Una ca­la y un bar­co pa­ra la ca­ta per­fec­ta

La su­mi­ller So­nia Mo­le­ro da for­ma al de­seo de sa­ber (y so­bre to­do de dis­fru­tar) de vi­nos. Su úl­ti­ma pro­pues­ta es marina: una se­sión de cua­tro ho­ras fon­dea­dos en si­tios tan es­pe­cia­les co­mo Re­des y blan­cos co­mo el Sketch, con crian­za sub­ma­ri­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Reportaje - TEX­TO BEA ABELAIRAS FO­TOS M. CENAMOR

Des­de el puer­to de Sa­da sa­le un bar­co con una bo­de­ga es­pe­cial. La que abas­te­ce la su­mi­ller So­nia Mo­le­ro y Beatriz Ba­bío de Ca­de­no­te Yacht (am­bas en la fo­to). Ella se en­car­ga de ele­gir los vi­nos pa­ra una ca­ta con lec­cio­nes di­ver­ti­das, una co­mi­da con las vian­das que me­jor sa­ben en al­ta mar (tor­ti­lla o em­pa­na­da de zam­bu­ri­ñas ar­te­sa­na, en­tre otros bo­ca­dos) y has­ta un ba­ño, si se ter­cia. «En la úl­ti­ma fon­dea­mos en Re­des, un si­tio ideal pa­ra pa­sar las cua­tro ho­ras que du­ra la ex­cur­sión, por­que de lo que se tra­ta es de crear una ex­pe­rien- cia es­pe­cial en la que se dis­fru­ta co­no­cien­do vi­nos», cuen­ta una ex­per­ta en tu­ris­mo eno­ló­gi­co, que com­ple­tó su for­ma­ción en la Wi­ne and Spi­rits Education Trust de Lon­dres y que lle­va más de una dé­ca­da di­fun­dien­do enología con pa­la­bras sen­ci­llas.

«Co­mo en to­das las ca­tas que or­ga­ni­za hay una pri­me­ra par­te bien or­ga­ni­za­da en la que pro­ba­mos, apren­de­mos, pe­ro siem­pre des­de la sen­ci­llez pa­ra que la gen­te le pier­da mie­do a los tér­mi­nos téc­ni­cos que a ve­ces asus­tan», cuen­ta so­bre una prue­ba que se rea­li­za en la bo­de­ga del ya­te y en la que se mi­ma has­ta el ma­te­rial de las co­pas: son de uno irrom­pi­ble, pe­ro fi­ní­si­mo que se lla­ma tri­tal.

BO­DE­GAS DE MAR

So­nia se re­crea en las his­to­rias de sus vi­nos y por eso pa­ra las ca­tas náuticas eli­ge aque­llos que tie­nen una conexión más fuerte con el mar. Pue­de sor­pren­der con una de las crea­cio­nes del me­jor enó­lo­go del mun­do, Raúl Pérez, que se lla­ma Sketch y aun­que se ha­ce en Rías Bai­xas ho­me­na­jea a un lo­cal lon­di­nen­se, mi­tad res­tau­ran­te, mi­tad bar de co­pas. Es rompe­dor en ca­si to­do, ya que se su­mer­ge a 19 me­tros de pro­fun­di­dad en una cue­va en la ría de Arou­sa den­tro de jau­las du­ran­te al me­nos tres me­ses. Las bo­te­llas sa­len lle­nas de al­gas, de me­ji­llo­nes y del es­pí­ri­tu de un enó­lo­go au­tor de otras de­no­mi­na­cio­nes re­bel­des co­mo El Pe­ca­do o La pe­ni­ten­cia, que po­drían apa­re­cer en cual­quie­ra de las nue­vas sa-

li­das. Las crea­cio­nes de Elo­gio Po­ma­res, que de­jó su vi­da de eje­cu­ti­vo pa­ra ser bo­de­gue­ro cuan­do un bar­co lo tra­jo a Ga­li­cia, o de Xur­xo, de Al­ba­mar, ma­ri­dan a la per­fec­ción con el es­pí­ri­tu de una ex­pe­di­ción en la que los par­ti­ci­pan­tes tie­nen la opor­tu­ni­dad de sen­tir­se co­mo en su pro­pio bar­co e in­clu­so apren­der a lle­var el timón o ma­ne­jar las ve­las du­ran­te la tra­ve­sía. Tras la ca­ta se sa­le a la cu­bier­ta pa­ra co­mer co­mo los ma­ri­nos más pri­vi­le­gia­dos. «La idea es lo­grar un am­bien­te re­la­ja­do, a ve­ces tan­to que la gen­te se ba­ña o re­gre­sa­mos ca­si una ho­ra más tar­de de lo pre­vis­to», cuen­ta So­nia, que re­co­no­ce que se ajus­ta el pre­cio pa­ra que ca­si to­do el mun­do se lo pue­da per­mi­tir (son 90 eu­ros por per­so­na y se pue­de re­ser­var y con­cre­tar en las cuen­tas que Uve­po­si­ti­vo tie­nen en las re­des so­cia­les).

Es­ta con­sul­to­ra rea­li­za mu­cho tra­ba­jo con bo­de­gas o con res­tau­ra­do­res, co­mo el acom­pa­ña­mien­to a las show­coo­king con Juan Cru­jei­ras, pe­ro tie­ne un em­pe­ño es­pe­cial en ha­cer fies­ta en torno a una o va­rias bo­te­llas. «La cla­ve y mi ob­se­sión pa­sa por per­so­na­li­zar lo que me pi­de ca­da clien­te, no se pue­de, por ejem­plo, or­ga­ni­zar una ca­ta pa­ra un gru­po que ha­ce tiem­po que no se ve y ten­drá co­sas que com­par­tir, así que pen­sa­mos en otra co­sa», di­ce y re­cuer­da que el mes pa­sa­do im­par­tió una se­sión a 22 fin­lan­de­ses so­bre las uvas que re­co­rrie­ron el ca­mino de San­tia­go,

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES PA­RA EL MAR

Co­mo una de las la­bo­res que más le agra­de­cen es la de con­se­je­ra, de ca­ra al ve­rano re­ga­la cua­tro su­ge­ren­cias a los lec­to­res de Hum. La pri­me­ra es un Al­ba­mar Fin­ca O Pe­rei­ro (de las bo­de­gas Al­ba­mar y la DO Rías Bai­xas), por­que es un al­ba­ri­ño fres­co y sa­lino pro­ce­den­te de una «fin­ca ba­ña­da por el mar... Qui­zá el más atlán­ti­co de los vi­nos de Xur­xo Al­ba. Tan­to los blan­cos co­mo los tin­tos de las Rías Bai­xas son mi de­bi­li­dad».

«Wi­ne shop­per»

¿Qué vino com­pro? Du­das co­mo es­ta son la es­pe­cia­li­dad de So­nia Mo­le­ro. Las re­suel­ve en su fa­ce­ta de «wi­ne shop­per». Ha­ce na­da lo hi­zo pa­ra un chi­co que aca­ba­ba de in­de­pen­di­zar­se. Con un pre­su­pues­to de 300 eu­ros la res­pon­sa­ble de la con­sul­to­ra Uve­po­si­ti­vo le com­pró, or­de­nó e iden­ti­fi­có un tin­to li­ge­ro pa­ra ver un par­ti­do con sus ami­gos; un blan­co pa­ra una pri­me­ra ci­ta y has­ta pa­ra de­jar bo­quia­bier­ta a la fa­mi­lia po­lí­ti­ca. Otra de sus pro­pues­tas es La Cal­ma (bo­de­ga Can Rà­fols dels Caus, DO Pe­ne­dés): «Una bo­de­ga que me en­can­ta. Me trans­por­ta a la cos­ta de mi Bar­ce­lo­na na­tal, mi ori­gen, allí don­de na­ció mi pa­sión por el vino. Con­si­gue trans­mi­tir­me lo que su nom­bre in­di­ca». Via­ja a Ita­lia de la mano de Ochip­pin­ti SP 68 (Azien­da Agri­co­la Arian­na Ochip­pin­ti, I.G.P. Te­rre Si­ci­lia­ne), por­que ase­gu­ra que ad­mi­ra el tra­ba­jo de la bo­de­gue­ra si­ci­lia­na Arian­na Ochi­pin­ti. «Se tra­ta de un vino me­di­te­rrá­neo, sor­pren­den­te­men­te fres­co, aro­má­ti­co y de­li­cio­so. Un tin­to per­fec­to pa­ra dis­fru­tar­lo ba­jo el sol y cer­ca del mar». Su úl­ti­mo con­se­jo es 7 Fuen­tes (Suer­tes del Mar­qués, DO Va­lle de la Oro­ta­va, Tenerife): «Fue el que me acer­có a los vi­nos ca­na­rios a los que aho­ra soy muy afi­cio­na­da. Tan­to por su fres­cu­ra, co­mo por sus aro­mas no me pa­re­ce de una zo­na cá­li­da y tie­ne si­mi­li­tu­des con al­gu­nos tin­tos ga­lle­gos. La bo­de­ga tie­ne un vi­ñe­do de en­sue­ño».

Hay co­mi­da en la cu­bier­ta tras una ca­ta con lec­cio­nes di­ver­ti­das”

en­tre otras mu­chas cu­rio­si­da­des. Ca­da des­pe­di­da de sol­te­ra, ce­le­bra­ción o con­cier­to ma­ri­dan con una bo­te­lla pa­ra es­ta mu­jer or­ques­ta del mun­do del vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.