MISS WORLD SPAIN

La ga­na­do­ra del cer­ta­men de be­lle­za, ELI­SA TULIÁN, nos ha­bla de su com­pli­ca­da vi­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR CARLOS PÉREZ GI­MENO

Se al­zó con la co­ro­na en el con­cur­so de be­lle­za que aca­ba de ce­le­brar­se en la lo­ca­li­dad ca­ta­la­na de Pla­ya de Aro. Ma­llor­qui­na de adop­ción, na­ci­da en Ar­gen­ti­na, Eli­sa Tulián es la Miss World 2017. Ella se­rá quien represente a España en la pró­xi­ma edi­ción de Miss Mun­do. Tie­ne 21 años, es bai­la­ri­na, es­tu­dia Ar­te dra­má­ti­co y le gus­ta­ría po­der com­pa­gi­nar­lo con el mun­do de la mo­da. Eli, co­mo le lla­man sus ín­ti­mos, se de­fi­ne co­mo per­fec­cio­nis­ta, tra­ba­ja­do­ra in­can­sa­ble y po­si­ti­va a pe­sar de ha­ber su­fri­do vio­len­cia de gé­ne­ro. «Pu­de sa­lir ade­lan­te gra­cias al apo­yo de mi fa­mi­lia. Por es­te mo­ti­vo, ten­go una es­tre­cha re­la­ción con la Fun­da­ción Ana­be­lla, que ayuda a mu­je­res mal­tra­ta­das», de­cla­ra. ¿Có­mo se sien­te tras co­ro­nar­se? Muy con­ten­ta. Ha si­do una noche má­gi­ca. ¿Se lo es­pe­ra­ba? La ver­dad es que he tra­ba­ja­do du­ro des­de que con­se­guí

No me preo­cu­pa no te­ner no­vio. Ten­go 21 años

el tí­tu­lo de Miss Ba­lea­res. Ve­nía con el ob­je­ti­vo muy cla­ro y lo dis­fru­té mu­chí­si­mo. ¿Cuá­les fue­ron los mo­ti­vos pa­ra pre­sen­tar­se a es­te cer­ta­men? Nun­ca me lo ha­bía plan­tea­do, pe­ro me pa­ra­ron por la ca­lle dos per­so­nas de la or­ga­ni­za­ción de Ba­lea­res y me lo pro­pu­sie­ron. Al prin­ci­pio era un po­co rea­cia. Has­ta que me co­men­ta­ron que era un con­cur­so de be­lle­za con un pro­pó­si­to social de­trás. Me mo­ti­vó mu­chí­si­mo po­der apor­tar al­go a la cau­sa de la vio­len­cia de gé­ne­ro, que es la que me sen­si­bi­li­za. ¿Có­mo se de­fi­ni­ría? Soy una mu­jer muy lu­cha­do­ra, em­pá­ti­ca, sim­pá­ti­ca, cons­tan­te... Creo que esos son mis pun­tos fuer­tes de ca­ra al con­cur­so in­ter­na­cio­nal. ¿Có­mo ha si­do la re­la­ción con sus com­pa­ñe­ras? He­mos crea­do una re­la­ción muy bue­na. Ha ha­bi- do mu­cho com­pa­ñe­ris­mo y me lle­vo muy bue­nas amigas. ¿Qué le han di­cho ellas? To­das me dieron la en­ho­ra­bue­na, me be­sa­ron... Es­tu­vie­ron muy ca­ri­ño­sas. ¿Us­ted te­nía fa­vo­ri­tas? Cá­diz y Can­ta­bria, pe­ro la ver­dad es que to­das te­nían pe­cu­lia­ri­da­des. Cual­quie­ra hu­bie­ra po­di­do ga­nar. ¿Aho­ra qué va a pa­sar? ¿Qué es lo que le es­pe­ra? Vie­ne un pe­rio­do de tra­ba­jo du­ro e in­ten­so. Mi­re­lla La­la­gu­na fue ju­ra­do en la ga­la de Miss Ba­lea­res y me lla­mó la aten­ción lo que co­men­tó. Me di­jo que, cuan­do es­tu­vo en el cer­ta­men in­ter­na­cio­nal, vio có­mo las chi­cas, a la se­ma­na de es­tar allí, de­ja­ban de com­pe­tir. Jus­ta­men­te es lo que yo no ha­go: siem­pre lu­cho has­ta el fi­nal. El le­ma del cer­ta­men es be­lle­za por un pro­pó­si­to. ¿Cuál es el su­yo? Ha­cer lo que me apa­sio­na, siem­pre be­ne­fi­cian­do al mun­do. La mo­da, la be­lle­za, el ar­te dra­má­ti­co... me en­can­tan. Y ha­cer más fe­li­ces a los de­más, so­bre to­do a gen­te que lo ne­ce­si­ta, mien­tras ha­go lo que me apa­sio­na, es muy gra­ti­fi­can­te. Yo fui víc­ti­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro. Es una cau­sa que ten­go muy in­terio­ri­za­da, por­que sé lo que se sien­te y lo que es pa­sar por esa si­tua­ción. Tam­bién sé lo di­fí­cil que es re­co­no­cer que es­tás ahí den­tro y sa­lir. Mu­cha gen­te pre­gun­ta por qué las mu­je­res no lo cuen­tan, por qué no se atre­ven a de­nun­ciar­lo. Yo sé lo di­fí­cil que es. ¿Có­mo lo­gró sa­lir? El mal­tra­to fue fí­si­co, no fue to­do de gol­pe (se le hu­me­de­cen los ojos). Mi fa­mi­lia fue fun­da­men­tal, sin ellos no hu­bie­ra po­di­do ser po­si­ble. Hay que apo­yar­se en al­guien, so­la es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, por­que es­tás muy dé­bil. Tie­nes al la­do a una per­so­na que siem­pre in­ten­ta re­ba­jar­te y es im­po­si­ble sa­lir de ahí. La per­so­na que fun­dó Ara­be­lla, la fun­da­ción con la que co­la­bo­ro, tam­bién fue víc­ti­ma du­ran­te 11 años. Aho­ra, cuen­ta con una red de mu­je­res que han si­do víc­ti­mas. En­tre ellas, us­ted. Sí, soy muy ac­ti­va con to­do ese pro­ble­ma y tra­to de echar una mano a las mu­je­res que to­da­vía no han po­di­do su­pe­rar ese tran­ce. Ha­ce po­co ayu­dé a una chi­ca de 18 años que te­nía pro­ble­mas con su no­vio. Su­ce­dió en la ca­lle y, has­ta que no lle­gó la po­li­cía, no me fui, a pe­sar de que el chi­co ca­da vez es­ta­ba más vio­len­to. Dio la ca­sua­li­dad de que co­no­cía a los agen­tes, por­que eran los mis­mos que me ayu­da­ron en una si­tua­ción si­mi­lar que vi­ví. Me agra­de­cie­ron mu­cho que me que­da­se has­ta su lle­ga­da. Des­gra­cia­da­men­te, mu­cha gen­te no ac­túa así y pre­fie­ren no me­ter­se. ¿Ha apa­re­ci­do ya su prín­ci­pe azul ? No, ya lle­ga­rá. Es­toy muy bien así. No me preo­cu­pa no te­ner no­vio. Ya ten­dré tiem­po, ten­go 21 años. ¿Qué pro­yec­tos tie­ne a cor­to pla­zo? Ya te­nía en men­te tras­la­dar­me a Ma­drid an­tes de ga­nar. Aca­bé mis es­tu­dios de tea­tro mu­si­cal y quiero con­ti­nuar­los con los de ar­te dra­má­ti­co, di­ri­gir­me más ha­cia el ci­ne y la te­le. Te­nía unas prue­bas pa­ra una aca­de­mia, pe­ro aho­ra no sé si po­dré ha­cer­las. ¿Qué le ha di­cho su fa­mi­lia? Es­tá muy con­ten­ta, co­mo es ló­gi­co. ¿Su fa­mi­lia es Ar­gen­ti­na? Sí, na­cí allí, pe­ro ten­go doble na­cio­na­li­dad y lle­vo vi­vien­do en España 12 años. Y mis abue­los eran es­pa­ño­les, de Mur­cia. ♥ 23

Arri­ba, Eli­sa en el momento en el que re­ci­bió la co­ro­na.

“Soy una mu­jer muy lu­cha­do­ra, em­pá­ti­ca, sim­pá­ti­ca y cons­tan­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.