Des­can­so y buen vino en Ar­bo

En una pe­que­ña al­tu­ra, do­mi­nan­do to­do el va­lle del Mi­ño a su pa­so por Ar­bo y con Por­tu­gal al fren­te, el Pa­zo de Al­mui­ña, una cons­truc­ción del si­glo XVII, fue res­tau­ra­do por Ade­gas Ga­le­gas pa­ra ela­bo­rar allí sus vi­nos y abrir un ho­tel de au­tén­ti­co lu­jo, ci

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO J. M. ORRIOLS

La Ca­sa Gran­de de Al­muí­ña, un lu­gar pa­ra per­der­se y dis­fru­tar del des­can­so.

To­do lo que nos pue­de des­per­tar por la ma­ña­na es el can­tar de los pá­ja­ros, que ya co­mien­zan a re­vo­lo­tear en­tre las vi­ñas. Lo de­más es el si­len­cio, eso que tan­to an­sia­mos los que vi­vi­mos en la ciu­dad. La res­tau­ra­ción del edi­fi­cio fue mi­nu­cio­sa y las ha­bi­ta­cio­nes tie­nen una ex­qui­si­ta de­co­ra­ción y, un de­ta­lle que par­ti­cu­lar­men­te va­lo­ro mu­cho: no tie­nen te­le­vi­sor, pa­ra que no nos per­da­mos nin­gu­na de las ma­ra­vi­llas que nos ofre­ce el lu­gar. Y si al­re­de­dor del pa­zo hay vi­ñe­dos, de­ba­jo de las ha­bi­ta­cio­nes es­tá la bo­de­ga. Pe­ro el vino des­can­sa re­la­ja­do y no nos va a mo­les­tar. Qui­zás, eso si, nos acom­pa­ñe a tra­vés de sus su­ti­les aro­mas.

Ac­ti­vi­da­des de to­do tipo

«El con­cep­to de es­te pa­zo co­mo alo­ja­mien­to es el de bou­ti­que, el de «tra­je a me­di­da» —ex­pli­ca Ma­ría Ote­ro res­pon­sa­ble de enotu­ris­mo de Ade­gas Ga­le­gas—, aquí el clien­te tie­ne que pe­dir lo que le gus­ta­ría ha­cer du­ran­te su es­tan­cia y no­so­tros se lo da­mos to­do he­cho. Es­ta­mos en un lu­gar pri­vi­le­gia­do —con­ti­núa— y en lo que se re­fie­re a ac­ti­vi­da­des po­de­mos apro­ve­char­nos de to­do un mun­do de po­si­bi­li­da­des di­ver­sas, des­de las que ofre­ce la pro­pia bo­de­ga has­ta las del río Mi­ño o in­clu­so en el mis­mo Por­tu­gal, ya que jus­to en­fren­te, en Mo­nçao, hay un ex­tra­or­di­na­rio bal­nea­rio en el que po­de­mos ha­cer­nos un tra­ta­mien­to de vi­no­te­ra­pia, por ejem­plo».

La si­tua­ción es la idó­nea pa­ra prac­ti­car rafting en el río o ha­cer la ru­ta de las pes­quei­ras, y así en­ten­de­re­mos por­que es­te es el úni­co lu­gar en el que exis­te un hó­rreo in­tra­mu­ros, ya que no

Su nom­bre, Al­mui­ña, es de ori­gen cel­ta y ára­be y sig­ni­fi­ca ver­gel» El pa­zo po­see el úni­co hó­rreo del mun­do si­tua­do in­tra­mu­ros»

se uti­li­za­ba pa­ra guar­dar la co­se­cha, sino pa­ra se­car las lam­preas. «Po­dre­mos ju­gar al golf —aña­de Ma­ría— ya que tenemos a muy po­cos ki­ló­me­tros el fan­tás­ti­co cam­po de Mon­da­riz; o pa­sar un día en­tre vi­ñe­dos, ac­ti­vi­dad muy in­tere­san­te pa­ra los aman­tes del mun­do del vino; así co­mo ca­tas co­men­ta­das en la mis­ma bo­de­ga, en las que ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de pro­bar vi­nos que aún no es­tán en el mer­ca­do. En es­te ca­pí­tu­lo de las ca­tas exis­ten va­rias po­si­bi­li­da­des, pe­ro siem­pre con el ob­je­ti­vo de res­pe­tar la ex­clu­si­vi­dad, lo que quie­re de­cir que se pue­de con­tra­tar pa­ra dos per­so­nas o un pe­que­ño gru­po. Otro tipo de ac­ti­vi­da­des que se pue­den rea­li­zar con el vino son las ca­tas de ba­rri­cas e in­clu­so cur­sos de ca­ta con nues­tra enó­lo­ga o nor­mas de ma­ri­da­je».

En el pa­zo no hay ser­vi­cio de co­ci­na, pe­ro tie­nen con­ve­nios con repu­tados res­tau­ran­tes de la zo­na que nos van a aten­der siem­pre que lo de­man­de­mos, tan­to si so­mos una pa­re­ja co­mo pe­que­ños gru­pos, ya que la ca­pa­ci­dad del es­ta­ble­ci­mien­to es so­la­men­te de 10 ha­bi­ta­cio­nes, es de­cir, 20 per­so­nas. El pro­pio nom­bre de Al­mui­ña es de ori­gen ára­be y cel­ta, que sig­ni­fi­ca ver­gel, lo que in­di­ca que, des­de siem­pre, es­te edi­fi­cio con­tó con abun­dan­tes ár­bo­les, jar­di­nes y, so­bre to­do, vi­ñe­dos a su al­re­de­dor.

Des­de 50 eu­ros

«Aquí, se­gún la tem­po­ra­da —nos di­ce Ma­ría Ote­ro— po­de­mos te­ner alo­ja­mien­to y desa­yuno pa­ra dos per­so­nas por 50 eu­ros, un pre­cio ra­zo­na­ble y que, in­clu­so, pue­de es­tar por de­ba­jo del mer­ca­do pa­ra es­ta­ble­ci­mien­tos de es­ta ca­te­go­ría. Y es­to es así por­que en­tre nues­tros ob­je­ti­vos es­tá que los vi­si­tan­tes co­noz­can las ins­ta­la­cio­nes, su his­to­ria y el en­torno, ade­más de los vi­nos de nues­tra bo­de­ga que, sin du­da, es­tán en­tre los me­jo­res».

El pa­zo es­tá abier­to to­do el año y pa­sar unas no­ches en es­te lu­gar es una de esas ex­pe­rien­cias que mar­ca­mos en nues­tro cua­derno de via­jes. Pe­ro ir a Al­mui­ña en épo­ca de ven­di­mia, es de­cir, den­tro de un par de me­ses, ya su­po­ne su­pe­rar to­das nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Acer­car­se a los ven­di­mia­do­res, ver con qué de­li­ca­de­za cor­tan los her­mo­sos ra­ci­mos de al­ba­ri­ño y des­pués la re­cep­ción en la bo­de­ga, ta­reas que los vi­ti­cul­to­res rea­li­zan con la des­tre­za y ex­pe­rien­cia que les dan los mu­chos años que lle­van ha­cien­do es­te tra­ba­jo, pe­ro que a no­so­tros nos van a ha­cer re­fle­xio­nar so­bre el au­tén­ti­co va­lor de una bo­te­lla de vino.

Y si ade­más que­re­mos acer­car­nos al mar, tam­po­co es­te pa­zo es­tá muy le­jos de la cos­ta, ya sea por A Guar­da o por Pon­te­ve­dra y Vi­go, pa­ra dis­fru­tar de «as on­das do mar de Vi­go» que can­ta­ba Mar­tín Có­dax.

Una se­ma­ni­ta en es­te es­ta­ble­ci­mien­to tu­rís­ti­co nos va a de­vol­ver la tran­qui­li­dad, nos ayu­da­rá a eli­mi­nar el da­ñino es­trés, a co­no­cer mu­cho me­jor la his­to­ria de Ga­li­cia y Por­tu­gal y a con­ven­cer­nos de que real­men­te vi­vi­mos en una tie­rra pri­vi­le­gia­da. El vi­ñe­do y el vino es­ta­rán a nues­tro la­do y esas son siem­pre muy bue­nas y agra­da­bles com­pa­ñías.

¡Ah! y en nues­tra vi­si­ta po­dre­mos de­gus­tar vi­nos co­mo D. Pe­dro de Sou­to­maior, D. Pe­dro Ne­ve, ma­ce­ra­do con nie­ve car­bó­ni­ca, Vei­ga­da­res y Gran Vei­ga­da­res. Dio­ni­sos, Ba­go Ama­re­lo y Dan­za, el úni­co es­pu­mo­so de Ade­gas Ga­le­gas.

CON­FORT

TO­DO EL PA­ZO es­tá cui­da­do­sa­men­te de­co­ra­do, «bus­can­do el con­fort de los vi­si­tan­tes, pa­ra que su es­tan­cia sea per­so­na­li­za­da y úni­ca -ex­pli­ca Ma­ría Ote­ro- y tam­bién pa­ra que ob­ser­van­do su ima­gen y sus vie­jas pa­re­des, nos ha­gan re­tro­ce­der a aque­llos con­vul­sos tiem­pos me­die­va­les»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.