Pe­li­gro: es­toy per­dien­do pe­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CORAZÓN SALUDABLE - CO­RA­ZÓN SA­LU­DA­BLE

En los úl­ti­mos tiem­pos la del­ga­dez de algunas mo­de­los co­mo Ro­cío Crus­set y la evi­den­te pér­di­da de pe­so de ac­to­res co­mo Johnny Deep y Brad Pitt nos ha lla­ma­do la aten­ción. A ca­si to­dos nos gus­ta adel­ga­zar y la del­ga­dez no es si­nó­ni­mo de en­fer­me­dad. Se pue­de es­tar sano y del­ga­do. Exis­ten ín­di­ces, co­mo el de ma­sa cor­po­ral, que re­la­cio­na la es­ta­tu­ra y el pe­so, que nos pue­den ayu­dar a sa­ber si nues­tro es­ta­do es nor­mal o no.

¿CUÁN­DO PE­DI­MOS AYU­DA?

¿Pe­ro qué ocu­rre cuan­do la pér­di­da de pe­so no es­tá justificada?, ¿cuán­do de­be­mos preo­cu­par­nos y pe­dir ayu­da a pro­fe­sio­na­les de la sa­lud?

Cuan­do la pér­di­da de pe­so es su­pe­rior a 4 ki­los o ma­yor o igual a un 5% del pe­so cor­po­ral, sin cau­sa justificada, du­ran­te un pe­rio­do de seis me­ses a un año. En ese mo­men­to de­be­mos to­mar me­di­das y acu­dir al mé­di­co pa­ra que va­lo­re la si­tua­ción e ini­cie el es­tu­dio de las po­si­bles cau­sas.

Por lo tan­to, cuan­do se acu­de al mé­di­co con es­te sín­to­ma es ne­ce­sa­rio com­pro­bar que la pér­di­da de pe­so real­men­te exis­te y me­dir el pe­rio­do de tiem­po en que se ha pro­du­ci­do. A ve­ces exis­ten pa­cien­tes que no han ad­ver­ti­do que real­men­te han per­di­do pe­so de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, no le han da­do im­por­tan­cia. Cual­quier pér­di­da de pe­so de es­ta cuan­tía, en una per­so­na pre­via­men­te sa­na y que no ha bus­ca­do adel­ga­zar, pue­de ser sín­to­ma de al­gu­na en­fer­me­dad.

Los mo­ti­vos de una pér­di­da de pe­so sin cau­sa apa­ren­te pue­den ser múltiples. En­tre

las cau­sas que pue­den pro­vo­car es­te sín­to­ma des­ta­can los pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les, las en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias, tu­mo­res, úl­ce­ras, dia­rrea crónica, en­fer­me­da­des he­ma­to­ló­gi­cas o re­na­les, in­fec­cio­nes co­mo el VIH, he­pa­ti­tis cró­ni­cas, en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas co­mo el Par­kin­son o la de­men­cia, en­fer­me­da­des me­ta­bó­li­cas co­mo el hi­per­ti­roi­dis­mo, la dia­be­tes sin diag­nos­ti­car o tam­bién en­fer­me­da­des de otros ór­ga­nos, co­mo la in­su­fi­cien­cia car­día­ca y la EPOC, en­tre otras.

To­do el mun­do sa­be que la pér­di­da de pe­so tam­bién pue­de es­tar re­la­cio­na­da con cau­sas psi­co­ló­gi­cas co­mo la de­pre­sión, so­bre to­do en las per­so­nas de edad avan­za­da, an­sie­dad, psi­co­sis y so­bre to­do con la anore­xia ner­vio­sa, que es una en­fer­me­dad que sue­le afec­tar a per­so­nas jó­ve­nes y que pue­de pro­du­cir gra­ves con­se­cuen­cias. El ham­bre ex­tre­ma, con la con­si­guien­te malnu­tri­ción a la que se so­me­ten las per­so­nas que pa­de­cen tras­tor­nos ali­men­ti­cios, so­bre to­do en la anore­xia y a ve­ces tam­bién en la bu­li­mia ner­vio­sa, lle­va a una pér­di­da de pe­so que pue­de po­ner en pe­li­gro la vi­da. Aun­que son más fre­cuen­tes en las mu­je­res, los hom­bres no es­tán exen­tos de pa­de­cer­las. Es­tos tras­tor­nos re­quie­ren de tra­ta­mien­to por gru­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios de pro­fe­sio­na­les y ne­ce­si­tan mu­cho tiem­po y ayu­da pa­ra su re­cu­pe­ra­ción.

OTROS FAC­TO­RES

El con­su­mo de dro­gas o al­gu­nos fár­ma­cos tam­bién pue­den oca­sio­nar un pro­ble­ma de pér­di­da de pe­so. Se ha re­la­cio­na­do con el con­su­mo de al­cohol, an­fe­ta­mi­nas, etc. Ojo con los me­di­ca­men­tos que pro­du­cen pér­di­da de pe­so co­mo efec­to se­cun­da­rio, co­mo al­gún an­ti­dia­bé­ti­co y an­ti­de­pre­si­vo, o con de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos de her­bo­ris­te­ría.

LO QUE LE PREGUNTARÁN

Si ha su­fri­do una pér­di­da de pe­so no desea­da, sin mo­ti­vo, de­be acu­dir a su mé­di­co pa­ra ave­ri­guar la cau­sa. Le pre­gun­ta­rá si no­ta otros sín­to­mas, si ha cam­bia­do su ti­po de ali­men­ta­ción o si rea­li­za más ejer­ci­cio fí­si­co, si ha pa­de­ci­do al­gu­na en­fer­me­dad que jus­ti­fi­que la pér­di­da de pe­so, si to­ma me­di­ca­men­tos u otras sus­tan­cias y si es­tá pa­san­do por una si­tua­ción fa­mi­liar o la­bo­ral com­pli­ca­da, etc. Le rea­li­za­rá una ex­plo­ra­ción fí­si­ca. Ade­más pue­den ser ne­ce­sa­rias otras prue­bas diag­nós­ti­cas, co­mo aná­li­sis de san­gre, hor­mo­nas y vi­rus, una eco­gra­fía o ra­dio­gra­fía ab­do­mi­nal y de tó­rax, en­tre otras. Se­gún sea la cau­sa de la pér­di­da de pe­so, el tra­ta­mien­to irá en­fo­ca­do a la pa­to­lo­gía cau­san­te, ade­más de un pro­gra­ma nu­tri­cio­nal pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del pe­so cor­po­ral. En ca­sos de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos es ne­ce­sa­rio el ase­so­ra­mien­to es­pe­cí­fi­co por par­te de pro­fe­sio­na­les.

La des­nu­tri­ción en el pa­cien­te on­co­ló­gi­co afec­ta a ca­si la mi­tad de per­so­nas en el mo­men­to de su diag­nós­ti­co y prác­ti­ca­men­te al 80% en eta­pas avan­za­das, es­pe­cial­men­te en los tu­mo­res gas­tro­in­tes­ti­na­les. En es­tos pa­cien­tes es muy im­por­tan­te in­ten­tar evi­tar la des­nu­tri­ción, siem­pre que sea po­si­ble, pa­ra que no se pro­duz­ca el sín­dro­me de ca­que­xia tu­mo­ral, que pro­vo­ca en el pa­cien­te fal­ta de ape­ti­to, pér­di­da de pe­so y de ma­sa mus­cu­lar, afec­tan­do la ca­li­dad de vi­da de ma­ne­ra im­por­tan­te. Te­ne­mos que apren­der a ob­ser­var nues­tro cuer­po, mu­chas ve­ces nos ha­bla y da se­ña­les de que es­tá en­fer­mo. Tam­bién te­ne­mos que es­tar pen­dien­tes de nuestros ma­yo­res y de los más jó­ve­nes. La di­fe­ren­cia en­tre diag­nos­ti­car una en­fer­me­dad a tiem­po o no ha­cer­lo pue­de ser vi­tal. Re­cuer­de, us­ted es tan im­por­tan­te pa­ra su sa­lud co­mo ella lo es pa­ra us­ted.

Un mé­di­co de­be va­lo­rar la si­tua­ción y rea­li­zar un es­tu­dio

Johnny Depp ha da­do un gi­ro ra­di­cal a su ima­gen en po­cos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.