Enotu­ris­mo

El Ser­co­tel Vi­lla de La­guar­dia es uno de esos ho­te­les que mu­chas ve­ces bus­ca­mos pa­ra dis­fru­tar del vino en to­das sus va­rian­tes. No so­lo pa­ra vi­si­tar una bo­de­gas y pro­bar los gran­des cal­dos, sino tam­bién pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo sus po­de­res re­la­jan­tes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO J. M. ORRIOLS

Ser­co­tel Vi­lla de La­guar­dia: un rin­cón pa­ra per­der­se y dis­fru­tar del vino, de los pai­sa­jes y del re­lax que ofre­ce la Rio­ja

So­nins­ta­la­cio­nes orien­ta­das a dis­fru­tar de la cul­tu­ra del vino. «El Wi­ne Oil Spa —ex­pli­ca Al­ber­to An­to­lín, di­rec­tor co­mer­cial del ho­tel Vi­lla de La­guar­dia— un es­pa­cio eno­ló­gi­co pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des so­cia­les, tien­da con al­gu­nas de las prin­ci­pa­les re­fe­ren­cias de la D.O., am­plia car­ta en su res­tau­ran­te o zo­na in­fan­til de jue­gos en la que se apro­ve­chan barricas pa­ra cons­truir dis­tin­tas atrac­cio­nes son al­gu­nos de los atrac­ti­vos pa­ra quie­nes quie­ran des­cu­brir el enotu­ris­mo en es­ta­do pu­ro y des­co­nec­tar del es­trés dia­rio». Ade­más, un spa es­pe­cia­li­za­do en vi­no­te­ra­pia, tien­da gour­met y una am­plia ofer­ta de vi­nos ha­cen del es­ta­ble­ci­mien­to una op­ción idó­nea pa­ra dis­fru­tar de una es­ca­pa­da eno­ló­gi­ca.

ENTRE BO­DE­GAS TRA­DI­CIO­NA­LES

«Nues­tro ho­tel —aña­de An­to­lín— es­tá si­tua­do entre bo­de­gas tra­di­cio­na­les, ca­la­dos sub­te­rrá­neos y cons­truc­cio­nes ul­tra­mo­der­nas. Por ello se con­fi­gu­ra co­mo un des­tino de pri­mer or­den pa­ra una es­ca­pa­da es­pe­cial, don­de la di­ver­sión y el re­lax se com­bi­nan a la per­fec­ción con las más su­ge­ren­tes visitas y ex­pe­rien­cias. La gas­tro­no­mía es otro de sus pun­tos fuer­tes con un res­tau­ran­te don­de se ofre­cen las me­jo­res re­ce­tas tra­di­cio­na­les vas­co-rio­ja­nas.

In­clu­so los más pe­que­ños pue­den dis­fru­tar de la cul­tu­ra del vino a tra­vés de los di­fe­ren­tes es­pa­cios idea­dos es­pe­cial­men­te pa­ra ellos, entre los que des­ta­ca Vin­fo­lan­dia, un par­que de jue­gos en el jar­dín ex­te­rior del ho­tel com­pues­to por di­fe­ren­tes barricas trans­for­ma­das en atrac­cio­nes y que de­be su nom­bre a los vin­fos o duen­des del vino, muy que­ri­dos en la tra­di­ción lo­cal».

Otro de los rin­co­nes que, sin duda dis­fru­ta­rán los afi­cio­na­dos al vino es su Rin­cón Eno­ló­gi­co, ideal pa­ra de­gus­tar un ape­ri­ti­vo an­tes de la co­mi­da o in­clu­so or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des, en un am­bien­te dis­ten­di­do e in­for­mal y ro­dea­dos del bo­te­lle­ro del ho­tel. Quien quie­ra ad­qui­rir al­gu­nas re­fe­ren­cias del te­rri­to­rio pue­de pa­sar tam­bién por su tien­da gour­met, en la se pue­den en­con­trar re­fe­ren­cias se­lec­cio­na­das, tan­to de bo­de­gas gran­des co­mo pe­que­ñas y más des­co­no­ci­das, aque­llas que no pue­den en­con­trar­se en los li­nea­les de los su­per­mer­ca­dos.

TRA­TA­MIEN­TOS CON VINO Y ACEI­TE

En el Wi­ne Oil Spa, con más de 1000 me­tros cua­dra­dos, hay 15 ca­bi­nas de tra­ta­mien­tos ba­sa­dos en pro­duc­tos au­tóc­to­nos, vino y acei­te, apro­ve­chan­do sus pro­pie­da­des en es­ta­do pu­ro. Ade­más, un cir­cui­to hi­dro­ter­mal con cro­mo­te­ra­pia noc­tur­na a tra­vés de su ma­jes­tuo­sa cú­pu­la tras­lú­ci­da.

«Nues­tros pro­fe­sio­na­les —con­ti­núa su di­rec­tor co­mer­cial— buscan con sus téc­ni­cas de ma­sa­jes, co­no­ci­mien­to del cuer­po hu­mano y diag­nós­ti­co de piel sa­lud, bie­nes­tar y be­lle­za a los usua­rios del cen­tro spa. El Wi­ne Oil Scrub es un cóc­tel ex­fo­lian­te, cu­ya prin­ci­pal ta­rea es lim­piar nues­tra piel y re­no­var­la. Ade­más, gra­cias a los in­gre­dien­tes que in­cor­po­ra, co­mo la pe­pi­ta de uva, el ho­lle­jo y el acei­te de oli­va, no so­lo lim­pia sino que nu­tre y de­ja la piel ater­cio­pe­la­da,

ya que el ho­lle­jo tie­ne efec­to an­ti­oxi­dan­te».

EL BA­ÑO DE BACO

Se tra­ta de un ba­ño de hi­dro­ma­sa­je pa­ra ha­cer en pa­re­ja al que se le aña­de ex­trac­to de vino tin­to. La sin­gu­la­ri­dad de es­ta ca­bi­na es que es­tá am­bien­ta­da en una bodega: «y la ba­ñe­ra de hi­dro­ma­sa­je es una ba­rri­ca de ma­de­ra, con lo que con­se­gui­mos ac­ti­var la mi­cro cir­cu­la­ción, se­dar y re­la­jar sis­te­ma ner­vio­so, ade­más de me­jo­rar to­ni­ci­dad de la piel. En se­gun­do lu­gar, ob­te­ne­mos los be­ne­fi­cios de la uva, que re­ju­ve­ne­cen, pro­te­gen e hi­dra­tan la piel».

Otro de los tra­ta­mien­tos es­tre­lla del es­ta­ble­ci­mien­to es el ma­sa­je con uvas he­la­das, que com­bi­na la apli­ca­ción de la uva con­ge­la­da con la de acei­te ca­lien­te. Es­te ma­sa­je sor­pren­de mu­cho y al mis­mo tiem­po es muy gra­ti­fi­can­te, de­bi­do al con­tras­te de frío y ca­lor. Es­te efec­to ha­ce que reali­ce­mos una pe­que­ña gim­na­sia vas­cu­lar, me­jo­ran­do la cir­cu­la­ción y, ade­más, re­for­zan­do el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

UNA VI­LLA QUE SOR­PREN­DE

La­guar­dia, que es­tá a muy po­cos me­tros del ho­tel, es una vi­lla que con­ser­va sus mu­ra­llas y que sor­pren­de por su ri­que­za his­tó­ri­ca y mo­nu­men­tal, co­mo la pla­za for­ti­fi­ca­da en el cen­tro de la vi­lla, la igle­sia de San­ta Ma­ría de los Re­yes y su fas­tuo­so pór­ti­co rea­li­za­do en pie­dra ta­lla­da, que aún con­ser­va su po­li­cro­ma­do ori­gi­nal del si­glo XVII; la Torre Aba­cial; la igle­sia de San Juan Bautista y el es­tan­que cel­ti­bé­ri­co de la Edad del Hie­rro, que es el más gran­de de to­da Eu­ro­pa,

Sus ca­lles ocul­tan au­tén­ti­cos ha­llaz­gos, co­mo los ca­la­dos sub­te­rrá­neos, an­ti­guas cue­vas ho­ra­da­das ba­jo las ca­sas que per­mi­tían a los ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad es­ca­par cuan­do eran ata­ca­dos y, pos­te­rior­men­te, ela­bo­rar vi­nos pa­ra au­to­con­su­mo. Tam­bién muy cerca es­tán los hu­me­da­les de Ca­rra­val­se­ca, con un gran va­lor bio­ló­gi­co y or­ni­to­ló­gi­co.

EL HO­TEL EN PLE­NA RU­TA GAS­TRO­NÓ­MI­CA. Lo­ca­li­za­do entre vi­ñe­dos, el ho­tel es­tá di­se­ña­do pa­ra ofre­cer «una es­tan­cia re­la­ja­da, en un en­torno na­tu­ral in­com­pa­ra­ble». Es­tá si­tua­do a 15 ki­ló­me­tros de Lo­gro­ño, en el me­dio de va­rias ru­tas gas­tro­nó­mi­cas y enotu­rís­ti­cas.

El Ho­tel Vi­lla de La­guar­dia dis­po­ne de 84 ha­bi­ta­cio­nes y un spa con 1.000 m2 en el que ofre­cen tra­ta­mien­tos de vino y acei­te de oli­va en es­ta­do pu­ro pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo sus pro­pie­da­des.

PRO­DUC­TOS NA­TU­RA­LES

LO QUE SE PRO­DU­CE EN LA RIO­JA. Uvas, vino y acei­te son los com­po­nen­tes que se uti­li­zan en los tra­ta­mien­tos de es­te au­tén­ti­co cen­tro de be­lle­za y re­lax del Vi­lla de La­guar­dia. El ba­ño de Baco, que es­tá ins­pi­ra­do en una au­tén­ti­ca bodega, es co­mo una ba­rri­ca y los tra­ta­mien­tos se ha­cen con ex­trac­to de vino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.