MA­RI­NA CAS­TA­ÑO

‘La col­me­na’ de la viu­da de Ca­mi­lo Jo­sé Cela.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR JUAN LUIS GALIACHO

Se di­ce pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra, pe­ro so­lo es­tu­dió has­ta el Ba­chi­lle­ra­to en un co­le­gio de La Co­ru­ña, de don­de es na­tu­ral. La fa­ma de Ma­ri­na Cas­ta­ño (60) pro­vie­ne de ser la se­gun­da mu­jer del pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, Ca­mi­lo Jo­sé Cela Tru­lock. Y, por en­de de ser, has­ta el año 2013, mar­que­sa viu­da de Iria Fla­via. Con su re­la­ción se unía así a la his­to­ria de otros prohom­bres de las le­tras, co­mo Al­ber­ti o Bor­ges, que cuan­do em­pe­za­ron a sa­bo­rear el agri­dul­ce gus­to de la ter­ce­ra edad tro­pe­za­ron con fé­mi­nas más jó­ve­nes –40 años en el ca­so de Ma­ri­na–. Sin em­bar­go aho­ra, se sien­ta en el ban­qui­llo, an­te un Tri­bu­nal Po­pu­lar, por un pre­sun­to de­li­to de mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos. Se en­fren­ta a una pe­na de en­tre tres y seis años de cár­cel, y ya se le ha pe­di­do de­po­si­tar una fian­za so­li­da­ria de 200.000 eu­ros. Co­mo se ob­ser­va, Ma­ri­na ha pa­sa­do del di­ne­ro y la fa­ma, a los pro­ble­mas ju­di­cia­les. Es­tas son las diez cel­das que in­te­gran la col­me­na de la viu­da de Ca­mi­lo Jo­sé Cela.

1 FUN­DA­CIÓN

Ca­mi­lo Jo­sé Cela no de­jó en­tre sus vo­lun­ta­des el nom­bre del nue­vo pre­si­den­te de su Fun­da­ción. Un mes des­pués de su muer­te, el pa­tro­na­to no ele­gía pa­ra es­te car­go a su hi­jo, Ca­mi­lo Jo­sé Cela Conde, a pe­sar de sus cua­li­da­des li­te­ra­rias, sino que, en una jun­ta ge­ne­ral ex­tra­or­di­na­ria a puer­ta ce­rra­da, op­ta­ron por Ma­ri­na. Ocho años más tar­de, en 2010, la rui­na eco­nó­mi­ca de la Fun­da­ción lle­vó a que fue­ra res­ca­ta­da por la Xun­ta de Ga­li­cia. En 2013, Ma­ri­na per­dió su car­go co­mo pre­si­den­ta de ho­nor.

2. LA HE­REN­CIA

Tras la muer­te del No­bel se pro­du­jo una gue­rra fa­mi­liar por el re­par­to del pe­cu­lio del es­cri­tor. La úl­ti­ma vo­lun­tad de Cela fue un tes­ta­men­to rea­li­za­do en ju­lio de 1991, es­ca­sos me­ses des­pués de ca­sar­se con Ma­ri­na. Te­nía ple­na con­cien­cia del va­lor del su le­ga­do cul­tu­ral y lo guar­dó con es­me­ro y si­gi­lo. Las ven­tas y trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les en vi­da del es­cri­tor mi­nus­va­lo­ra­ron la he­ren­cia fi­nal, en de­tri­men­to de los he­re­de­ros le­gí­ti­mos y a fa­vor de Ma­ri­na. Cela no tu­vo re­pa­ro en con­si­de­rar pa­ga­da la le­gí­ti­ma a su hi­jo, Ca­mi­lo Jo­sé, con la mi­tad de un cua­dro del pin­tor Joan Mi­ró que le do­nó en vi­da. El cua­dro, ti­tu­la­do Re­cuer­do de una

te­la apu­ña­la­da, se va­lo­ró en unos 1.200.000 eu­ros, aun­que cuan­do se ta­só pa­ra su ven­ta ape­nas al­can­zó los 100.000 eu­ros. El hi­jo de Cela (71 años) no es­tu­vo de acuer­do con el re­par­to. El li­ti­gio por la he­ren­cia lle­gó has­ta el Tri­bu­nal Su­pre­mo. A pe­sar de los re­cur­sos pre­sen­ta­dos por la viu­da, el le­gí­ti­mo he­re­de­ro ga­nó has­ta tres jui­cios y Ma­ri­na Cas­ta­ño se vio obli­ga­da a pa­gar­le al hi­jo del es­cri­tor 3,9 mi­llo­nes de eu­ros. La Fun­da­ción Ca­mi­lo Jo­sé Cela tam­bién tu­vo que in­dem­ni­zar­le con 1,1 mi­llo­nes de eu­ros.

3. SO­CIE­DA­DES TA­PA­DE­RA

Mu­chos ex­per­tos con­si­de­ran que Ma­ri­na Cas­ta­ño, que tam­bién lle­gó a ser con­se­je­ra de Ca­ja Gua­da­la­ja­ra, he­re­dó un pa­tri­mo­nio va­lo­ra­do en cer­ca de nue­ve mi­llo­nes de eu­ros. To­do ello fue con­tro­la­do a tra­vés de so­cie­da­des ta­pa­de­ras de las que ella era ac­cio­nis­ta o ad­mi­nis­tra­do­ra úni­ca. La ac­ti­vi­dad de es­tas so­cie­da­des ins­tru­men­ta­les fue muy di­ver­sa: iban des­de los ser­vi­cios de «hos­pe­da­je, hos­ta­les y pen­sio­nes» has­ta la «ex­plo­ta­ción de obras li­te­ra­rias o tea­tra­les», pa­san­do por la «ad­qui­si­ción de fin­cas».

4 CO­LEC­CIÓN AR­TÍS­TI­CA

Cela po­seía una va­lio­sa co­lec­ción de ar­te que reunía en torno a 500 obras de Mi­ró, Pi­cas­so, Vio­la o Tà­pies. Tam­bién mi­les de ma­nus­cri­tos, 90.000 car­tas y una bi­blio­te­ca con más de 40.000 vo­lú­me­nes. Gran par­te de eso fue le­ga­do a la Fun­da­ción en 1990. Sin em­bar­go, la fal­ta de li­qui­dez lle­vó a que Ma­ri­na se des­hi­cie­ra de par­te del pa­tri­mo­nio. En 2015 en la se­de de Ch­ris­tie’s en París pu­so a la ven­ta una ar­pi­lle­ra que Ma­no­lo Mi­lla­res re­ga­ló a Cela en 1960. Se ta­só en­tre 60.000 y 80.000 eu­ros.

5. SUS RE­LA­CIO­NES

Tras la muer­te de Ca­mi­lo Jo­sé Cela, a su viu­da se le ad­ju­di­có al­gu­na que otra re­la­ción sen­ti­men­tal. Una de las que más dio que ha­blar fue la que man­tu­vo con el de­co­ra­dor y es­cul­tor in­glés Ri­chard Hud­son. Es­te co­no­ció a Ma­ri­na Cas­ta­ño du­ran­te el ve­rano de 2002, seis me­ses des­pués de fa­lle­cer el es­cri­tor, en una fies­ta ce­le­bra­da en la man­sión ma­llor­qui­na de la re­la­cio­nes pú­bli­cas Cris­ti­na Ma­ca­ya, quien fue pa­re­ja du­ran­te mu­chos años del em­pre­sa­rio Plá­ci­do Arango.

6 EL TER­CER MA­TRI­MO­NIO

Su pa­re­ja ac­tual es En­ri­que Pu­ras (54 años), ci­ru­jano de la clí­ni­ca Qui­rón de Ma­drid. Los ru­mo­res co­men­za­ron en 2011, cuan­do acu­die­ron jun­tos a va­rias fies­tas. Se ca­sa­ron el 29 de ju­nio de 2013. La bo­da su­pu­so la pér­di­da de su tí­tu­lo no­bi­lia­rio de mar­que­sa viu­da de Iria Fla­via y que la Xun­ta en­con­tra­ra el ar­gu­men­to pa­ra apar­tar­la de la pre­si­den­cia de Ho­nor de la Fun­da­ción.

7. PER­SO­NA ‘NON GRA­TA’

El hun­di­mien­to de la Fun­da­ción por su ma­la ges­tión lle­vó a que se con­vir­tie­ra en una de las per­so­nas me­nos que­ri­das en Pa­drón, ciu­dad na­tal de Cela. Los ru­mo­res de que la Xun­ta, tras ha­cer­se con la ges­tión, iba a tras­la­dar par­te del le­ga­do a la Ciu­dad de la Cul­tu­ra, en San­tia­go, lle­vó a ma­ni­fes­ta­cio­nes y que to­dos los partidos po­lí­ti­cos se pu­sie­ran de acuer­do en de­cla­rar­la per­so­na ‘non gra­ta’ en el año 2010.

8 LA ACU­SA­DOR A

El re­cha­zo de los ha­bi­tan­tes de Pa­drón a Ma­ri­na se per­so­ni­fi­ca en Lo­la Ra­mos. La ve­ci­na de Iria Fla­via, que vi­ve en la ace­ra de en­fren­te de la Fun­da­ción y a unos 30 me­tros del oli­vo ba­jo el que ya­cen los hue­sos del No­bel, ha con­se­gui­do, tras más de 12 años de lu­cha, que Ma­ri­na Cas­ta­ño se sien­te en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos.

9 DE­RE­CHOS DE AU­TOR

Hay una ga­nan­cia que Ma­ri­na ten­drá siem­pre: los de­re­chos de au­tor de Cela. Una fuen­te inago­ta­ble si te­ne­mos en cuen­ta que sus li­bros son de obli­ga­da lec­tu­ra en Se­cun­da­ria. La Jus­ti­cia ha de­ter­mi­na­do que es la ti­tu­lar. De he­cho, el hi­jo del es­cri­tor no pue­de pu­bli­car las car­tas de amor, iné­di­tas, de su pa­dre a su ma­dre, Cha­ro Conde, con cla­ves so­bre la for­ma­ción del es­cri­tor y sus pri­me­ros li­bros. Las car­tas las tie­ne él, los de­re­chos, ella.

10. FREN­TES ABIER­TOS

Los Tri­bu­na­les de Co­ru­ña tam­bién in­ves­ti­gan a Ma­ri­na Cas­ta­ño por un pre­sun­to de­li­to de frau­de del IVA. Pre­sun­ta­men­te, la viu­da de Cela se ha­bría em­bol­sa­do, a tra­vés de la so­cie­dad in­ter­pues­ta Len­gua y Li­te­ra­tu­ra (AIE), el IVA de las mi­llo­na­rias ayu­das pú­bli­cas que re­ci­bía la Fun­da­ción del es­cri­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.