El se­cre­to de una «fon­due»

El in­vierno es la me­jor épo­ca pa­ra de­gus­tar es­ta es­pe­cia­li­dad na­ci­da en Sui­za y que ad­mi­te tan­tas va­rian­tes co­mo nues­tra ima­gi­na­ción: car­ne, que­so, cho­co­la­te, fru­tas... La mar­ca ga­la Le Creu­set fa­bri­ca al­gu­nos de los me­jo­res re­ci­pien­tes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - A La Última - TEXTO JA­VIER ARMESTO

Se­jun­tan dos bel­gas, mon­tan una fá­bri­ca en Fran­cia y lue­go lle­ga un sud­afri­cano y la con­vier­te en una mul­ti­na­cio­nal de los uten­si­lios de co­ci­na. Pa­re­ce un chis­te, aun­que en­tre la fun­da­ción de Le Creu­set en 1925 por Ar­mand De­saeg­her (ex­per­to en mol­des) y Oc­ta­ve Au­becq (es­pe­cia­lis­ta en es­mal­tes) y su ad­qui­si­ción por Paul Van Zuy­dam en 1987 me­dian más de seis dé­ca­das en las que es­ta com­pa­ñía se asen­tó co­mo mar­ca pre­mium de re­ci­pien­tes de hie­rro co­la­do, ca­ce­ro­las de ce­rá­mi­ca de gres y otros pro­duc­tos. En­tre ellos no po­dían fal­tar las fon­dues, co­mo el mo­de­lo Sa­vo­yar­de, que se dis­tin­gue por su man­go de aga­rre pa­ra un fá­cil ma­ne­jo y sus pies de fun­di­ción, que le dan ma­yor es­ta­bi­li­dad.

«La ba­se y las pa­re­des tie­nen el mis­mo gro­sor, lo cual ga­ran­ti­za la ab­sor­ción y dis­tri­bu­ción uni­for­me del ca­lor, sin pun­tos de so­bre­ca­len­ta­mien­to», ex­pli­can des­de Le Creu­set. El re­sul­ta­do es que la co­mi­da no se que­ma ni se que­da cruda en el cen­tro, ade­más de ha­cer que los ali­men­tos no pier­dan su ju­go du­ran­te la coc­ción, con­ser­van­do así to­dos sus nu­trien­tes y vi­ta­mi­nas.

Va­lién­do­se de un pin­cho me­tá­li­co, los co­men­sa­les me­ten tro­zos de car­ne en el acei­te o de fru­tas en la va­rian­te de cho­co­la­te. En el ca­so de la fon­due de que­so se acos­tum­bra a de­rre­tir una mez­cla de va­rios tipos (gru­yè­re, com­té, em­men­tal, tom­me de Sa­voie) y vino blan­co aro­ma­ti­za­do con kirsch (aguar­dien­te de ce­re­zas). Des­pués se in­tro­du­cen tro­zos de pan.

La su­per­fi­cie in­te­rior y ex­te­rior es­mal­ta­da uti­li­za­da por Le Creu­set no ab­sor­be la hu­me­dad, el sa­bor, ni el olor de los ali­men­tos. Es un ma­te­rial hi­gié­ni­co, fá­cil de lim­piar y que tie­ne una du­ra­bi­li­dad ex­cep­cio­nal, y de he­cho la ca­sa ga­la la ga­ran­ti­za de por vi­da. Es­ta em­pre­sa ca­si cen­te­na­ria ven­de ac­tual­men­te en más de 60 paí­ses de to­do el mun­do y ha am­plia­do su ga­ma con uten­si­lios de ace­ro inoxi­da­ble de múl­ti­ples ca­pas, ollas de alu­mi­nio an­ti­ad­he­ren­te, he­rra­mien­tas de pâ­tis­se­rie, mol­des de si­li­co­na y ac­ce­so­rios de pa­ra el vino.

El ne­go­cio man­tie­ne su se­de ori­gi­nal en Fres­noy-LeG­rand, una ur­be del nor­te de Fran­cia, en la pro­vin­cia de Ais­ne. Una ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca que a prin­ci­pios del si­glo XX era un cru­ce de ru­tas de trans­por­te de car­bón, hie­rro y are­na.

Apar­te de su ca­li­dad de fa­bri­ca­ción y sus di­se­ños, la ori­gi­na­li­dad de la mar­ca se ha­ce per­cep­ti­ble en la crea­ción de co­lo­res es­mal­ta­dos, des­de el ori­gi­nal na­ran­ja vol­cá­ni­co a las más de 45 to­na­li­da­des que exis­ten ac­tual­men­te. La in­no­va­ción es otro de los pun­tos fuer­tes, ya sea re­vi­ta­li­zan­do uten­si­lios mi­le­na­rios co­mo la co­cot­te o po­ta de grue­sas pa­re­des de hie­rro; co­mo apos­tan­do por nue­vas for­mas co­mo la co­que­lle, idea­da por di­se­ña­dor fran­co­ale­mán Ray­mond Loewy. En los 60 lan­zó las pri­me­ras fon­dues y bar­ba­coas, y, a par­tir de los 90, woks, ta­ji­nes y otros mol­des de co­ci­na in­ter­na­cio­nal con los que ha­ce ho­nor al nom­bre de la com­pa­ñía: El Cri­sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.