LA VI­SI­TA DE LA PRI­ME­RA DA­MA MÁS CHIC

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LATIDOS CATÓDICOS -

DDo­ña Le­ti­zia se con­ver­ti­rá a fi­na­les de fe­bre­ro en la an­fi­trio­na de la pri­me­ra da­ma más chic de Amé­ri­ca. Al me­nos así de­fi­nen las re­vis­tas a la es­po­sa del pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri. Lo cier­to es que Ju­lia­na Awa­da es una atrac­ti­va mu­jer de as­cen­den­cia ára­be, de 42 años, que mi­de 1,73 me­tros de al­tu­ra, enor­me­men­te es­ti­lo­sa y ca­paz de ofre­cer una ima­gen ele­gan­te sin sa­lir­se de su ha­bi­tual sen­ci­llez. Ella co­no­ce el mun­do de la mo­da des­de que era ni­ña y acom­pa­ña­ba a su ma­dre a Eu­ro­pa pa­ra co­no­cer las ten­den­cias e in­cor­po­rar­las a la em­pre­sa tex­til fa­mi­liar, Awa­da. Ju­lia­na nun­ca arries­ga con la ro­pa ni tra­ta de lla­mar la aten­ción con sus mo­de­los o sus pei­na­dos –de he­cho, sue­le ir un po­co des­pei­na­da–, pe­ro to­dos elo­gian su es­ti­lo. In­clu­so la exi­gen­te edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de la re­vis­ta Vo­gue lle­gó a com­pa­rar­la con Jac­kie Ken­nedy.

La Rei­na y Ju­lia­na Awa­da ya se co­no­cen. Su pri­mer en­cuen­tro tu­vo lu­gar en sep­tiem­bre de 2013, cuan­do do­ña Le­ti­zia era Princesa de As­tu­rias y Awa­da, la es­po­sa del al­cal­de de Bue­nos Ai­res. Los Prín­ci­pes via­ja­ron a Ar­gen­ti­na pa­ra de­fen­der la can­di­da­tu­ra olím­pi­ca de Ma­drid y asis­tie­ron a una ga­la que ofre­cie­ron Ma­cri y su mu­jer en el Tea­tro Co­lón.

Se­gún re­la­tó Ju­lia­na, aque­lla fue «una ve­la­da muy in­tere­san­te y con­ver­sa­mos de to­do, tan­to de te­mas de Es­pa­ña y Ar­gen­ti­na co­mo de te­mas fa­mi­lia­res, de sus hi­jas y de nues­tros hi­jos». La fa­mi­lia Ma­cri Awa­da es lo que lla­man en Ar­gen­ti­na una «fa­mi­lia en­sam­bla­da», ya que el ma­ri­do apor­tó los tres hi­jos que tu­vo en su pri­mer ma­tri­mo­nio, la mu­jer su­mó una hi­ja fru­to de una re­la­ción an­te­rior y des­pués am­bos tu­vie­ron una ni­ña en co­mún.

Awa­da tam­bién co­no­ce Es­pa­ña, pe­ro el via­je que ha­rá en­tre los días 21 y 25 de fe­bre­ro no ten­drá na­da que ver con los del pa­sa­do. En es­ta oca­sión acom­pa­ña­rá a su ma­ri­do, que se con­ver­ti­rá en el cuar­to man­da­ta­rio que reali­ce una vi­si­ta de Es­ta­do a Es­pa­ña en el rei­na­do de don Fe­li­pe, des­pués de Mi­che­lle Ba­che­let (Chi­le), Juan Ma­nuel San­tos (Colombia) y Ollan­ta Hu­ma­la (Pe­rú).

Las vi­si­tas de Es­ta­do son las de más al­to ni­vel en­tre dos paí­ses. La de Oba­ma, por ejem­plo, so­lo fue ofi­cial. Lo ha­bi­tual es que los je­fes de Es­ta­do via­jen con sus cón­yu­ges, uti­li­cen el Pa­la­cio de El Par­do co­mo re­si­den­cia ofi­cial y que los Re­yes ofrez­can a sus in­vi­ta­dos una ce­na de ga­la en el Pa­la­cio Real, a la que los hom­bres acu­den con frac, las se­ño­ras con ves­ti­do lar­go y am­bos con con­de­co­ra­cio­nes. La úl­ti­ma vi­si­ta de Es­ta­do de un man­da­ta­rio ar­gen­tino a Ma­drid, en 2009, no de­jó buen sa­bor de bo­ca. La pro­ta­go­ni­zó la en­ton­ces pre­si­den­ta y aho­ra pro­ce­sa­da Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, quien dio un plan­tón de 40 mi­nu­tos a don Juan Car­los, do­ña So­fía, don Fe­li­pe, do­ña Le­ti­zia y a las 127 personas que es­ta­ban in­vi­ta­das. Lle­gó con un pei­na­do y un ma­qui­lla­je muy so­fis­ti­ca­dos, que al­gu­na re­la­ción de­bie­ron de te­ner con el re­tra­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.