VI­DAS NO EJEM­PLA­RES

Al­ber­to de Mó­na­co: ¡qué du­ro es ser prín­ci­pe!

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR CARLOS GONZÁLEZ

Al em­pe­zar sep­tiem­bre, vi­mos que se ha­bía de­ja­do bi­go­te y sen­ti­mos un es­ca­lo­frío. O cier­ta sen­sa­ción de dé­jà vu. ¿Aca­so su al­te­za se­re­ní­si­ma Al­ber­to de Mó­na­co (59) se ha­bía trans­for­ma­do en su pa­dre Rai­nie­ro? Pe­ro no. Aho­ra, se ha afei­ta­do y ha con­ce­di­do una en­tre­vis­ta coin­ci­dien­do con el 35 aniver­sa­rio de la muer­te de su ma­dre, la prin­ce­sa Gracia. Ha di­cho ob­vie­da­des, co­mo que es­ta tra­ge­dia afec­tó mu­cho a to­dos, es­pe­cial­men­te a su pa­dre y a la pe­que­ña Estefanía, que via­ja­ba tam­bién en el co­che –se­gún al­gu­nos ru­mo­res, era ella la que con­du­cía con so­lo 17 años y sin car­né; se­gún otros, ma­dre e hi­ja iban dis­cu­tien­do cuan­do se pro­du­jo el ac­ci­den­te–.

LAS DI­FI­CUL­TA­DES

Al­ber­to tam­bién se ha que­ja­do de lo sa­cri­fi­ca­do que re­sul­ta ser prín­ci­pe. «Me con­si­de­ro una per­so­na re­ser­va­da la ma­yor par­te del tiem­po, así que re­sul­ta du­ro ac­tuar en si­tua­cio­nes muy pú­bli­cas, ha­cer dis­cur­sos,

apa­ri­cio­nes…», di­ce el mo­nar­ca, co­mo si de pron­to le hu­bie­ra en­tra­do la ti­mi­dez o hu­bie­ra ol­vi­da­do su pa­sa­do de juer­gas, fies­tas y con­quis­tas de al­tos vue­los, en­tre las que lo mis­mo

en­con­tra­mos mo­de­los y ac­tri­ces que a la ca­ma­re­ra Ta­ma­ra Ro­to­la o a la aza­fa­ta Ni­co­le Cos­te, con las que tu­vo dos hi­jos an­tes de ca­sar­se.

Di­ce tam­bién: «Po­dría huir y te­ner mi pro­pia vi­da, pe­ro eso su­pon­dría no res­pe­tar lo que mis pa­dres hi­cie­ron por mi país. Tra­to de cum­plir con la obli­ga­ción que su­po­ne go­ber­nar y ser je­fe de es­ta­do». Sue­na bien, pe­ro pa­sa por al­to los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros de for­tu­na per­so­nal que se le cal­cu­lan y que ja­más, o muy di­fí­cil­men­te, hu­bie­ra lo­gra­do de ha­ber na­ci­do en el seno de otra fa­mi­lia. Ha­bla, ade­más, del cons­tan­te es­cru­ti­nio de la pren­sa y la opinión pú­bli­ca, co­mo ya hi­zo a fi­na­les de ju­lio cuan­do le ofre­ció unos con­se­jos a Enrique de In­gla­te­rra y Meg­han Mar­kle. «Fue di­fí­cil pa­ra

Char­le­ne», ad­mi­tió. Y, en efec­to, ellos siem­pre han es­ta­dos cues­tio­na­dos. La co­sa se pu­so mal an­tes in­clu­so de em­pe­zar. Fal­ta­ban po­cos días pa­ra la bo­da y los me­dios pu­bli­ca­ron que la no­via ha­bía hui­do del Prin­ci­pa­do por­que Al­ber­to «no era tan ejem­plar

sin di­vor­cio A pe­sar de que hu­bo quien di­jo que, tras cin­co años de ca­sa­dos, ella po­dría pe­dir el di­vor­cio, un año des­pués si­guen jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.