CINDY KIM­BERLY

“Mi pri­mer tra­ba­jo fue con Kan­ye West, an­tes de que me con­tac­ta­se Bie­ber”.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­DRÉS GUE­RRA

La his­to­ria de Jus­tin Bie­ber es cier­ta so­lo a me­dias. Sí, él la un­gió col­gan­do una fo­to de ella en su Ins­ta­gram y eso la ca­ta­pul­tó a la fa­ma, pe­ro an­tes ya ha­bía pro­ta­go­ni­za­do una cam­pa­ña con Kan­ye West, ma­ri­do de Kim Kar­das­hian. Es­ta­ba pre­des­ti­na­da a ser fa­mo­sa. Cindy Kim­berly, que aca­ba de cum­plir 18 años, es la es­pa­ño­la con más se­gui­do­res en Ins­ta­gram. So­lo la su­pe­ran un es­cue­to pu­ña­do de hom­bres, to­dos ellos fut­bo­lis­tas –me­nos Ra­fa Na­dal–. Qué­den­se con es­te nom­bre y el exo­tis­mo de su ros­tro, que ha con­quis­ta­do a Neels Vis­ser, tam­bién mo­de­lo es­tre­lla del fir­ma­men­to teen. Aun­que aun es muy jo­ven­ci­ta, ya no es la ni­ña a la que el ‘ca­pri­cho’ de una es­tre­lla con­vir­tió en fa­mo­sa. ¿Có­mo des­cri­bi­ría es­tos me­ses ini­cia­les de su ca­rre­ra? Muy emo­cio­nan­tes. Me en­can­ta te­ner que pre­pa­rar­me pa­ra es­tar an­te los pe­rio­dis­tas. Una vez que es­tás aquí, sí que sien­tes al­go co­mo: «¡Uau, es­toy tra­ba­jan­do!». Pe­ro me re­sul­ta di­ver­ti­do. Hoy es­ta­mos pa­ra ha­blar de cos­mé­ti­ca y de Flor­mar. Ima­gino que la mar­ca ya le ha con­quis­ta­do. Dí­ga­me cuá­les son sus se­cre­tos de be­lle­za im­pres­cin­di­bles. La más­ca­ra de pes­ta­ñas. Es mi fa­vo­ri­ta. Cual­quie­ra que me co­noz­ca sa­be que me en­can­ta cui­dar mis pes­ta­ñas. Ma­dre es­pa­ño­la, pa­dre in­do­ne­sio, na­ci­da en Ho­lan­da, pe­ro cria­da en Es­pa­ña y, aho­ra, re­cién es­tre­na­da la ma­yo­ría de edad, ya via­ja por to­do el mun­do. ¿De dón­de se sien­te? Me re­sul­ta muy di­fí­cil con­tes­tar a esa pre­gun­ta, pe­ro me con­si­de­ro, en mi ma­yor par­te, es­pa­ño­la. Po­de­mos de­cir que un ges­to de Jus­tin Bie­ber en Ins­ta­gram le cam­bió la vi­da. ¿Qué es lo más bo­ni­to que ha vi­vi­do en es­tos ca­si dos años? Vi­vo co­sas muy bo­ni­tas. Qui­zá via­jar sea lo me­jor. ¡Mi agen­te en Es­pa­ña nun­ca sa­be dón­de es­toy! En una oca­sión se alar­ma­ron, por­que tra­ta­ban de con­tac­tar­me, yo es­ta­ba en Los Án­ge­les y no me ha­bía le­van­ta­do.

Yo soy más ce­lo­sa que mi no­vio, pe­ro hay ce­los que son bue­nos

Y aho­ra que es­tá em­pa­re­ja­da, ¿có­mo se pue­de man­te­ner una re­la­ción con es­ta vi­da tan aje­trea­da? Neels (Vis­sers) tam­bién es mo­de­lo y coin­ci­di­mos en mu­chas co­sas, tam­bién en via­jar. No es tan di­fí­cil co­mo yo pen­sa­ba cuan­do co­men­za­mos. En reali­dad, coin­ci­di­mos siem­pre. ¿Qué te enamo­ró de él? Cuan­do que­da­mos la pri­me­ra vez, gra­cias a un ami­go en co­mún, te­nía al­gu­nos pre­jui­cios, por­que es nor­te­ame­ri­cano y pen­sa­ba que era co­mo los de­más, un po­co su­per­fi­cial. Los chi­cos de mi edad son muy in­ma­du­ros. Y no fue así. Le hi­ce de guía en Bar­ce­lo­na y sur­gió. Me gus­tó que sa­bía mu­cho de ne­go­cios, al­go que me sor­pren­dió con 18 años. Su pri­me­ra em­pre­sa la ven­dió sien­do un ado­les­cen­te. No me min­tió, por­que lue­go lo he com­pro­ba­do al co­no­cer a su fa­mi­lia. Su no­vio tie­ne más de dos mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram. ¿No tie­nen ce­los uno del otro? Yo soy más ce­lo­sa que él. O lo es y no me lo di­ce. No me gus­ta que me con­tro­len, aun­que creo que hay ce­los que son bue­nos. Con so­lo 177 pu­bli­ca­cio­nes, va ca­mino de los tres mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram. Es­to es más que Pau­la Eche­va­rría, El­sa Pa­taky o Pau Ga­sol. Co­mo per­so­na­je es­pa­ñol, so­lo le su­pe­ran fut­bo­lis­tas y Ra­fa Na­dal. ¿No da mu­cho vér­ti­go? No atien­do tan­to a Ins­ta­gram. De he­cho, con­sul­to más Twit­ter, don­de la gen­te co­no­ce más mi per­so­na­li­dad, por­que es don­de ha­blo, no pon­go fo­tos. Es una gran he­rra­mien­ta pa­ra ha­blar con mis se­gui­do­res, a quie­nes con­si­de­ro ami­gos. En Ins­ta­gram es más di­fí­cil, pe­ro en Twit­ter ten­go dos cuen­tas: la ve­ri­fi­ca­da y otra pa­ra ha­blar con mis se­gui­do­res. No soy una di­va. Ha em­pe­za­do tan jo­ven co­mo mu­chas mo­de­los, pe­ro di­rec­ta­men­te des­de arri­ba. ¿Qué con­se­jos le ha da­do su ma­dre pa­ra no per­der la ca­be­za en el mun­do de la mo­da? Mi pri­mer tra­ba­jo fue con Kan­ye West, an­tes de que me con­tac­ta­se Jus­tin. Me pi­dió una se­sión de fo­tos pa­ra su lí­nea de ro­pa. Mi ma­dre no se fia­ba y me tu­vie­ron que con­tac­tar los agen­tes del se­ñor West. Aho­ra se va fian­do más. A ella le asus­ta cuan­do via­jo, por­que le dan mie­do el avión y los ae­ro­puer­tos, pe­ro se va a acos­tum­bran­do. Sa­be que soy res­pon­sa­ble y ca­paz de sa­lir de una ma­la si­tua­ción. Sa­be que soy ma­du­ra. Igual es por­que sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do era muy pe­que­ña. Mi ma­dre ha si­do ma­dre sol­te­ra y, mien­tras es­tu­dia­ba, yo tra­ba­jé de ni­ñe­ra pa­ra in­ten­tar ayu­dar en ca­sa. Ella es­ta­ba com­ple­ta­men­te so­la y ha si­do muy di­fí­cil sa­lir ade­lan­te. Tam­bién su­frí aco­so en el co­le­gio. La par­te bue­na de aque­llo es que así co­no­cí a mi me­jor ami­go y he­mos cre­ci­do de­fen­dién­do­nos el uno al otro. Ha pro­ta­go­ni­za­do se­sio­nes en Va­nity Fair, Har­per’s Bazaar, GQ… ¿Con qué sue­ña pa­ra los pró­xi­mos me­ses? En las pró­xi­mas se­ma­nas. ten­go un en­cuen­tro con al­guien de ta­lla in­ter­na­cio­nal que ha tra­ba­ja­do con gen­te co­mo Gi­gi Ha­did o Be­yon­cé, en­tre otras. Es al­go su­per­im­por­tan­te, iré a ver­los a Nue­va York y si sa­le, pa­ra mí se­rá un sue­ño he­cho reali­dad. Tam­bién qui­sie­ra ha­cer un edi­to­rial de Vo­gue, pa­ra quie­nes ya he tra­ba­ja­do va­rias ve­ces en su edi­ción di­gi­tal. Lle­va me­ses agi­ta­dos con mu­chos via­jes: Los Án­ge­les, Londres, Ba­li... ¿En qué ciu­dad se tra­ba­ja me­jor? En ca­da lu­gar es di­fe­ren­te. Me gus­ta mu­cho Es­pa­ña por la ac­ti­tud cá­li­da de la gen­te. Y Londres. Creo que ca­da si­tio tie­ne su en­can­to. ¿Có­mo se ha adap­ta­do a vi­vir en Bar­ce­lo­na? Me en­can­ta y tie­ne mu­cho que ver la ar­qui­tec­tu­ra, por­que es­toy em­pe­zan­do a ser fo­tó­gra­fa y hay rin­co­nes ma­ra­vi­llo­sos pa­ra re­tra­tar. ¿Si­gue con sus es­tu­dios de in­ter­pre­ta­ción? Lo in­ten­té, pe­ro via­jo mu­cho y no hay ma­ne­ra. A corto pla­zo pre­ten­do vi­vir con un pie en Es­ta­dos Uni­dos y qui­zá to­me cla­ses allí. Y tam­bién cla­ses de can­to.

“Mi ma­dre es­ta­ba so­la y ha si­do muy di­fí­cil sa­lir ade­lan­te”, cuen­ta la jo­ven mo­de­lo.

UN JO­VEN MA­DU­RO Se lla­ma Neels Vis­ser, es mo­de­lo, nor­te­ame­ri­cano y pa­re­ja de la chi­ca a la que Jus­tin Bie­ber pu­so en el ma­pa ‘ce­leb’. Ya han tra­ba­ja­do jun­tos en va­rias cam­pa­ñas y, ase­gu­ra, los con­ti­nuos via­jes de uno y otro por cues­tio­nes la­bo­ra­les no es­tán sien­do un obs­tácu­lo pa­ra que lo su­yo fun­cio­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.