NUEVA ‘GUA­RI­DA’

DES­DE HA­CE TRES SE­MA­NAS PER­NOC­TA EN UNA CA­SA CER­CA­NA AL DO­MI­CI­LIO FA­MI­LIAR DE LA QUE TAM­BIÉN HA EN­TRA­DO Y SA­LI­DO UN AMI­GO DEL CAN­TAN­TE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

DAVID BUS­TA­MAN­TE se ha bus­ca­do un re­fu­gio en me­dio de su ‘dis­tan­cia­mien­to’ de PAU­LA ECHE­VA­RRÍA.

La cri­sis ma­tri­mo­nial de Pau­la Eche­va­rría (39) y David Bus­ta­man­te (35) es­tá dan­do es­tos días pa­ra que se es­cri­ban ríos de tin­ta so­bre el es­ta­do de su re­la­ción, los mo­ti­vos que les han lle­va­do a es­ta si­tua­ción y el es­ta­do aními­co de am­bos. Y tam­bién se ha es­pe­cu­la­do con el he­cho de que David hu­bie­ra aban­do­na­do el do­mi­ci­lio fa­mi­liar, si­tua­do a las afue­ras de Madrid,

y hu­bie­ra pues­to rum­bo a la ca­sa de sus pa­dres. Ha­ce unos días, du­ran­te su com­pa­re­cen­cia an­te la pren­sa Eche­va­rría no qui­so ha­cer de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to. Ni con­fir­mó ni des­min­tió. Pre­fi­rió man­te­ner si­len­cio so­bre dón­de se alo­ja­ba su ma­ri­do en es­tos mo­men­tos, pe­ro sí pun­tua­li­zó, cuan­do al­guien le pre­gun­tó si el can­tan­te ha­bía acu­di­do al ho­gar fa­mi­liar a re­unir­se con ella, que esa vi­vien­da que han com­par­ti­do du­ran­te es­tos años tam­bién es la ca­sa de David Bus­ta­man­te.

¿DÓN­DE DUER­ME?

Sin em­bar­go, se­gún ha po­di­do sa­ber Co­ra­zón, la re­si­den­cia fa­mi­liar no es el lu­gar en el que se es­tá alo­jan­do en es­tos mo­men­tos. Tam­po­co lo es la de sus pa­dres. El can­tan­te lle­va al me­nos des­de el pa­sa­do 19 de mar­zo, per­noc­tan­do en otro lu­gar: es­ta ca­sa que ven en las imá­ge­nes. Se tra­ta de un cha­let, si­tua­do en la mis­ma zo­na en la que es­tá el ho­gar fa­mi­liar de Bus­ta­man­te y Eche­va­rría, del que du­ran­te es­tos días tam­bién he­mos vis­to sa­lir a otro hom­bre: un ami­go del can­tan­te cán­ta­bro que pa­re­ce ha­cer vi­da en di­cha pro­pie­dad.

ASÍ ES LA CA­SA

La ca­sa que da re­fu­gio aho­ra a David es una vi­vien­da uni­fa­mi­liar de una so­la plan­ta con una su­per­fi­cie de 291 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos so­bre una par­ce­la de 1.234, que cuen­ta con ga­ra­je y pis­ci­na, y en la que al­gu­nos tes­ti­gos ase­gu­ran que hay ac­ti­vi­dad noc­tur­na. No se sa­be si es­ta se­rá la re­si­den­cia del can­tan­te du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas, o qui­zá me­ses, has­ta que se acla­ren las co­sas. Lo que que­da cla­ro, con­sul­ta­do el re­gis­tro de la pro­pie­dad, es que David Bus­ta­man­te no es el due­ño del in­mue­ble del que en­tra y sa­le en su vehícu­lo en es­tas imá­ge­nes. Unas ins­tan­tá­neas que evi­den­cian una cri­sis sen­ti­men­tal de la que, por el mo­men­to, nin­guno de sus pro­ta­go­nis­tas quie­re dar más ex­pli­ca­cio­nes que las que con­si­de­ran ne­ce­sa­rias.

David no es el pro­pie­ta­rio de la vi­vien­da en la que per­noc­ta

Du­ran­te los úl­ti­mos días, David Bus­ta­man­te ha sa­li­do y en­tra­do de es­ta ca­sa, que cuen­ta con una gran fin­ca y pis­ci­na, en su to­do­te­rreno.

Ha­ce unos días, el ar­tis­ta sa­lió de es­ta ca­sa pa­ra di­ri­gir­se al do­mi­ci­lio fa­mi­liar. Aba­jo, su ami­go en la puer­ta del cha­let.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.