La rúa San Mi­guel de Ou­ren­se se re­afir­ma con tres pun­ta­les bá­si­cos

San­mi­guel, Ca­sa de Ma­ría An­drea y Pin­ga­llo bri­llan con luz pro­pia en es­ta ca­lle de la ciu­dad de As Bur­gas, que se ha con­so­li­da­do co­mo una de las prin­ci­pa­les con una ofer­ta de res­tau­ra­ción di­fe­ren­te, com­ple­men­ta­ria y sin cho­ques

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Restaurantes - TEX­TO J. FER­NÁN­DEZ FO­TOS SAN­TI M. AMIL, MI­GUEL VI­LLAR, AGOSTIÑO IGLE­SIAS

Acep­te­mos que pa­ra to­mar vi­nos y pa­ra ta­pear, sin más, hay otras ca­lles en la ciu­dad de Ou­ren­se don­de la pro­por­ción de ba­rra de bar por me­tro li­neal de ca­lle se pre­sen­ta muy des­equi­li­bra­da. Des­com­pen­sa­da, na­tu­ral­men­te, a fa­vor de la ba­rra. No se pue­de ne­gar, pues a dos pa­sos es­tán For­nos y Le­pan­to. Pe­ro la ca­lle San Mi­guel tie­ne otro ti­rón. Y se­gu­ra­men­te tam­bién otro pe­so, con el Pa­seo al la­do. Su en­can­to va más allá del pin­cho y la ba­rra, aun­que en los tres lo­ca­les que son la re­fe­ren­cia más cla­ra de es­ta vía ur­ba­na tam­bién hay ba­rra y se pue­de to­mar un vino y un bo­ca­do. Los dos his­tó­ri­cos de la ca­lle que re­sis­ten al pa­so de los años son San­mi­guel y Pin­ga­llo. Lle­van sién­do­lo du­ran­te dé­ca­das, a pe­sar de que tan­to uno co­mo otro han va­ria­do de for­ma muy no­ta­ble su ofer­ta y la trayectoria que en su día los co­lo­có en lo más al­to. Cam­bia­ron de pro­pie­dad y tam­bién de di­rec­ción, pe­ro sus res­pon­sa­bles han apos­ta­do por man­te­ner el nom­bre.

Re­no­va­dos, pe­ro sin re­nun­ciar a la his­to­ria y a un pa­sa­do que, en el ca­so de San Mi­guel, trae ecos de pre­mios, dis­tin­cio­nes y re­co­no­ci­mien­tos. Los ac­tua­les ges­to­res, pe­se al po­co tiem­po que lle­van allí y a la di­fi­cul­tad aña­di­da de arran­car ca­si de ce­ro con una pro­pues­ta to­tal­men­te re­no­va­da, quie­ren se­guir esa sen­da. Y lo es­tán lo­gran­do. Quie­ren vol­ver a ser el San­mi­guel de siem­pre, aun­que la di­rec­ción sea otra, co­mo real­men­te es, sin na­da que ver con la fa­mi­lia que lo subió al pri­mer cie­lo. Aho­ra bus­can su­pe­rar­lo.

Ca­si en­fren­te, en la otra ace­ra, ha­cien­do es­qui­na y con en­tra­da tam­bién des­de la pra­za do Ei­ro­ci­ño dos Ca­ba­lei­ros, la ca­sa de Ma­ría An­drea ocu­pa uno de los edi­fi­cios me­jor cui­da­dos, res­tau­ra­dos y adap­ta­dos del ca­so his­tó­ri­co de Ou­ren­se. No tie­ne tan­tos años de exis­ten­cia, pues fue a fi­na­les de los no­ven­ta del si­glo pa­sa­do cuan­do se abrió a la hos­te­le­ría, pe­ro se ha con­so­li­da­do con sol­ven­cia. Es res­tau­ran­te, pe­ro es tam­bién lo­cal pa­ra el ta­peo, pa­ra el vino, pa­ra el pin­cho y pa­ra lo que se ter­cie en ca­da mo­men­to. Sus car­nes ro­jas en ge­ne­ral, se­cre­to y so­lo­mi­llo de ibérico, ade­más de la ri­cha­da, son sus es­pe­cia­li­da­des, que con ojo aten­to cui­da ca­da día Isa­bel Blan­co.

La te­rra­za de la ca­sa de Ma­ría An­drea, abier­ta so­bre el siem­pre bu­lli­cio­so Ei­ro­ci­ño dos Ca­ba­lei­ros, es un atrac­ti­vo aña­di­do, co­mo lo son la in­te­rior del Pin­ga­llo o el co­me­dor pri­va­do del San­mi­guel. Siem­pre atraen.

Un po­co más arri­ba, en di­rec­ción a la pra­za do Fe­rro, apa­re­ce Pin­ga­llo. Es el otro re­fe­ren­te de es­te em­ble­má­ti­ca ca­lle. Pes­ca­dos y ma­ris­cos fres­cos com­ple­tan la car­ta. Y si San­mi­guel apues­ta por una co­ci­na re­no­va­do­ra, Pin­ga­llo va a los clá­si­co. Cuan­do Jo­sé Luis Gon­zá­lez se hi­zo car­go del lo­cal, que en el 2013 ha­bía ce­rra­do sus puer­tas tras un trayectoria ini­cia­da en 1933, tu­vo cla­ro qué que­ría. Lo pri­me­ro, man­te­ner el nom­bre. Y se­guir sien­do él mis­mo. A par­tir de ahí, el re­to es­ta­ba en me­jo­rar lo que él ya ve­nía ofre­cien­do en los lo­ca­les don­de se ha­bía for­ja­do un per­fil. Pes­ca­dos y ma­ris­cos, ela­bo­ra­cio­nes tra­di­cio­na­les y es­ca­sí­si­mas con­ce­sio­nes a la mo­der­ni­dad. Ca­da día es un via­je de ida y vuel­ta a la cos­ta pa­ra bus­car lo que le van a pe­dir des­pués sus fie­les clien­tes, por­que los hay prác­ti­ca­men­te de to­dos los días. La pro­pues­ta se ha con­so­li­da­do. Son, en fin, tres op­cio­nes di­fe­ren­tes y pro­ba­ble­men­te com­ple­men­ta­rias. Al Pin­ga­llo se le pue­de ver co­mo una ma­ris­que­ría, que no re­nun­cia a los ca­llos cuan­do to­ca. San­mi­guel fue du­ran­te mu­chos años el nú­me­ro uno y a eso as­pi­ran. La Ca­sa de Ma­ría An­drea, en­tre uno y otro, es per­fec­to pa­ra el día a día, con car­ta y me­nú de lu­nes a vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.