EL PER­SO­NA­JE

JAVIER ALÉN. El pro­pie­ta­rio de Vi­ña Mein ex­pli­ca co­mo de­jó la abo­ga­cía por las bo­de­gas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada - TEX­TO J. M. ORRIOLS

En la com­pra de es­ta fin­ca in­ci­die­ron mu­cho sus la­zos fa­mi­lia­res: «Es­ta es la tie­rra de ori­gen de mis pa­dres —ex­pli­ca el bo­de­gue­ro— y los me­jo­res años de mi ni­ñez los pa­sé aquí. Es­to me mar­có y, co­mo tam­bién me atraía ya es­te apa­sio­nan­te mun­do del vino, la de­ci­sión fue rá­pi­da y fá­cil. Des­pués de 15 años de abo­ga­do me pa­sé de­fi­ni­ti­va­men­te a la bo­de­ga, por­que es­te ofi­cio es más di­ver­ti­do, aun­que tam­bién, más ca­ro, por­que las in­ver­sio­nes son ne­ce­sa­rias y tam­bién con­ti­nuas si que­re­mos me­jo­rar».

La vie­ja ca­sa en rui­nas se reha­bi­li­tó y se con­vir­tió en un alo­ja­mien­to de tu­ris­mo ru­ral. Res­pe­tan­do la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­sa y del en­torno, y al amparo de una enor­me pie­dra, cons­tru­yó la bo­de­ga en la que ela­bo­ra uno de los más pres­ti­gio­sos vi­nos de O Ri­bei­ro. Tan­to la ca­sa co­mo la bo­de­ga es­tán ro­dea­das de vi­ñas «y con el mon­te al fondo, co­mo tie­ne que ser».

LA TRA­DI­CIÓN Y LAS NUE­VAS IDEAS

Javier Alén es una per­so­na que siem­pre es­tá abier­ta a nue­vas ideas y más en es­te com­ple­jo mun­do del vino. «Mi tra­ba­jo fue siem­pre la abo­ga­cía, lo que me obli­ga a ro­dear­me de los que real­men­te sa­ben de es­to, de enó­lo­gos y vi­ti­cul­to­res que va­lo­ren y se­pan tra­tar lo que pon­go en sus ma­nos».

Y así lle­gó a Vi­ña Mein el co­man­do G, dos jó­ve­nes, Da­ni Lan­di y Fer­nan­do García, que abren nue­vas pers­pec­ti­vas pa­ra es­ta bo­de­ga «y que tie­nen la au­to­no­mía su­fi­cien­te —aña­de Javier— pa­ra ela­bo­rar cual­quier ti­po de vino, siem­pre que sea de ca­li­dad. Ellos son unos aman­tes de los tin­tos (de ahí vie­ne lo de G de Gar­na­cha) y por eso ya he­mos in­jer­ta­do dos fin­cas con Bran­ce­llao, Cai­ño Lon­go y al­go de Es­pa­dei­ro. Con ello que­re­mos au­men­tar la pro­duc­ción del tin­to Atlán­ti­co que he­mos lan­za­do en mar­zo. Son al­go me­nos de las 3.000 bo­te­llas y que­re­mos lle­gar a las 10.000 en un par de años. In­ten­ta­mos ha­cer co­sas nue­vas y ex­qui­si­tas y ellos es­tán muy ilu­sio­na­dos con es­te nue­vo vino, por­que ven que son mu­chas las po­si­bi­li­da­des que nos brin­dan nues­tras par­ce­las pa­ra ela­bo­rar vi­nos de fin­ca».

PRIO­RI­DAD A LOS BLAN­COS

De to­das for­mas, el pro­pie­ta­rio re­cal­ca que la prio­ri­dad la si­guen te­nien­do los blan­cos: «Son el sím­bo­lo de la ca­sa y es­ta­mos en las me­jo­res tie­rras pa­ra es­te ti­po de vi­nos. Nues­tra pro­duc­ción es­tá en­tre las 60 y 80.000 bo­te­llas, la gran ma­yo­ría Vi­ña Meín, aun­que tam­bién hay que con­ta­bi­li­zar al­gu­nas par­ti­das de Ei­ras Al­tas y Te­ga do Sal, que son vi­nos de pa­ra­je, tan­to de las vi­ñas que te­ne­mos ro­dean­do la ca­sa y la bo­de­ga, co­mo de las de la zo­na de Vi­ler­ma ba­ja, en Go­ma­riz». Y pa­ra con­se­guir los me­jo­res cal­dos, Javier Alén no re­pa­ra en gas­tos y así com­pró fu­dres de 1.500 li­tros, ba­rri­cas de 500 li­tros y dos de­pó­si­tos ovoi­des de hor­mi­gón «por­que se es­tá vol­vien­do a lo que ya ha­cían nues­tros an­te­pa­sa­dos, que eran muy sa­bios y ela­bo­ra­ban gran­des vi­nos en es­tos re­ci­pien­tes».

El Vi­ña Mein lle­va un 70 % de Trei­xa­du­ra y el res­to pe­que­ñas can­ti­da­des de Godello, Al­ba­ri­ño, Lou­rei­ra, To­rron­tés y La­do.

La pro­duc­ción de es­te año va a es­tar mer­ma­da por las he­la­das que des­tro­za­ron la mi­tad de la pro­duc­ción. «Va por los 20 años que lle­va­mos sin es­te pro­ble­ma», se re­sig­na el bo­de­gue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.