El res­tau­ran­te en el que co­mía el pa­dre de Don Juan Car­los en Ca­rril

Ha­ce al­go más de 82 años que los pa­dres de Do­lo­res Bó­ve­da abrie­ron en Ca­rril (Pon­te­ve­dra) el pri­mer res­tau­ran­te. «Des­de el prin­ci­pio apos­ta­ron por la ca­li­dad —ex­pli­ca Loliña— y por las re­ce­tas tra­di­cio­na­les de la cos­ta». Na­da de es­to ha cam­bia­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada - TEX­TO J. M. ORRIOLS

Ysi en­ton­ces fue to­do un éxi­to, hoy Loliña si­gue sien­do ese res­tau­ran­te al que los aman­tes del buen co­mer no quie­ren fal­tar. La ac­tual ca­sa, que tie­ne más de dos­cien­tos años (ellos nos ha­blan del si­glo XIX), fue en su día el edi­fi­cio de adua­nas del puer­to y si­gue con­ser­van­do ese sa­bor de las cons­truc­cio­nes ma­ri­ne­ras ga­lle­gas, con pie­dra, ma­de­ra y una pe­que­ña en­tra­da que es­tá al­go más ba­ja que la ca­lle.

Y, co­mo tan­to Loliña, co­mo su her­mano Agus­tín, tie­nen buen gus­to pa­ra la co­ci­na, eso se no­ta tam­bién en la de­co­ra­ción, que lo ha­ce real­men­te aco­ge­dor. «Mu­chos fue­ron los per­so­na­jes que pa­sa­ron por nues­tro co­me­dor —di­ce Loliña— pe­ro ten­go un es­pe­cial re­cuer­do de Don Juan de Bor­bón, pa­dre del rey Juan Car­los, que ve­nía con su es­po­sa y siem­pre nos fe­li­ci­ta­ban por la co­mi­da. Eran muy ama­bles y ca­ri­ño­sos».

Co­ci­na ma­ri­ne­ra

«Mi abue­la —con­ti­núa la pro­pie­ta­ria— co­ci­na­ba pa­ra los se­ño­res de la adua­na y de ella apren­dió mi ma­dre y des­pués yo. Los re­cuer­do co­mo unos gran­des aman­tes de la bue­na co­ci­na y les gus­ta­ba es­pe­cial­men­te la co­ci­na que se ha­cía en los pue­blos ma­ri­ne­ros de Galicia, co­mo es Ca­rril. Así que que­rían siem­pre los me­jo­res pro­duc­tos y los más fres­cos y co­ci­na­dos con la mis­ma sen­ci­llez con la que los ela­bo­ra­mos aho­ra.

Ra­pe, ro­da­ba­llo, len­gua­do y ma­ris­co, es­pe­cial­men­te al­me­jas y os­tras, ade­más de chu­le­to­nes de la me­jor car­ne ga­lle­ga. To­do si­gue igual y creo que ahí ra­di­ca nues­tro pro­lon­ga­do éxi­to, lo que ha­ce que aquí ven­gan a co­mer per­so­nas de to­das las par­tes del mun­do».

Un am­bien­te fa­mi­liar

Al en­trar en el res­tau­ran­te lo pri­me­ro que nos va­mos a en­con­trar es cor­dia­li­dad, hos­pi­ta­li­dad y ama­bi­li­dad, por­que nos re­ci­ben siem­pre Loliña y su her­mano Agus­tín «él lo es to­do. Es mi vi­da», aña­de Do­lo­res emo­cio­na­da.

Y des­pués te­ne­mos que cla­var la mi­ra­da en la ex­po­si­ción de ma­ris­cos ga­lle­gos, al prin­ci­pio de la ba­rra y ban­de­jas de dul­ces tra­di­cio­na­les, al fi­nal. Por­que si nos acer­ca­mos a Loliña no nos po­de­mos ol­vi­dar de los pos­tres, es­pe­cial­men­te las fi­lloas y las na­ti­llas, to­dos he­chos en ca­sa.

La bo­de­ga es muy am­plia y en ella po­de­mos ele­gir, des­de los me­jo­res vi­nos, con mar­cas que non son fá­ci­les de en­con­trar, por su ele­va­do pre­cio, has­ta los más ase­qui­bles, es­pe­cial­men­te blan­cos de As Rías Bai­xas. Por otro la­do el lo­cal es­tá bien co­mu­ni­ca­do por ca­rre­te­ra y es muy fá­cil apar­car el au­to­mó­vil en la pla­za o en el puer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.