50 AÑOS DE UNA PE­SA­DI­LLA

La con­de­sa de hong kong

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR BEATRIZ GON­ZÁ­LEZ

CHA­PLIN ES­PE­RA­BA DES­PE­DIR­SE POR LA PUER­TA GRAN­DE CON SU ÚL­TI­MO FIL­ME, PE­RO NA­DA SA­LIÓ SE­GÚN LO PRE­VIS­TO. LA MA­LA RE­LA­CIÓN EN­TRE BRAN­DO Y LO­REN FUE SO­LO UNO DE LOS PRO­BLE­MAS CON LOS QUE TU­VO QUE LI­DIAR.

Que­ría des­pe­dir­se de su ca­rre­ra con buen sa­bor de bo­ca. Por esa ra­zón, Char­les Cha­plin de­ci­dió vol­ver al set pa­ra ro­dar una nue­va pe­lí­cu­la cuan­do aca­ba­ba de cum­plir 77 años. Se­ría una co­me­dia ro­mán­ti­ca con gran­des ac­to­res, so­lo le ha­cía fal­ta un guion. Y en­ton­ces el director re­cor­dó una idea que qui­so gra­bar 36 años an­tes, cuan­do ya era un rea­li­za­dor de éxi­to. Se tra­ta­ba de la his­to­ria de una mu­jer que ha­bía co­no­ci­do en Fran­cia a prin­ci­pios de si­glo, una can­tan­te y bai­la­ri­na ru­sa atra­pa­da en Pa­rís por ca­re­cer de pa­sa­por­te. En su guion, la can­tan­te y bai­la­ri­na se­ría una con­de­sa que tra­ta­ría de es­ca­par de Hong Kong. El res­to del ar­gu­men­to in­cluía un bar­co rum­bo a EE.UU. un di­plo­má­ti­co nor­te­ame­ri­cano in­fe­liz y mu­chos in­ten­tos por es­con­der una po­li­zo­na. Con la idea de ro­dar esa his­to­ria co­men­zó una odi­sea que aca­ba­ría sien­do la peor pe­sa­di­lla del ci­neas­ta. Los pro­ble­mas pa­ra en­con­trar a los in­tér­pre­tes ade­cua­dos y las ma­las re­la­cio­nes en­tre ellos, uni­dos al di­fí­cil tem­pe­ra­men­to de Cha­plin, cu­yas an­sias por con­tro­lar­lo to­do aca­ba­ron pa­san­do fac­tu­ra, com­pli­ca­ron un ro­da­je que es­tu­vo ga­fa­do des­de el prin­ci­pio. Tan­to el director co­mo los ac­to­res su­frie­ron al­gu­nas in­dis­po­si­cio­nes que obli­ga­ron a alar­gar las se­ma­nas de tra­ba­jo.

ES­TRE­LLAS MAL AVE­NI­DAS El re­sul­ta­do, es­tre­na­do ha­ce aho­ra me­dio si­glo, no gus­tó ni a crítica ni a pú­bli­co, a pe­sar de que Cha­plin de­fen­dió has­ta su muer­te que La con­de­sa de Hong Kong era la me­jor pe­lí­cu­la de su úl­ti­ma eta­pa. Con­ven­ci­do de que gran­des es­tre­llas ha­rían bri­llar la pe­lí­cu­la, Char­les bus­có a sus pro­ta­go­nis­tas en­tre los ac­to­res de mo­da en aque­lla épo­ca. Pe­ro tras unos cuan­tos re­cha­zos por par­te de la eli­te del cine, en­tre ellos el de Rex Ha­rri­son, que en aquel tiem­po era uno de los in­tér­pre­tes más co­ti­za­dos tras ga­nar el Oscar por My Fair Lady, el director cre­yó ha­ber en­con­tra­do a su pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta per­fec­ta cuan­do Sophia Lo­ren y Mar­lon Bran­do le di­je­ron ‘sí’. La fa­ma que pre­ce­día a Cha­plin era tal que nin­guno de los dos lle­gó a leer el guion an­tes de dar su res­pues­ta. Sin em­bar­go, una vez leí­do, Bran­do ha­bló con el ci­neas­ta por­que, aun­que se sen­tía ha­la­ga­do por­que hu­bie­ra pen­sa­do en él, que­ría ad­ver­tir­le de que qui­zá no era el ac­tor más in­di­ca­do, ya que los per­so­na­jes có­mi­cos no eran pre­ci­sa­men­te lo su­yo. La res­pues­ta de Cha­plin lo con­ven­ció: le di­jo que su au­sen­cia de vis có­mi­ca le ven­dría bien, pues­to que su per­so­na­je tam­bién ca­re­cía de sen­ti­do del hu­mor. Pe­ro la reali­dad fue que el pa­pel no aca­bó de fun­cio­nar. En cuan­to a su pa­re­ja, la be­llí­si­ma Sophia Lo­ren, tam­po­co re­sul­tó ser la elec­ción más ade­cua­da. Ella y Bran­do no ha­bían ac­tua­do jun­tos y, aun­que am­bos de­cían ad­mi­rar el tra­ba­jo del otro, lo cier­to es que, en cuan­to se co­no­cie­ron, tar­da­ron muy po­co en de­tes­tar­se. A pe­sar de que echa­ron mano de su pro­fe­sio­na­li­dad, la quí­mi­ca en­tre la pa­re­ja re­sul­tó im­po­si­ble, y tan­to el pú­bli­co co­mo la crítica re­cri­mi­na­ron al director no ha­ber­se da­do cuen­ta de que esa re­la­ción no fun­cio­na­ba tam­po­co en la gran pan­ta­lla. Con quien Cha­plin sí es­tu­vo acer­ta­do fue con Tip­pi He­dren. La ac­triz te­nía un pa­pel se­cun­da­rio, el de la es­po­sa del di­plo­má­ti­co in­ter­pre­ta­do por Bran­do. He­dren aca­ba­ba de rom­per su re­la­ción pro­fe­sio­nal con Al­fred Hitch­cock y bus­ca­ba des­vin­cu­lar­se del maes­tro del sus­pen­se co­mo fue­ra. Por eso di­jo sen­tir­se muy agra­de­ci­da a Cha­plin cuan­do re­ci­bió su ofer­ta. Al leer el guion y ver que apa­re­ce­ría en pan­ta­lla me­nos de lo que ha­bía

“NI SE TE OCU­RRA”, LE DI­JO SOPHIA A BRAN­DO CUAN­DO TRA­TÓ DE SEDUCIRLA

ima­gi­na­do, pi­dió al director que le die­ra más lí­neas, lo que re­sul­tó im­po­si­ble da­do que su per­so­na­je no in­ter­ve­nía has­ta la úl­ti­ma par­te. Pe­ro aun así, la ac­triz acep­tó y aca­bó sien­do la úni­ca que, tras aquel tu­mul­tuo­so ro­da­je, di­jo que ha­bía si­do un pla­cer tra­ba­jar con Cha­plin. Pa­ra com­ple­tar el re­par­to, Char­les eli­gió a su se­gun­do hi­jo, Sydney, quien ha­ría el pa­pel de ami­go del di­plo­má­ti­co que in­ter­pre­ta Mar­lon Bran­do. Sin em­bar­go, las ten­sio­nes con su pa­dre, que le re­cri­mi­na­ba cons­tan­te­men­te ser un mal ac­tor, con­vir­tie­ron mu­chas de las se­sio­nes en un in­fierno. Tres de las her­ma­nas de Sydney –Ge­ral­di­ne, Jo­sep­hi­ne y Vic­to­ria– fue­ron

tes­ti­go de los in­sul­tos, por­que tam­bién apa­re­cie­ron, aun­que bre­ve­men­te. Ya en los pri­me­ros días de ro­da­je en Lon­dres que­dó cla­ro que las co­sas no iban a ser fá­ci­les. Se­gún la ac­triz Tip­pi He­dren, el ci­neas­ta les di­ri­gía «in­ter­pre­tan­do el pa­pel de ca­da uno de no­so­tros en ca­da mo­men­to». Eso de­ses­pe­ra­ba a Mar­lon Bran­do, un ac­tor for­ma­do en el mé­to­do que creía que su pro­fe­sión no te­nía na­da que ver con la de imi­ta­dor, y así se lo hi­zo sa­ber al director, uno de sus ído­los has­ta en­ton­ces. Po­co des­pués, Bran­do lle­gó tar­de a un día de ro­da­je y Cha­plin le re­pren­dió du­ra­men­te de­lan­te de to­do el equi­po di­cién­do­le que no sen­tía nin­gún res­pe­to por sus com­pa­ñe­ros y que era «una ver­güen­za pa­ra su pro­fe­sión».

CHO­QUE DE EGOS Pa­ra el in­tér­pre­te aque­llo fue in­to­le­ra­ble. Por eso, tras es­cu­char a Cha­plin en si­len­cio, di­jo con tran­qui­li­dad que se re­ti­ra­ba a su ca­me­rino, don­de le es­pe­ra­ba por si que­ría dis­cul­par­se. So­lo aguar­da­ría allí 20 mi­nu­tos. En ca­so de que en ese tiem­po la dis­cul­pa no lle­ga­ra, co­ge­ría el pri­mer vue­lo de re­gre­so a Es­ta­dos Uni­dos. Cuen­tan que el si­len­cio reinó en el pla­tó y, a los po­cos mi­nu­tos, Cha­plin acu­dió al ca­me­rino de Bran­do. Des­pués de los pro­ble­mas que ha­bía te­ni­do pa­ra en­con­trar a su ac­tor pro­ta­go­nis­ta no po­día per­mi­tir­se el lu­jo de que­dar­se sin él. Sin em­bar­go, la dis­cul­pa no sir­vió pa­ra ali­viar las ten­sio­nes. Tras aquel epi­so­dio, la re­la­ción en­tre ac­tor y director fue nu­la. Bran­do ase­gu­ra­ría des­pués que Cha­plin era un ti­rano, a lo que es­te res­pon­dió que era im­po­si­ble tra­ba­jar con aquel ac­tor. Años más tar­de, el in­tér­pre­te de Ne­bras­ka con­ta­ría en sus me­mo­rias, Las can­cio­nes que mi ma­dre me en­se­ñó (Ana­gra­ma), que el director re­sul­tó ser un «sá­di­co». De­cía que de otra for­ma no po­dría tra­tar a su hi­jo Sydney de la ma­ne­ra en que lo hi­zo en el «desas­tro­so» ro­da­je de La con­de­sa de Hong Kong. Se­gún el ac­tor, Cha­plin ri­di­cu­li­za­ba a Sydney de­lan­te de to­do el equi­po lla­mán­do­lo es­tú­pi­do. «Fue do­lo­ro­so ver­lo», de­cía. Las co­sas no fue­ron me­jor con

CHA­PLIN GRI­TÓ A BRAN­DO QUE ERA “UNA VER­GÜEN­ZA PA­RA LA PRO­FE­SIÓN”

Lo­ren. La ac­triz se sin­ce­ra so­bre su com­pa­ñe­ro en sus me­mo­rias, Ayer, hoy y ma­ña­na (Lu­men), des­ve­lan­do que, du­ran­te el ro­da­je, Bran­do de­ci­dió co­mer so­lo he­la­do, lo que le lle­vó a en­gor­dar de­ma­sia­do, «has­ta tal pun­to que co­rrió el pe­li­gro de per­der su pa­pel». Ese co­men­ta­rio fue su pe­que­ña ven­gan­za con­tra el ac­tor.

VA­RIOS RE­TRA­SOS Se­gún se ru­mo­rea­ba, Bran­do cau­só la in­me­dia­ta an­ti­pa­tía de la ac­triz cuan­do, tras ro­dar una de las es­ca­sas es­ce­nas de amor en­tre ellos, el in­tér­pre­te hi­zo un co­men­ta­rio acer­ca de cier­ta ve­llo­si­dad en las fo­sas na­sa­les de su com­pa­ñe­ra. Sin em­bar­go, la ver­sión de Sophia fue que el ac­tor se sin­tió atraí­do por ella e in­ten­tó seducirla has­ta que ella le pa­ró los pies. «Le mi­ré y con cal­ma, mu­cha cal­ma, le di­je: ‘Ni se te ocu­rra. No tie­nes ni idea de có­mo pue­do reac­cio­nar. De­bes te­ner­me mie­do’», ase­gu­ró que di­jo a Mar­lon Bran­do. Am­bos ac­to­res re­co­no­cie­ron siem­pre que su re­la­ción no fue bue­na. Pue­de que las ten­sio­nes en­tre el director y par­te de los ac­to­res, o en­tre los pro­pios ac­to­res, pu­die­ran ha­ber­se pre­vis­to. En el fon­do se tra­ta­ba de un cho­que de egos en­tre ar­tis­tas con fa­ma de di­fí­ci­les. Sin em­bar­go, no to­dos los pro­ble­mas del ro­da­je de la pe­lí­cu­la vi­nie­ron por los en­con­tro­na­zos en­tre per­so­na­li­da­des fuer­tes y sus dis­tin­tas for­mas de en­fren­tar­se al ar­te de la in­ter­pre­ta­ción. Otras di­fi­cul­ta­des más mun­da­nas tam­bién in­ter­fi­rie­ron en el calendario. A las po­cas se­ma­nas de co­men­zar la pe­lí­cu­la hu­bo que can­ce­lar el ro­da­je por­que Mar­lon Bran­do su­frió apen­di­ci­tis y tu­vo que ser ope­ra­do de ur­gen­cia. Y cuan­do pa­re­cía que ya las co­sas em­pe­za­ban a mar­char, la en­fer­me­dad vol­vió a cru­zar­se en el camino de Bran­do afec­tan­do tam­bién a Cha­plin: am­bos co­gie­ron la gri­pe, lo que se tra­du­jo en un nue­vo re­tra­so pa­ra las gra­ba­cio­nes. Ade­más, un even­to que sue­le pla­near­se con an­te­la­ción pe­ro que en es­ta oca­sión se or­ga­ni­zó de for­ma re­pen­ti­na obli­gó a sus­pen­der nue­va­men­te la gra­ba­ción. Sophia Lo­ren se ha­bía ca­sa­do en Mé­xi­co nue­ve años an­tes con el pro­duc­tor Car­lo Pon­ti, pe­ro el ma­tri­mo­nio fue anu­la­do pa­ra evi­tar una de­man­da con­tra él, acu­sa­do de bi­ga­mia. Por eso en cuan­to ob­tu­vie­ron el di­vor­cio, vol­vie­ron a ca­sar­se, es­ta vez en Pa­rís. Los pa­pe­les de aquel di­vor­cio lle­ga­ron du­ran­te el ro­da­je de La con­de­sa de Hong Kong, y ha­bían lu­cha­do tan­to por ellos que no po­dían re­tra­sar la bo­da. Por fin, tras un ro­da­je har­to com­pli­ca­do, la pe­lí­cu­la se es­tre­na­ba a prin­ci­pios de 1967. Cha­plin se ha­bía ene­mis­ta­do con su hi­jo y con uno de los ac­to­res del mo­men­to, pe­ro cre­yó que me­re­cía la pe­na si el éxi­to lla­ma­ba nue­va­men­te a su puer­ta. Sin em­bar­go, aquel éxi­to nun­ca lle­gó. La pren­sa le des­pe­da­zó cri­ti­can­do una pe­lí­cu­la que con­si­de­ra­ba flo­ja y an­ti­cua­da, y me­nos­pre­cian­do la di­rec­ción de ac­to­res, gran­des es­tre­llas que no es­ta­ban a la al­tu­ra de lo que te­nían acos­tum­bra­do al pú­bli­co. Aun­que Char­les Cha­plin ti­ró la toa­lla tras es­te fil­me y de­ci­dió no vol­ver a ro­dar, nun­ca es­tu­vo de acuer­do con las ma­las crí­ti­cas que re­ci­bió La con­de­sa de Hong Kong. Se­ría la úl­ti­ma vez que se sen­ta­ría tras las cá­ma­ras. Diez años des­pués mo­ría en Sui­za el día de Na­vi­dad.

Es­tre­na­da a prin­ci­pios de 1967 tras mu­chas di­fi­cul­ta­des, ‘La con­de­sa de Hong Kong’ fue la úl­ti­ma cinta que di­ri­gió Cha­plin y su bre­ve apa­ri­ción de­lan­te de la cá­ma­ra, tam­bién fue la úl­ti­ma co­mo ac­tor. Aba­jo, con Bran­do. Al la­do, con Lo­ren.

En la ima­gen superior dcha., Tip­pi He­dren, la úni­ca que di­jo ha­ber dis­fru­ta­do del ro­da­je. Bran­do re­ve­ló que Cha­plin era un ti­rano que les de­cía cons­tan­te­men­te có­mo in­ter­pre­tar las es­ce­nas. Aba­jo, el director en­se­ñan­do a bai­lar al ac­tor.

Mar­lon Bran­do, que du­ran­te el ro­da­je tu­vo que ser ope­ra­do de ur­gen­cia por una apen­di­ci­tis y su­frió una fuer­te gri­pe, de­fi­nió la ex­pe­rien­cia co­mo “desas­tro­sa” y al director de la cinta, Cha­plin, de “sá­di­co”.

Cha­plin mar­ti­ri­zó a su hi­jo Sydney (arri­ba, con Bran­do) en el ro­da­je, de lo que fue­ron tes­ti­gos sus her­ma­nas Ge­ral­di­ne, Jo­sep­hi­ne y Vic­to­ria (es­tas dos, en la ima­gen cen­tral). So­bre es­tas lí­neas, Oo­na, mu­jer del director.

Lo­ren ha­bló en sus me­mo­rias de su ma­la ex­pe­rien­cia con Cha­plin (iz­da.) y Bran­do. Arri­ba, jun­to a Car­lo Pon­ti, con quien se ca­só en me­dio de es­te tra­ba­jo, re­tra­san­do el ro­da­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.