo atrás, pe­ro es di­fí­cil cuan­do te en­cuen­tras en una es­pi­ral de po­bre­za y mar­gi­na­ción, y ade­más tu sue­gro quie­re rom­per­te las pier­nas por­que, ma­fio­so él mis­mo, quie­re al­go me­jor pa­ra su hi­ja.

Al mis­mo tiem­po que es­tre­na pa­ter­ni­dad, Rob­bie em­pie­za a cum­plir una con­de­na de tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios. Harry, su en­car­ga­do, ce­le­bra el na­ci­mien­to con él in­vi­tán­do­lo a un whisky con ca­rác­ter. Más ade­lan­te brin­da a Rob­bie y sus com­pa­ñe­ros de pe­na la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar una des­ti­le­ría, don­de el chi­co des­cu­bre, no sin sor­pre­sa, su ha­bi­li­dad na­tu­ral pa­ra iden­ti­fi­car aro­mas, sa­bo­res, evo­ca­cio­nes. El whisky y su ela­bo­ra­ción apa­re­cen así co­mo una puer­ta abier­ta a un futuro me­jor, digno y pa­cí­fi­co, pe­ro an­tes Rob­bie aún quie­re dar otro gol­pe, el úl­ti­mo, y que pre­ci­sa­men­te tie­ne que ver con un re­ser­va muy es­pe­cial y los al­tos pre­cios que pa­gan los co­lec­cio­nis­tas...

En La par­te de los án­ge­les Loach vis­te sus crí­ti­cas con un tono de co­me­dia ama­ble. En­tre ri­sas, el fil­me reivin­di­ca la su­pera­ción, la ayu­da, la com­pa­sión y la so­li­da­ri­dad, va­lo­res a los que po­de­mos aña­dir una apre­cia­ción jui­cio­sa del whisky: no en vano lo que be­be­mos es la par­te que nos han de­ja­do del cie­lo.

LOS MIS­TE­RIOS DEL WHISKY

LA RE­DEN­CIÓN DE ROB­BIE. En el fil­me de Loach, un jo­ven de­lin­cuen­te al que le es­pe­ra un ne­gro futuro en­cuen­tra por ca­sua­li­dad sus ha­bi­li­da­des pa­ra co­no­cer los mis­te­rios de la ela­bo­ra­ción del whisky, que le abre una nue­va pers­pec­ti­va pa­ra cam­biar su vi­da a me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.