Eno­tu­ris­mo:

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO J. M. ORRIOLS

Un pla­cen­te­ro re­co­rri­do en tren por las la­de­ras de Aman­di, tie­rra de al­gu­nos de los me­jo­res vi­nos ga­lle­gos

No es un tren con­ven­cio­nal, con raí­les, re­tra­sos, es­ta­cio­nes y ven­ta­ni­llas blo­quea­das. El tren Aba Sa­cra tie­ne rue­das de go­ma, los pa­sa­je­ros van al ai­re li­bre y el tra­yec­to, aun­que es­tá pre­de­ter­mi­na­do, hay po­si­bi­li­da­des de mo­di­fi­car­lo. Es­te con­voy re­co­rre las la­de­ras de Aman­di pa­ra po­der co­no­cer de­ta­lla­da­men­te la agri­cul­tu­ra he­roi­ca

So­la­men­te tie­ne dos es­ta­cio­nes, la de sa­li­da, des­de la Can­ti­na en Doa­de (So­ber), y la bo­de­ga Re­gi­na Via­rum don­de, des­pués de re­co­rrer un tra­mo de la re­crea­ción de la Vía Apia ro­ma­na, po­de­mos de­gus­tar pro­duc­tos de la zo­na y, es­pe­cial­men­te, el vino de es­tas sa­gra­das ri­be­ras del Sil. «El via­je dis­cu­rre por lu­ga­res que nos re­cuer­dan el pa­sa­do ro­mano —ex­pli­ca An­to­nio Ro­drí­guez, im­pul­sor de es­ta ini­cia­ti­va— y tam­bién a aque­llos mon­jes que cons­tru­ye­ron aquí igle­sias, ca­pi­llas y con­ven­tos. Pe­ro, so­bre to­do, po­de­mos com­pro­bar lo que es la vi­ti­cul­tu­ra en es­tas tie­rras, que lle­gó de Me­so­po­ta­mia ha­ce más de 2.000 años con los ro­ma­nos, va­lo­ran­do, de es­ta for­ma, el au­tén­ti­co he­roís­mo de los agri­cul­to­res pa­ra plan­tar, cui­dar y re­co­ger la uva en lu­ga­res im­po­si­bles; en unas em­pi­na­das la­de­ras, que lle­gan a te­ner más de un 60% de in­cli­na­ción. Son los ban­ca­les de Aman­di en los que los ro­ma­nos ya cul­ti­va­ban las uvas con las que ela­bo­ra­ban los me­jo­res vi­nos pa­ra sus em­pe­ra­do­res». Y con es­tos vi­nos tam­bién na­ció la ce­rá­mi­ca ne­gra de Gun­di­vós, esas pie­zas que so­la­men­te unos po­cos ha­cen ar­te­sa­nal­men­te en el mun­do.

SE­TEN­TA MI­LLO­NES DE AÑOS

«Es­tos ca­ño­nes del Sil —aña­de el pro­pie­ta­rio del tren— tie­nen 70 mi­llo­nes de años y asom­bran y enamo­ran a los que los vi­si­tan por pri­me­ra vez. Con nues­tro tren los via­je­ros pue­den pi­sar es­tas tie­rras sa­gra­das, pue­den lle­gar a to­car las vi­des, aso­mar­se a los enor­mes acan­ti­la­dos y es­cu­char las his­to­rias y le­yen­das que les cuen­ta el guía de ca­da ex­pe­di­ción. Y muy cer­ca del re­co­rri­do tie­nen la pa­rro­quia de Aman­di, la igle­sia de Lo­bios y de Pi­nol, to­das con tra­zas ro­má­ni­cas de los si­glos XII y XIII. En fin, que lle­van un buen co­no­ci­mien­to de lo que es la Ribeira Sa­cra. Que­re­mos que sal­gan sa­tis­fe­chos, con­ten­tos y con el de­seo de vol­ver, por­que en una ho­ra, se pue­de ver mu­cho, pe­ro tam­bién que­dan in­fi­ni­dad de rin­co­nes por co­no­cer».

Las sa­li­das dia­rias de Doa­de son a las 11.30 y 16.30 ho­ras, aun­que si un gru­po lo so­li­ci­ta, pue­de sa­lir a cual­quier ho­ra. El pre­cio del bi­lle­te en ve­rano es de 14 eu­ros, de­gus­ta­ción in­clui­da.

“Su­bir­se a es­te tren es aden­tra­se en la his­to­ria de unas tie­rras mi­le­na­rias

2 2 EL TREN SA­LE de la can­ti­na de Doa­de, lu­gar em­ble­má­ti­co y pun­to de pa­ra­da de los au­to­bu­ses que iban de Mon­for­te de Le­mos a Cas­tro Cal­de­las.

4

1 1 EN LAS ÉPO­CAS de ma­yor de­man­da pue­den lle­gar a cir­cu­lar las dos uni­da­des de es­te tren tu­rís­ti­co, ha­cien­do re­co­rri­dos con­ti­nuos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.